Internacional

CRISIS ECONÓMICA

El “inextinguible” billete de 100 bolívares, la escasez de efectivo y las penurias del pueblo

El gobierno decidió mantener en circulación y esta vez de forma indefinida el billete de 100 bolívares. El papel que hasta no hace poco era el de mayor denominación actualmente equivale a 3 centavos de dólar a tasa oficial.

Jueves 21 de septiembre | Edición del día

La primera vez que el gobierno de Maduro ordenó que este billete saliera de circulación fue a mediados de diciembre de 2016. "Hoy se vence la prórroga, (...) pero el billete de 100 se mantiene en circulación y de manera indefinida. Se necesita en circulación", afirmó este miércoles en entrevista con la emisora privada Unión Radio el superintendente de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), Antonio Morales.

De acuerdo al relato gubernamental, en esos días de diciembre se ordenaba recoger el billete de 100 bolívares para hacer frente a supuestas mafias colombianas que almacenan el papel moneda para “desestabilizar la economía del país”. En su momento se trató de un anuncio que sorprendió a todo el mundo tomando en cuenta que al momento no estaba aún en circulación otra moneda de mayor denominación que hubiese venido a suplantar al viejo billete de 100.

Se trataba de una medida que se anunciaba cinco días después que el Banco Central anunciara la ampliación del cono monetario con seis nuevos billetes, de 20.000, 10.000, 5.000, 2.000, 1.000 y 500 bolívares, y tres monedas más, de 100, 50 y 10 bolívares, que implica una adaptación a la fuerte inflación que sufre el país (ver aquí). Billetes que tardaron en aparecer, e incluso a estas alturas no aparecen en cantidad suficiente, y peor aún, se vive una gran “escasez” de efectivo siendo que los bancos solo entregan una muy baja cantidad diaria que no alcanza para completar la comida diaria.

En una explicación un tanto rocambolesca, el ministro de Interior Néstor Reverol sostenía que dichas organizaciones contrataban a grupos de delincuencia organizada para pasar hacia Colombia los billetes de 100 bolívares, y de allí hacia países como Suiza, Polonia, Ucrania, España, Alemania y la República Checa donde son almacenados en grandes depósitos.

Se trataba de un nuevo capítulo que tomaba el relato del gobierno de Maduro sobre la supuesta “guerra económica”, de la que sería víctima como una manera de eximirse de la responsabilidad política de una crisis que hasta ese entonces llevaba más de tres años, agudizándose cada vez más y que aún se profundiza.

Cuando se lanza dicha medida la tasa oficial más alta del dólar rondaba los 600 bolívares por dólar, al escribir este artículo ronda los 3.345 bolívares por dólar. Lo que implicaba que a esa tasa oficial el billete de 100 bolívares tenía el valor de 0,17 dólares y a la tasa actualmente vigente equivale 0,03 dólares como señalamos al principio. Pero hay que tomar en cuenta que esta cotización oficial es para la venta a personas jurídicas (empresas) pero para las personas naturales que consiguen participar de las subastas para obtener esta divisa, la tasa actualmente es de 11.401 bolívares por dólares, lo que lleva al billete de 100 bolívares al valor de 0,008 dólares.

El dólar paralelo llegaba en esos momentos a los 4.500 bolívares por dólar (0,02 dólares el billete de 100), y actualmente al cierre de este artículo tal mercado cotiza en 23.800 bolívares por dólar (0,004 dólares el billete de 100) que no dista mucho de la tasa oficial para personas naturales. Toda una expresión de la profundidad de la crisis imperante reflejada en la historia de un billete que hasta no hace diez meses constituía la mayor denominación en circulación en papel, mostrando toda una súper devaluación tanto si se lo quiere ver desde la tasa oficial como de la del paralelo que es en verdad a la que se venden los productos de mayor necesidad en el mercado.

Es tal el proceso hiperinflacionario que actualmente se vive una escasez de dinero efectivo. Muchos bancos otorgan por cajero automático apenas 5 mil bolívares luego de hacer una larga cola, una cantidad con la que se compran solamente cuatro huevos. Y para tal escasez, el superintendente de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) nuevamente vuelve al viejo relato de la historia de los billetes de 100: el supuesto contrabando de sus piezas monetarias hacia la frontera con Colombia. Agregándole esta vez que otro de los factores que se han "detectado" es que las entidades bancarias dan efectivo a las personas, pero que este no retorna a los bancos sino un aproximado entre 18 % y 21 %, donde “el dinero que están entregando los bancos no vuelve a su ciclo normal". Es decir, como siempre, los supuestos ataques externos, y no el reconocimiento de la profunda crisis económica, la megadevaluación y el proceso hiperinflacionario. Y no terminar de reconocer que el gobierno ha sido incapaz incluso de suplantar el viejo cono monetario por el recién introducido por falta de la impresión en cantidades suficientes del nuevo papel moneda.

Como siempre Maduro habla de mafias que destinan los billetes en circulación fuera del país, pero hace la vista gorda por donde se van realmente los millones de capitales que desangran al país. En Venezuela ha habido una gran fuga de dólares a manos de empresarios y redes de corrupción. Entre 2003 y 2013 aumentó 340% la cantidad de dólares de particulares depositados afuera. En el año 2014 sumaban unos 200 mil millones US$. Incluso, el ministro de Comercio Exterior habló de que existen “500 millardos (mil millones) de dólares del sector privado en el exterior, bien sea en depósitos de empresarios o de particulares” – dinero surgido de esta gran fuga de capitales. Allí están las verdaderas mafias de alto calibre. Si a esto le sumamos los extenuantes pagos de la deuda externa, que de acuerdo a los propios cálculos del gobierno se han pagado más de 70 mil millones de dólares en los últimos cuatro años, la suma es sideral. Y este miércoles el gobierno que había transferido los fondos para un pago pendiente desde la semana pasada de su bono soberano con vencimiento al 2027 (185 millones de dólares), reiterando la promesa de cumplir todos sus compromisos de deuda.

Este miércoles el superintendente también adelantaba que el Banco Central de Venezuela (BCV) anunciará en los próximos días, previa aprobación del gabinete económico del país, un nuevo billete que, dijo, debe entrar en circulación a finales de año. Pero sin indicar la denominación del tal billete. Por su parte a los dirigentes de la oposición de la llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD) no se les ha ocurrido mejor idea –vía la Asamblea Nacional como propuesta al Banco Central- que se remarque el billete de 100 bolívares para transformarlo en 100.000 bolívares. Como vemos, no faltan en el país, “luces” que vislumbran una aceleración de la hiperinflación, solo que los costos no la pagan ellos sino el pueblo trabajador y pobre en estos ya casi cinco años de una agobiante crisis.

Te puede interesar: Medidas de emergencia para frenar el hambre y las penurias del pueblo






Temas relacionados

Crisis Venezuela   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO