Internacional

ELECCIONES 2020

Elecciones municipales en Brasil: ¿qué se elige y qué está en juego?

Una visión general de cómo funcionan y lo que representan las elecciones municipales brasileñas en el actual escenario de 2020.

Viernes 13 de noviembre de 2020 | 23:37

Las elecciones municipales brasileñas se celebran cada cuatro años, con dos años de diferencia con las elecciones presidenciales que eligen a los gobernadores de los estados, a los miembros de ambas cámaras del Congreso y al presidente. En las elecciones municipales se eligen los gobiernos de las ciudades brasileñas, es decir, los alcaldes y la legislatura de las ciudades, los concejales. Más de 5.500 ciudades de todo el país votarán este domingo 15 de noviembre, utilizando el sistema de votación electrónica, un sistema que se utiliza en Brasil desde 1995.

¿Cuáles son los cargos en juego en las elecciones municipales?

Los cargos que se elegirán en 2020 son los del poder ejecutivo de los municipios (alcaldes) y del poder legislativo (concejales), pero ¿qué significa esto y qué representa realmente cada uno de estos actores en la política brasileña?

El alcalde

Es el máximo representante del Poder Ejecutivo Municipal, está a cargo de la administración de la ciudad y es responsable de la gestión de los servicios públicos de la ciudad como la educación, la salud, el transporte y la limpieza pública, entre otros.

Los concejales de la ciudad

Los concejales son responsables, entre otras funciones, de legislar, llevar a cabo la supervisión financiera y la ejecución del presupuesto del Ejecutivo Municipal, además de juzgar las cuentas presentadas por el alcalde. Los concejales también son responsables de discutir, proponer, votar los impuestos de la ciudad, la creación y mantenimiento de barrios, distritos o calles, e iniciar procesos de destitución.

La Constitución dice que el número mínimo de escaños en las cámaras legislativas es de 9 para los municipios de hasta 15.000 habitantes y de hasta 55 escaños en las ciudades de más de 8 millones de habitantes.

¿Cuál es el escenario y el contexto para las elecciones de 2020 en Brasil?

Las elecciones municipales de 2020 están marcadas principalmente porque serán las primeras elecciones durante el gobierno de Bolsonaro, un gobierno que fue fruto del golpe de 2016, y que llegó al poder a través de un pacto con las instituciones reaccionarias del país, junto con el autoritarismo del poder judicial. Este último llevó adelante la operación lava jato, una operación “anticorrupción” que sirvió de telón de fondo para detener, sin pruebas, al principal candidato de la oposición a Bolsonaro en 2018, Lula.

Dilma Rousseff del Partido dos Trabalhadores (PT), el mismo partido de Lula, fue removida de la presidencia a través de un escandaloso proceso de destitución, utilizando las habituales maniobras fiscales (que sólo 4 años más tarde fueron legalizadas) como excusa para destituir a la presidenta elegida por la mayoría del pueblo. Un verdadero golpe institucional que demostró la facilidad con que se desmantela la ilusión de la democracia burguesa.

Un proceso que se caracterizó por el ascenso de la extrema derecha reaccionaria, que ya se había fortalecido incluso antes del juicio político, y que escandalizó al país con discursos grotescos por parte de los congresistas, en defensa de sus familias y de sus propios intereses, con un destaque especial al voto del propio Jair Bolsonaro (que era diputado en ese momento) en honor al Coronel Carlos Brilhante Ustra, uno de los mayores asesinos y torturadores del ejército en la dictadura militar de Brasil, jefe del cuerpo de represión del gobierno militar.

El PT es un partido de centro-izquierda, pero fue traicionado precisamente por querer aliarse con la burguesía y satisfacer sus demandas, hasta que los empresarios quisieron más y los sacaron del poder. El primer ex presidente del PT y principal nombre del partido, Lula, que no representaba ninguna confrontación con la burguesía, y que más bien buscaba aliarse con los capitalistas para administrar el Estado, no podía ya alimentar las demandas depredadoras burguesas que ya apoyaban el ataque de la extrema derecha que prometía devastar a la clase obrera en nombre de la clase empresarial y los capitalistas.

Lula fue encarcelado arbitrariamente en un escandaloso proceso judicial, en el que el propio fiscal y el juez del caso mantuvieron estrechas relaciones de conversación e intercambio de información. El proceso tenía un claro propósito: sacar a Lula de la competencia por la presidencia en 2018 a cualquier costo, arreglando la elección y sacando de la disputa al candidato más popular.

Después de toda la manipulación de las elecciones, que exigía un amplio pacto con las instituciones, incluido el poder judicial, Bolsonaro fue elegido mediante una campaña fraudulenta, en la que prácticamente inauguró un instrumento para distorsionar la opinión pública durante una elección, las fake news, o la noticia falsa, a través de whatsapp, una de las principales aplicaciones de comunicación utilizadas en el país. Con Bolsonaro en el poder, todos los representantes de los capitalistas que querían la aprobación de los brutales ataques a la clase obrera llegaron al poder, incluido el juez responsable de la detención de Lula, Sérgio Moro, que fue nombrado ministro, un hecho que reveló toda la farsa electoral de 2018.

Bolsonaro ya vivió varios escándalos, incluyendo los de sus hijos, que también son parlamentarios, y su esposa. Una de las mayores piedras en el zapato del presidente es la proximidad de su nombre al asesinato de una política de izquierda, Marielle Franco, que fue asesinada a tiros en su auto. Más tarde se descubrió que había sido asesinada por paramilitares, y que estaban muy cerca de Bolsonaro en muchos aspectos, incluso vivían cerca de su casa. Bolsonaro es un reaccionario ex capitán del ejército, y ya ha apoyado públicamente a los grupos de exterminio y tiene notorias relaciones con miembros de milicias y criminales de la policía.

El contexto nacional y las elecciones de 2020

Dado todo el agitado contexto político nacional que ha seguido desde 2016 hasta hoy, ¿cuáles son entonces las elecciones municipales en medio del gobierno de Bolsonaro?

Las elecciones de 2020, de cierta forma, representan el primer reordenamiento político de un gobierno en el que se necesita un pacto, especialmente con los partidos del centro político, para sostenerse. Bolsonaro ha tenido grandes fluctuaciones en su popularidad desde el momento de su elección en 2018, debido a las condiciones cada vez más precarias de la clase obrera frente a los numerosos ataques aprobados, el alto desempleo y un desempeño deplorable frente a la crisis sanitaria de COVID-19.

Los partidos de la izquierda esperan un giro en la composición de los gobiernos municipales, para recuperar el control de parte del juego político y también para salir con una demostración de fuerza frente al gobierno de Bolsonaro que ahora es aún más débil después de la derrota del presidente estadounidense Donald Trump, el principal aliado del autoritarismo de derecha en Brasil y América Latina por sus intereses imperialistas, al que Bolsonaro fue completamente servil. Una derrota en las urnas municipales en este momento podría ser un golpe muy duro para el ya debilitado gobierno.

Pero las elecciones municipales también tienen sus peculiaridades, y una de ellas es la representación de territorios más pequeños, lo que hace que las dinámicas electorales sean diferentes y a menudo más violentas, como algunos municipios de Río de Janeiro que están influenciados por grupos de narcotraficantes y paramilitares (en su mayoría cercanos a Bolsonaro). Un sector que aporta una competencia muy fuerte son los representantes de las fuerzas armadas, policiales y militares, que constituyen la base del gobierno y se extienden a la mayoría de los principales cargos públicos del país con Bolsonaro, abogando por una tutela aún mayor de las fuerzas represivas reaccionarias del país. Aún así, en algunos lugares importantes, principalmente en ciudades capitales, la izquierda está mostrando cierta extensión, lo que hace que el escenario sea incierto.

Frente a estas elecciones reaccionarias, las candidaturas del MRT a través de Diana Assunção y la Bancada Revolucionária en São Paulo, Valéria Muller en Porto Alegre y Flavia Valle en Contagem son una voz para fortalecer una salida anticapitalista que enfrenta a Bolsonaro y el resto del régimen autoritario para impedir todos los ataques a los trabajadores. Fortalecer la organización de la clase obrera e imponer a los capitalistas que paguen por la crisis.






Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /   Lava Jato   /   Dilma Rousseff   /   Lula da Silva   /   PT   /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO