Géneros y Sexualidades

#NIUNAMENOS

Exijamos justicia por el femicidio de la adolescente Ángela Aguirre

La muerte de Ángela Aguirre, de 16 años, ha despertado la indignación de la opinión pública. Las mujeres debemos organizarnos para exigir en las calles justicia para ella y que esto motorice la lucha contra la violencia machista.

Suhey Ochoa

Ciencias Políticas UCV / @SuheyLts

Martes 16 de abril | 23:19

Sobre el caso de Ángela Aguirre

Ángela Aguirre era estudiante de quinto año de bachillerato en San Félix, estado Bolívar. El sábado 23 se reunió con un grupo de conocidos en el Club Ítalo Venezolano de Guayana, de allí realizaron un viaje a la isla turística Terecaya, en el río Caroní para celebrar el cumpleaños de José Cedeño. Esta misma noche la joven desapareció, dos días después fue encontrada muerta en el río cerca del Balneario “El Rey”.


Al encontrarla, la primera autopsia realizada por el CICPC, determinó que Ángela murió a causa de “asfixia mecánica por inmersión”, con varias lesiones en sus partes íntimas (vagina y ano), con varios hematomas en el cuerpo y las marcas en las rodillas y muñecas, como evidencia de que la joven sufrió de abuso sexual.
El 26 de marzo se notificó la detención de todos los acompañantes: José Cedeño (18), José Zorrilla (44), Glauder Zorrilla (19), Orlando Salazar (35), Joselyn Barreto (18), Dayana Nicieza (28) y Wilmer Díaz (30).

El grupo que se encontraba con la joven declaró que Ángela se había quedado sola en la embarcación mientras ellos fueron a buscar algunos tragos de alcohol y cuando regresaron la chica había desaparecido. Señalan que habían reportado la desaparición por el 171 y horas después se dirigieron al CICPC para reportar la desaparición.

El 29 de marzo Douglas Rico, director del CICPC habló del caso como una “muerte violenta”: “Estaba viva cuando cayó al agua. Se encontró agua en sus pulmones (…) Estamos claros que presenta lesiones hechas por una o varias personas, eso lo estamos determinando. Hay circunstancias que puede decir que hubo algún tipo de relación sexual, pero preferimos seguir con las investigaciones”. Sin embargo, la fiscal Hernández decide a último momento, antes del entierro, hacer una segunda autopsia, que significó una especie de borrón y cuenta nueva, el segundo informe señalaba que Ángela podría haberse ahogado accidentalmente por la fuerza del oleaje del río, además en esta nueva autopsia no se habla de señales de abuso sexual sino la teoría de que hubo “sexo consensuado”.

Otro aspecto que enturbia el caso es que los familiares de la víctima fueron marginados de todo el proceso, desde la búsqueda hasta la decisión misma de la segunda autopsia, negándoseles ver el cuerpo de su hija en todo ese tiempo. Denuncian que, incluso, para la búsqueda del cuerpo, la fiscal se mantuvo en contacto con quienes acompañaban a la víctima esa noche, es decir, los propios imputados, y no con los familiares de esta. Señalan que la fiscal buscó convencerlos de que no había habido ningún delito, que todo habría sido accidental, por lo que no tenía sentido que buscaran justicia.

El 6 de abril la familia de Ángela Aguirre recusó a la Fiscal Emily Hernández, exige que esta jueza se aparte del proceso, ya que su imparcialidad se encuentra en duda. Los familiares señalan que hay muchas irregularidades las cuales fueron: 1) Hernández solicitó la declinación del tribunal de violencia contra la mujer para que el expediente FP12-P-2019-787 fuera llevado por un tribunal penal ordinario desestimó que se tratase de un caso de violencia contra la mujer. 2) La fiscal habría anunciado que solo dos personas quedarían detenidas. 3) La fiscal habría ignorado los primeros resultados forenses. Los familiares también denuncian las intenciones del Ministerio Público de querer “engavetar” este caso.

El jueves 11 de abril estallaron de indignación las redes sociales al difundirse un audio desgarrador grabado por Ángela: “Me dejó desnuda (llanto). José Alberto me violó”. Los padres reconocieron la voz y confirman la veracidad del audio. Esta nueva evidencia corrobora que Angela fue violada por José Cedeño, fue negada por la Fiscal.

Un periodista denunció que la fiscal habría recibido sobornos por parte de los familiares de los detenidos. En todo caso, los datos que han trascendido hasta los momentos permiten mostrar que hay claros intentos de manipulación de lo sucedido, que puede estar en curso una red de complicidad y corruptelas del Estado, que se extiende desde la fiscal hasta los funcionarios del CICPC y los jueces, para beneficiar a los responsables de este terrible femicidio.

Los familiares y conocidos de Ángela Aguirre salieron a protestar varias veces frente a los tribunales para exigir justicia para la joven. Con gran apoyo en las redes sociales en donde se posicionó #JusticiaParaAngelaAguirre.

Te puede interesar: ¡Levantemos nuestra voz contra el femicidio de Mayell Hernández!

El caso continuó luego de postergar 4 veces el juicio del femicidio de Ángela, hasta ahora se ha imputado a 7 personas, el domingo 14 de abril el Tribunal que trata los delitos de violencia contra la mujer del estado Bolívar, estableció privación de libertad a José Alberto Cedeño por delito de femicidio agravado, abuso sexual y suministro de sustancias nocivas contra Ángela Aguirre. A Wilmer Díaz, José Zorrilla, Glauber Zorrilla y Orlando Salazar fueron imputados por delitos de femicidio agravado como cómplices necesarios, omisión al socorro y violencia sexual agravada. Y a Joselyn Barrero y Dayana Nicieza por delitos de cómplice necesario en femicidio agravado y omisión al socorro.

Para acabar con la impunidad, los femicidios y la violencia machista movilicémonos en las calles y exijamos justicia para Ángela Aguirre

En Venezuela no es raro encontrarse con fiscales y jueces que además de corruptos, son el perfecto andamiaje de la impunidad que protege a los feminicidas. Detrás de todo esto se reafirma el poder de las instituciones del Estado sobre la vida de las mujeres, detrás de cada femicidio no resuelto está la intencionalidad de disciplinamiento, la protección del orden social, de los grandes poderes además de cuidar el régimen capitalista ya que la opresión de las mujeres adquiere bajo este modo de producción, rasgos particulares convirtiendo al patriarcado en un aliado indispensable para la explotación y mantenimiento del statu quo, bajo este sistema en pleno siglo XXI somos condenadas por el hecho de ser mujeres.

Cada vez que ocurre un nuevo femicidio nos duele y tenemos mucha rabia, se demuestra una vez más lo podrida de las instituciones del Estado que garantizan nuestra opresión y explotación, es urgente que en Venezuela pensemos desde la perspectiva de “si tocan a una nos tocan a todas”, es necesario darle voz a las que ya no la tienen. Como joven estudiante de la UCV creo que es importante organizarnos en comisiones de mujeres en todos los lugares de trabajo, de estudio y comunidades, y que se discuta democráticamente los métodos para luchar contra la violencia machista de manera independiente del Gobierno de Maduro y de los partidos políticos de la derecha. Tenemos que fortalecer la protesta y la movilización, que seamos cientos y miles en las calles exigiendo justicia para Ángela y todos los femicidios.

¡Basta de violencia contra las mujeres!

¡Ni Una Menos!

¡Vivas nos queremos!

¡Justicia para Ángela Aguirre!

Te puede interesar: La dura realidad que vivimos y la fuerza de las mujeres trabajadoras cuando salen a luchar






Temas relacionados

Violencia de género   /   Comisiones de Mujeres   /   Ni Una Menos   /   Emergencia por Violencia de Género   /   Venezuela   /   Alerta de Violencia de Género   /   #NiUnaMenos   /   Violaciones   /   Violencia machista   /   Femicidios   /   Violencia hacia las mujeres   /   Violencia   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO