Géneros y Sexualidades

#NO+VIOLENCIADEESTADO.

25N: en Venezuela nos sumamos a la gran movilización internacional contra la violencia hacia las mujeres

Esta fecha conmemora a las hermanas Mirabal, opositoras a la dictadura de Rafael Trujillo en la República Dominicana quienes fueron asesinadas en 1960 por ese gobierno. En Venezuela nos sumamos este 25 de noviembre a la convocatoria que reúne a miles en las calles del todo el mundo.

Martes 26 de noviembre | 16:41

Día Mundial contra la Violencia de Género en Caracas 11/2019 - YouTube

Diferentes organizaciones sindicales y movimientos feministas realizamos una concentración en Caracas desde las 10 de la mañana en la plaza Candelaria. La realidad de las mujeres venezolanas fue uno de los ejes principales de estas protestas.

¿Por qué nos manifestamos?

El Gobierno no publica las cifras oficiales, pero el sol no se puede tapar con un dedo. Las estadísticas extra oficiales señalan que en este año ocurrieron alrededor de 134 femicidios, siendo que la mayoría de estos casos no han sido procesados o no han tenido un juicio. Con esta impunidad frente a los crímenes de odio hacia las mujeres el Estado es responsable y cómplice.

Te puede interesar: ENTREVISTA “Yo sí te creo”, dicen las jóvenes de Antropología -UCV que se organizan contra el acoso y la violencia de género.

A todo esto, se le suma la precariedad en la que viven las mujeres trabajadoras, jóvenes y de los sectores populares, que no tenemos acceso a cuestiones básicas como la salud, la higiene personal, acceso a los anticonceptivos e incluso la alimentación. De todo esto es responsable el Estado, quien ha impuesto salarios de hambre de 300 mil Bs (incluyendo aquí el bono de alimentación) que equivalen a 7 dólares mensuales, y que se vuelve sal y agua con la galopante hiperinflación. En su plan de ajuste el Gobierno de Maduro eliminó las contrataciones colectivas, tanto en el sector público como en la empresa privada, llevando a las mujeres trabajadoras a una vida de miseria. No es casualidad que quienes han estado al frente en las últimas manifestaciones han sido las enfermeras y las profesoras en todo el magisterio.

Venezuela encabeza uno de los países de Latinoamérica con la tasa más alta de embarazos en adolescentes, esto no es una sorpresa ya que en los últimos años uno de los principales productos que escasearon fueron los anticonceptivos y su gran incremento en precios lo hacen inaccesible para las mujeres. Otra cifra alarmante son las muertes por maternidad; aquella mujer que decida ser madre se enfrenta al riesgo de no ser atendida en el proceso de parto en el hospital público por la falta de insumos, personal e infraestructura, teniendo tampoco una posibilidad ir a una clínica privada (el negocio con la salud) con los precios por las nubes y la práctica eliminación de los HCM. Otra forma de violencia machista es garantizada por el Estado quien mantiene el aborto en la ilegalidad y la consecuente clandestinidad, criminalizando además a las mujeres que deciden interrumpir el embarazo.

Como parte de la actividad se realizó un documento de Mujeres contra la violencia de Estado con la finalidad de ser entregado a la Vicepresidencia y la Unidad de Atención a la Víctima, sin embargo, no pudimos entregarlo ya que la concentración fue cercada por un cordón de la PNB, la cual impidió la movilización. Este es un mensaje más para todas las mujeres, al gobierno ni al Estado le interesan nuestras vidas.

El Gobierno de Maduro dice ser “feminista” e intenta tomar las banderas del movimiento, nada más lejano de la realidad, son hipócritas con el discurso. Son los mismos que han decidido conscientemente pagar la deuda externa y permitir la fuga de capitales, mientras se “ajusta” al resto del país, incluyendo la vida de las mujeres, descargando esta brutal crisis sobre las espaldas del pueblo trabajador, en especial sobre los nuestros. Es este mismo gobierno quien a pesar de tener la mayoría en la Asamblea Nacional durante años siguió manteniendo el aborto en la clandestinidad y es el mismo que garantiza salarios de pobreza extrema. ¡Ni son feministas ni tampoco socialistas!

Por otra parte, tenemos a la oposición de derecha encabezada por Guaidó, quienes solo señalan los problemas de las mujeres de forma demagógica, conservadores hasta la médula, que en su estrecha relación con la Iglesia Católica el aborto queda por fuera de sus propuestas políticas. No solo eso, su plan de país es calcado a imagen de las política del Chile neoliberal, que está siendo rechazado contundentemente por las mujeres chilenas, en rebelión contra sus políticas neoliberales tal como vimos este mismo 25N en las calles de Santiago.

Desde la corriente internacional de Pan y Rosas exigimos frente a la violencia de género un plan de emergencia que contemple las siguientes demandas:

1) Refugio temporales y plan de vivienda para las víctimas.
2) Atención gratuita e inmediata por un equipo especializado en la prevención y asistencia a las mujeres víctimas de la violencia de género.
3) Creación de permisos laborales manteniendo el salario para las víctimas.
4) Guarderías en todos los centros de trabajos y en los sectores populares.

Una de las principales consignas de Pan y Rosas en la manifestación fue:

¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir! Por el derecho a un aborto legal seguro y gratuito para evitar que cientos sigan muriendo cada año en la clandestinidad.

Exigimos también un salario igual a la canasta básica familiar indexado según la inflación, la restitución de las contrataciones colectivas, el cese a la persecución de las luchas obreras, la eliminación de la brecha salarial entre hombre y mujeres, nos manifestamos por la socialización de las tareas domésticas, que termine el acoso laboral. Demandamos acabar con la precariedad laboral que afecta a las grandes mayorías de trabajadores y que esto solo sirve para enriquecer a un puñado de empresarios nacionales y extranjeros.

A todas aquellas que compartan estas ideas los invitamos a organizarse con nosotras para construir un gran movimiento de mujeres, independiente del gobierno hambreador y represivo de Maduro como de Guaidó y de la oposición de derecha quienes apoyan a los gobiernos que hoy reprimen a las mujeres en Bolivia y Chile, ya que ambos bandos quieren preservar las instituciones del Estado que garantizan nuestras situaciones de opresión. Debemos apostar y confiar en nuestras propias fuerzas, organizadas y en las calles, para poder conquistar todos esos derechos que hasta hoy nos siguen negando.

Te puede interesar: Galería de fotos: Día internacional contra la violencia de género






Comentarios

DEJAR COMENTARIO