Mundo obrero EE. UU.

DEBATE DE ESTRATEGIAS

Estado y autonomía: debate sobre zonas ocupadas en Seattle y Nueva York

Mientras una estrategia autonomista puede proporcionar algunas victorias importantes, nunca puede lograr la verdadera liberación porque malinterpreta la naturaleza del Estado.

Jueves 23 de julio | 11:44

Entranda al CHOP (Capitol Hill Organized Protest) in Seattle, Washington. Getty.

El autonomismo, como estrategia, está creciendo en popularidad durante el momento actual de revuelta. Mientras una estrategia autonomista puede proporcionar algunas victorias importantes, nunca puede lograr la verdadera liberación porque malinterpreta la naturaleza del estado. No podemos reformar el estado ni eludirlo, por lo que debemos derrocarlo.

Uno de los dichos más comunes sobre los casinos es el de "la casa siempre gana". Lo que esto significa es que, incluso si un jugador individual está arriba, el casino aún recaudará la “parte del león” del dinero al final del día. Si un jugador exitoso sigue jugando, ellos inevitablemente “perderán” más y más porque, al final del día, la casa tiene todo el poder. Esta analogía es útil cuando se piensa en el estado.

Al igual que un casino, el Estado posee todo el poder y se ha establecido de una manera que garantice que se mantenga ese poder. En todo el país, el Estado ha soltado ejércitos de policía en las calles, arrestando, golpeando y secuestrando a manifestantes sin tener que enfrentar ninguna responsabilidad. Lo que está quedando claro para muchos es que los problemas por los que estamos luchando no están localizados en este o aquel departamento de policía; son inherentes al sistema de vigilancia y, por extensión, al sistema del propio capitalismo. Este sistema está organizado a nivel internacional y utiliza toda la fuerza de cada Estado nacional para protegerse.

Esta relación de fuerzas es importante porque representa un gran desafío para la tendencia actual que está ganando popularidad como un medio para resistir la violencia estatal: el autonomismo. El autonomismo surgió por primera vez como una tendencia en Italia en la década de 1960, en parte como una reacción al reformismo stalinista del Partido Comunista Italiano (PCI). El autonomismo rechaza la necesidad de un partido y cree que las personas deben organizarse de manera autónoma, sin líderes, estructuras o programas, para resistir al capitalismo. Como teoría, ha ganado popularidad en las últimas décadas gracias al trabajo de pensadores como Antonio Negri y Silvia Federici.

El autonomismo es un descendiente teórico del marxismo, pero representa una revisión importante de la teoría marxista en algunas formas clave. Primero, amplía la definición de clase trabajadora para incluir, entre otros, a los desempleados y a aquellos que realizan trabajo reproductivo no remunerado. En segundo lugar, cree que, en el momento actual, las corporaciones tienen más poder que el Estado. Por último, los autonomistas rechazan la necesidad de que los trabajadores y las personas oprimidas se organicen juntas para apoderarse del estado, argumentando que la estrategia marxista de derrocar al estado y establecer un gobierno obrero es un acto de fetichización del Estado.

Estos cambios no son simplemente desacuerdos teóricos, sino que son la base de una estrategia completamente diferente. Pese a que los autonomistas reconocen que el estado es una fuerza opresiva que está más allá de la reforma, la estrategia autonomista no responde a este análisis que implica la lucha contra el estado a través de la revolución organizada. Más bien, los autonomistas creen que debemos resistir al Estado creando estructuras alternativas y descentralizadas para crear espacios donde ni el Estado ni el capitalismo puedan penetrar.

A través de estos espacios, los autonomistas esperan desafiar la hegemonía del estado y eventualmente expandirse hacia afuera. El ejemplo más famoso (y “exitoso”) de una estrategia autonomista en la práctica fue el movimiento zapatista en México, donde, en la década de 1990, las milicias armadas se apoderaron de algunas áreas del país, En el momento actual, en los Estados Unidos la estrategia autonomista involucra principalmente cosas como redes de ayuda mutua, acción directa, y pequeñas zonas ocupadas, como las que se vieron este verano en Seattle y la ciudad de Nueva York.

Zonas ocupadas y doble poder

Para un ejemplo reciente de una estrategia autonomista en la práctica, sólo necesitamos mirar el Campamento del Ayuntamiento (CHE) en la ciudad de Nueva York. Como participante en CHE, ayudé a luchar contra la represión policial para crear una "zona libre de policía" en el Bajo Manhattan. Pudimos mantener este espacio durante más de dos semanas y usarlo para ofrecer educación política a los manifestantes y ayuda mutua para los sin-casa. Los activistas hablaban sobre cómo CHE era "la abolición en la práctica" y cómo el campamento demostraba lo que podría ser un mundo futuro.

La suposición de muchos fue que al mantener el espacio, estábamos construyendo una forma de "doble poder" que representaba un desafío para el Estado. La alimentación y el cuidado de los que no tienen vivienda es, por supuesto, una causa digna que satisface una necesidad en que el Estado ha fracasado en atender en todo momento, pero no es un desafío para éste. De la misma manera, un espacio libre de policías puede crear un sentido de comunidad, pero tampoco crea, en sí mismo, un mundo sin policías. Crear zonas ocupadas no es construir doble poder en el verdadero significado de ese término.

El poder dual es un concepto acuñado por Vladimir Lenin en 1917. El término describía la relación entre los consejos de trabajadores y soldados (los soviets) que estaban surgiendo en la revolución y el gobierno provisional que estaba nominalmente a cargo. Había, en efecto, dos "gobiernos" en Rusia, uno del proletariado y uno de la burguesía, que luchaban por el poder. Esta lucha solo se resolvió cuando los soviets tomaron el poder y establecieron el primer gobierno de los trabajadores.

El poder de los soviets era mucho mayor que el de cualquier zona autónoma: representaban amplios sectores de la clase trabajadora, tenían control sobre la producción en algunas áreas y tenían sus propias fuerzas de defensa. El poder dual no es simplemente construir un poder paralelo al estado. Lenin no afirmó que el poder pasaría naturalmente del gobierno burgués a los soviets. Más bien, él fue muy explícito acerca de la necesidad para la clase obrera de organizar una insurrección para derrocar al Estado.

El resultado de CHE muestra que este es el caso. A medida que el espacio se movía cada vez más en un espacio de ayuda mutua, se volvió cada vez más apolítico e hiper-restringido. Nunca fue capaz de formar un polo de atracción para las masas de trabajadores. Algo similar ocurrió en México, donde los zapatistas han manejado zonas autónomas en Chiapas durante décadas, pero no han podido expandirse más allá de sus fronteras.

Estos estudios de caso representan problemas significativos para los autonomistas porque su estrategia es construir redes de ayuda mutua y zonas autónomas en algo que pueda expandirse hasta que puedan desafiar y reemplazar al estado. En este caso hipotético, en lugar de tener que depender de los órganos del estado para la alimentación, la seguridad y la atención médica, las personas confiarían en sus propias comunidades. Esto, según la lógica, se aplicará a nivel local, nacional y en todo el mundo. Pero lo que olvida esta estrategia es que la casa siempre gana.

El estado y la clase obrera

La concepción autonomista del Estado presenta una importante subestimación de cuánto poder está dispuesto a ceder el Estado. Es posible, como lo han demostrado los zapatistas, defender las zonas autónomas individuales si están aisladas, inaccesibles y relativamente poco interesantes para el capital.

Pero si estas zonas realmente se expanden y comienzan a representar una amenaza, el Estado intensifica la represión con toda la fuerza de la policía y los militares. Como ejemplo, la policía en Seattle no pudo aceptar la autonomía de un vecindario por más de unas pocas semanas antes de suprimirlo.

La desafortunada verdad es que las fuerzas combinadas del Estado son más fuertes y están mejor organizadas de lo que puede estar cualquier red descentralizada de zonas autónomas. Esto no significa que levantemos nuestras manos y aceptemos que el Estado es eterno y que la resistencia es inútil. Pero si queremos destruir el Estado capitalista, entonces tenemos que ponernos a trabajar en esta tarea sin ninguna ilusión.

No podemos ni reformar el Estado ni esquivarlo, por lo que debemos derrocarlo. La historia ha demostrado que solo una revolución eliminará al Estado capitalista. No hay forma de evitar ese hecho. Por lo tanto, nuestro objetivo no debería ser elegir a este o aquél político para "arreglar" el Estado, ni crear nuestras propias estructuras con la esperanza de forjar un espacio "libre" dentro del capitalismo. Más bien, necesitamos organizar una fuerza de combate capaz de vencer al Estado capitalista y tomar el poder.

Una vez que consideremos esta tarea, la centralidad de la clase trabajadora es clara. Si queremos derrotar al estado capitalista, entonces el mayor poder que tenemos está en nuestra capacidad como trabajadores porque sólo nosotros tenemos el poder de detener los engranajes de la producción capitalista.

Para decirlo de otra manera: miles de personas que ocupan una manzana de la ciudad es ciertamente molesto para los capitalistas, y en algunos casos puede evitar que el estado realice ciertas funciones por un corto tiempo, pero en general, no está interrumpiendo el capitalismo de una manera significativa. Esta es una lucha en un nivel simbólico en lugar de uno material. Compare esto con una huelga general, y el poder de la clase trabajadora no podría ser más claro. Si los trabajadores de toda la ciudad de Nueva York se declararan en huelga para protestar contra la violencia policial racista, entonces los capitalistas perderían miles de millones de dólares a medida que la producción se detuviera.

Es por eso que los marxistas hablan de la centralidad de la clase obrera. No es porque los trabajadores sean fundamentalmente más avanzados o revolucionarios que, por ejemplo, los desempleados, sino porque tienen una posición estratégica mucho más fuerte. Por ejemplo, el reciente paro laboral en apoyo del movimiento Black Lives Matter de los trabajadores portuarios en la Costa Oeste le costó a los capitalistas miles de millones, ¡y solo duró un día! Si los trabajadores de tránsito en la ciudad de Nueva York se declararan en huelga, efectivamente cerraría la ciudad, dando un duro golpe a la capacidad del Estado para operar. Nosotros hacemos todo y mantenemos el capitalismo en funcionamiento. Cuando usamos nuestro poder como trabajadores es cuando comenzamos a construir lo que se necesita para ganar.

Localización, partidos y autoorganización

Cuando comenzó la crisis del coronavirus, vimos un aumento en las organizaciones de ayuda mutua en todo el país. Esto sucedió por necesidad, ya que las personas más vulnerables estaban sufriendo los terribles efectos de la pandemia y la crisis económica resultante. Fue a través de redes de ayuda mutua que muchos inmigrantes indocumentados, por ejemplo, pudieron mantener sus cabezas por fuera del agua. La ayuda mutua es la forma en que muchas personas se ven involucradas en el activismo, ya que puede ser una forma poderosa de ver cambios en su comunidad local. Sin embargo, dado que estas redes son típicamente específicas de un tema y locales, puede ser difícil hacer la transición a una lucha revolucionaria más grande. Puede ser fácil, y comprensible, enfocarse tanto en tratar de aliviar los síntomas de las crisis capitalistas que la gente se olvida de combatir la enfermedad.

Este obstáculo representa otro defecto clave en la estrategia autonomista: está completamente localizado. Al rechazar la necesidad de tomar el poder estatal, los autonomistas se vuelven incapaces de coordinar las luchas a escala macro. Incluso cuando son capaces de establecer una zona autónoma, resulta en unas cuantas cuadras que estarán (algo) libres de la opresión capitalista. Eso no es liberación.

No queremos liberar solo a los ciudadanos de una comunidad; queremos liberar a los oprimidos en todas partes. No queremos alimentar a los sin-techo en un parque en Nueva York; queremos que todos sean alimentados y con vivienda también. El hiper-enfoque en la localización compromete ese ideal. Tener pequeños bolsillos de liberación no es liberación, y mientras exista el Estado capitalista, buscará activamente evitar que estos bolsillos se expandan. Sólo derrocar al Estado y tomar el poder por nosotros mismos garantizará la liberación.

El aparato del Estado está organizado a nivel nacional e internacional. Vimos un ejemplo de esto cuando Donald Trump amenazó con lanzar al ejército estadounidense contra los manifestantes. Si la policía local demuestra ser inadecuada para sofocar la resistencia, entonces el Estado federal llamará a los soldados estatales, la Guardia Nacional y los militares. La única forma de combatir eso es con cuerpos de autoorganización a gran escala y generalizados. Para construirlos, necesitamos una organización propia que pueda unir y coordinar la lucha a nivel nacional e internacional para luchar contra el aparato estatal en todas partes.

Para luchar y vencer al estado, necesitamos cuerpos de autoorganización democrática. Estos cuerpos ayudarían a desarrollar la lucha lejos de lo que es ser puramente defensivos, -lo que son las zonas autónomas por su propia naturaleza- y avanzar a ser algo que en realidad pueda tomar el poder.

Los organismos de autoorganización permitirían a la clase trabajadora formar grupos de autodefensa y coordinarlos con los trabajadores para tomar el poder. El ejemplo más claro del poder de los cuerpos de autoorganización son los soviets de la Revolución Rusa. A través de los soviets, los trabajadores pudieron organizarse para resistir tanto al Estado zarista como a la democracia burguesa que le siguió. De estos soviets, los trabajadores pudieron levantar guardias de autodefensa que luego se convirtieron en un Ejército Rojo para vencer a la contrarrevolución. Esto fue el verdadero poder dual.

Una organización militante de la clase trabajadora serviría para conectar las luchas locales con una estrategia más amplia y ayudaría a desarrollar nuevos activistas en dirigentes. La triste verdad es que mientras vivamos bajo el capitalismo, los problemas sociales que las redes de ayuda mutua están configurados para abordar nunca se resolverán. Para resolverlos, debemos alejarnos de las sectas localizadas y estar dentro de una organización centralizada de la clase trabajadora que sea dirigida democráticamente y que tenga una estrategia para enfrentar las luchas individuales y también conectarlas con el movimiento general para derrocar al Estado capitalista.

Cómo nos liberamos

Para volver a la metáfora de un casino, cuando pensamos en el Estado, debemos tener claro que jugar según sus reglas y esperar un resultado diferente, como sugieren reformistas como Bernie Sanders, resultará en miseria. Pero tampoco podemos suponer que estamos desmantelando el casino solo porque hemos tenido éxito en una mesa de póker. La casa siempre ganará porque han manipulado el juego. No podemos jugar según sus reglas y esperar ganar ni intentar jugar según nuestras propias reglas dentro de su sistema. En lugar de eso, debemos tomar el control del casino.

Entonces, mientras los activistas pueden hacerse cargo de pequeños nichos o crear redes sólidas de ayuda mutua, es importante comprender que la tarea que tenemos ante nosotros es mucho más grande. Estas acciones son pequeñas victorias, que seguramente tienen su lugar y pueden tener un gran impacto simbólico. Pero no queremos abolir simbólicamente a la policía ni liberar simbólicamente a los oprimidos; queremos, en realidad, abolir la policía y liberar a los oprimidos. La única forma de luchar contra el Estado y ganar es una organización militante dirigida por la clase trabajadora, luchando en nuestros lugares de trabajo y negándose a entregar nuestras demandas.

La lucha por la liberación requiere una imaginación infinita y una comprensión firme de la realidad material. No podemos comprometer el mundo que queremos construir, pero tampoco podemos asumir que hemos construido ese mundo creando una zona autónoma. Tenemos que ser más ambiciosos que eso. Tenemos que luchar por un mundo mejor. En palabras del poeta y socialista irlandés James Connoly: "nuestras demandas más moderadas son, sólo queremos La Tierra".

Queremos La Tierra, y sólo tomar el poder a través de una revolución nos lo dará.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Este artículo, del cual ofrecemos su traducción, se publicó en la página de Left Voice de Estados Unidos, que es parte de la red internacional La Izquierda Diario.

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.






Temas relacionados

Toni Negri   /   Mundo obrero EE. UU.   /   Autonomismo   /   EZLN   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO