Internacional

Brasil

“Ahora soy genocida”: Bolsonaro se burla de las restricciones en medio del récord de muertes

Mientras Brasil supera las 4.000 muertes diarias por primera vez desde que comenzó el brote en febrero del año pasado, Jair Bolsonaro se burla de las restricciones y dijo que "los que se quedan en casa engordan".

Miércoles 7 de abril | 09:03

La pandemia de coronavirus lleva ya más de un año, millones de contagiados en el mundo, estragos económicos. Sin embargo Jair Bolsonaro, presidente de derecha de Brasil, y el segundo país más golpeado por el brote, insiste en no darle importancia a la crisis sanitaria. Mientras tanto ayer, justo el día en que el país superó su anterior récord de muertes, volvió a minimizar las medidas para contener los positivos.

El mandatario de derecha habló anoche desde la puerta de la casa de gobierno, criticó las medidas para restringir la circulación, enumeró como consecuencias de “quedarse en casa” la depresión, el aumento de peso y la hipertensión, y dijo: “Cuando tienes un chico en casa, ¿qué hacés? Dudo que no hayan ganado peso. Lo dudo. Incluso a mí me creció un poco la barriga”. Mientras tanto los especialistas temen que las próximas semanas puedan ser las más sombrías por la escalada de los casos de contagio y fallecimientos

Te puede interesar Brasil detectó una nueva variante de covid-19

La crisis sanitaria no deja de escalar en Brasil. A últimas horas del martes se informó que al menos 4.195 personas perdieron la vida, lo que eleva el número total de muertos de Brasil, el segundo más alto del mundo después de Estados Unidos, a casi 337.000 muertos.

Sobre esto Bolsonaro no hizo ninguna mención. En su discurso se dedicó a criticar a sus opositores y burlarse de las restricciones con risas. Además insistió en que los alcaldes y gobernadores que decretan medidas de confinamiento están equivocados. “Así todo va a empeorar”, afirmó. “La gente está perdiendo sus trabajos, ningún sindicato dice nada al respecto”, defendiendo sus posturas anti restricciones.

Al referirse a las críticas que recibe tanto de aquellos que no lo apoyan como de la oposición, dijo: “Primero la gente me decía homofóbico, racista, fascista, torturador… Ahora... ¿Ahora qué es? Ahora soy… Eso que mata a mucha gente, ¿cómo se llama? Genocida. Ahora soy genocida”. dijo sonriendo. “¿De qué no soy culpable aquí en Brasil?”, se preguntó irónico en referencia a lo publicado por el diario Folha.

Nuevo récord de muertes con covid 19

“Podemos esperar un mes muy triste, muy trágico para Brasil. La tasa de transmisión sigue siendo altísima y la tasa de vacunación aún está por debajo de lo deseable”, explica la doctora Margareth Dalcolmo, investigadora de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) y una de las neumólogas más experimentadas del país.

Brasil, de 212 millones de habitantes, contabilizó 4.195 muertos, con lo cual el total se eleva a 336.947 en más de 13 meses de pandemia. Este martes se contabilizaron además 86.979 nuevos contagios, llevando la cifra total a 13,1 millones.

“Es un reactor nuclear que ha desencadenado una reacción en cadena y está fuera de control. Es un Fukushima biológico ”, dijo Miguel Nicolelis, médico brasileño y profesor de la Universidad de Duke en Estados Unidos, que está siguiendo de cerca el virus.

A pesar de la creciente crisis, el presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro , continúa resistiéndose a la idea de un cierre y minimizando la epidemia. "¿En qué país no muere la gente?" dijo la semana pasada.

Muchos gobernadores, alcaldes y jueces están reabriendo partes de la economía a pesar del caos persistente en hospitales colapsados y un sistema de salud deficiente en varias partes del país. Las autoridades locales de todo el país afirman que el número de casos y hospitalizaciones tiene una tendencia a la baja después de una semana de cierre parcial.

Miguel Lago, director ejecutivo del Instituto de Estudios de Políticas de Salud de Brasil, que asesora a los funcionarios de salud pública, dijo que la reapertura fue un error que temía que traiga un número aún mayor de muertes, aunque pensó que era poco probable que se revirtiera.

"El hecho es que la narrativa antibloqueo del presidente Jair Bolsonaro ha ganado", dijo Lago. "Los alcaldes y gobernadores tienen prohibido políticamente reforzar las políticas de distanciamiento social porque saben que los partidarios del presidente, incluidos los líderes empresariales, lo sabotearán".

Bolsonaro, que durante mucho tiempo ha descartado los riesgos del coronavirus, se mantiene totalmente en contra de los bloqueos por ser perjudiciales para la economía.

Te puede interesar En plena catástrofe sanitaria Bolsonaro anunció una semana de privatizaciones

Los pacientes de covid-19 utilizan más del 90% de las camas en las unidades de cuidados intensivos en la mayoría de los estados brasileños, aunque las cifras se han estabilizado durante la última semana. Aún así, cientos de personas están muriendo mientras esperan atención y los suministros básicos, como oxígeno y sedantes, se están agotando en varios estados.

Menos del 3% de los 210 millones de habitantes de Brasil han recibido ambas dosis de vacunas contra el coronavirus, según Our World in Data, un sitio web de investigación.

Durante el fin de semana, los jueces de la Corte Suprema comenzaron un tira y afloja por la reapertura de edificios religiosos, que fueron cerrados por muchas autoridades locales a pesar de la decisión del gobierno federal de etiquetarlos como servicios esenciales.

Algunas iglesias dieron la bienvenida a sus fieles el domingo de Pascua, pero otros fueron detenidos por alcaldes y gobernadores. Su reapertura se resolverá en la corte suprema el miércoles, pero algunos ayuntamientos, como Belo Horizonte, votaron el martes para mantener abiertos los edificios religiosos.

También el martes, un juez de Río de Janeiro permitió que las escuelas reabrieran como quería el alcalde, Eduardo Paes. Horas más tarde, los alcaldes de Campinas y Sorocaba, dos de las ciudades más pobladas del estado de São Paulo, acordaron reabrir el negocio con un sistema de compra drive-through después de una suspensión de 10 días.

Los ejecutivos del fútbol profesional en São Paulo dijeron que esperaban jugar partidos esta semana después de una interrupción de 15 días, y prometieron a los fiscales locales que seguirían protocolos de salud más estrictos.

Con información de The Guardian y La Nación.






Temas relacionados

Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Jair Bolsonaro   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO