Política Venezuela

CRISIS POLÍTICA

A mitad de la doble jornada de plebiscito y simulacro: medición de fuerzas y guerra de cifras

Pasado medio tiempo de esa inusual doble jornada, tanto la MUD como el gobierno movilizan sus fuerzas, aunque habrá dificultad para medir rigurosamente las cifras.

Domingo 16 de julio | 16:46

Fotografía: A la izquierda cola del chavismo y a la derecha de la MUD

Desde temprano se activó la movilización de las maquinarias electorales de la oposición aglutinada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el Gobierno, cada cual a su propio proceso electoral. También se activó la movilización tanto en las calles como en las redes sociales, por donde es incesante la guerra de fotografías y videos para mostrar mayor participación en cada evento.

Desde diferentes reportes y algunos recorridos hechos por varias zonas de la capital, hemos constatado las largas colas en los lugares definidos tanto para el plebiscito como para el simulacro de elecciones a la “Constituyente”, previstas para el próximo 30 de julio, aunque es desigual, según la zona y tipo de evento.

Sin embargo, es una jornada muy particular en la que será muy difícil tener una apreciación rigurosa de los verdaderos niveles de participación, puesto que prácticamente tanto el gobierno de Maduro como la MUD ha organizado su propia elección sin ningún control por parte de otros sectores que no sean los mismos que la organizaron. La derecha hace su consulta sin participación del Consejo Nacional Electoral (CNE) ni testigos de otras fuerzas políticas, sin registro electoral y sin mecanismos para evitar el doble voto, así mismo, declararon que al terminar el proceso electoral serán quemados los registros de votación para evitar algún tipo de retaliación política por parte del gobierno para quienes hayan acudido a participar. El Gobierno, a su vez, lo hace también sin participación de la oposición ni otras fuerzas políticas contrarias, apoyado en un CNE que controla a su antojo, por lo que se presta también a la descofianza cualquier cifra que puedan anunciar.

En medio de estas particularidades, se espera que al final de la jornada cada sector salga a anunciar altísimos niveles de participación en su respectivo proceso, lo que puede transformarse en una escena más, bochornosa por demás, de la aguda crisis institucional y de Estado, donde las instituciones y poderes del Estado se desconocen entre sí, niegan hechos que otros afirman, existen funcionarios por duplicado (dos Vicefiscales Generales, se anuncian dobles magistrados del Tribunal Supremo), y en este caso tendríamos cifras que ninguno reconocería.

Te puede interesar: El plebiscito de la MUD: una maniobra para objetivos reaccionarios

Aun así, cabe destacar un hecho importante, constatado en las calles en lo que va de jornada, como lo es la alta participación en el plebiscito de la MUD en zonas populares, dando por descontando obviamente las zonas de clase media y alta. En el caso de Caracas, en parroquias como Catia, El Valle, Caricuao, Antímano, Petare, son verdaderamente grandes las colas y la movilización. Si bien es cierto que el gobierno también ha mostrado bastante participación en algunas de estas zonas, lo sintomático es que al contrario no ocurre, es decir, el gobierno no puede mostrar alta participación en su simulacro en las zonas de clase media y alta, y eso puede hacer la diferencia real en esta doble jornada: que la oposición haya logrado arrastrar tras de su consulta a amplias franjas de las zonas populares donde históricamente el chavismo era hegemónico.

Te puede interesar: Gobierno de Maduro anuncia militarización de las elecciones de la “Constituyente”

Aún es prematuro para establecer resultados, pero algunas tendencias en este sentido pueden irse perfilando con los elementos a disposición. Si esto ocurriese, no sería de extrañar, puesto que sería una confirmación de los resultados de las últimas elecciones, las del de diciembre de 2015, en las que la derecha pudo hacer con la amplia mayoría en la Asamblea Nacional por haber logrado ganarle al chavismo en zonas obreras y populares que eran, hasta entonces, bastión del Gobierno.

Así mismo, esto puede explicarse por el hecho de que al haber negado el gobierno los canales de participación electoral previstos (elecciones de gobernadores y alcaldes, impedido el referéndum revocatorio presidencial) y operar un giro represivo, a pesar que según algunas encuestas el 60% de la población no se identifica ni con los partidos del Gobierno ni de la MUD, la opción de la “consulta popular” –como lo llamó la oposición– sea tomada por amplios sectores como vía de expresión de su hastío con la agobiante situación económica y su rechazo al autoritarismo del gobierno.

El plebiscito no deja de ser una maniobra “democrática” para objetivos reaccionarios, sin embargo, la derecha se han encargado de mostrarlo como alternativa de expresión democrática ante la negativa del gobierno a medirse en las elecciones previstas, y en medio del amplio rechazo que existe hacia el gobierno, puede funcionarles hoy como escenario para aprovechar y aglutinar tras de sí ese enorme descontento y malestar social.

Te puede interesar: ¿Qué política para la izquierda socialista en Venezuela?

Habrá que esperar el final de esta jornada y las respectivas cifras que ambos bandos ofrezcan, así como los anuncios de próximos pasos a dar, en el caso de la oposición, para apreciar con mayor precisión los alcances de este día. Aunque al final de la jornada se esperan escenarios de mayor tensión política.

Te puede interesar: [VIDEO] Desde la izquierda contra la "Constituyente" del gobierno de Maduro y el plebiscito de la MUD






Temas relacionados

Crisis Venezuela   /    Derecha Venezuela   /    Política Venezuela   /    Venezuela   /    Mesa de Unidad Democrática (MUD)   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO