Internacional

SIGUE LA INJERENCIA CONTRA VENEZUELA

Golpismo: el Grupo de Lima llamó a “seguir la lucha contra Maduro” en clave proimperialista

Tras la nueva intentona golpista del martes 30A, el grupo alentó "al pueblo venezolano a perseverar en la lucha” en toda una clave golpista, afirmando "descartar" apoyar una intervención militar, aunque supeditados a cualquier iniciativa estadounidense, en una situación donde todo está en las manos de la Casa Blanca.

Sábado 4 de mayo

En una reunión que se desarrolló este viernes durante más de cinco horas en la capital peruana, los cancilleres y representantes de los 12 países que integran el Grupo emitieron una Declaración en la que ratificaron "su lucha" contra el Gobierno de Maduro así como el apoyo a las acciones golpistas que viene llevando adelante el presidente del Parlamento, y autoproclamado Presidente interino, Juan Guaidó.

Los países del grupo manifestaron que "alientan al pueblo venezolano a perseverar en la lucha por recuperar la democracia" y que destacan "la valentía y patriotismo de los miembros de las Fuerzas Armadas que lo han apoyado (a Guaidó) en esta etapa decisiva", en alusión al nuevo intento de golpe de estado que protagonizó el diputado derechista de Voluntad Popular el martes 30 de abril.

Te puede interesar: Las Fuerzas Armadas cada vez más posicionadas como factor de poder en la crisis de Venezuela

Por otro lado, hablaron de condenar la represión ejercida por "las fuerzas del régimen ilegítimo y dictatorial de Maduro que nuevamente ha causado muertos y centenares de heridos y detenidos" a la vez que demandaron el “pleno respeto a la vida, integridad y libertad” de todos los venezolanos, de Guaidó y de los líderes de las fuerzas opositoras. Afirmaciones que conllevan una cuota de cinismo importante.

El Grupo de Lima está conformado por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y representantes de la oposición de derecha venezolana. Casi sin excepción, gobiernos que vienen imponiendo planes de ajuste contra los pueblos del continente y reprimiendo la protesta social allí donde se produzca.

Creado en agosto de 2017 bajo el auspicio del gobierno de Donald Trump, el Grupo Lima tiene como objetivo ejercer presión desde el exterior para aislar y debilitar al gobierno de Maduro. Desde entonces ha funcionado como una pantalla de las políticas que emanan de la Casa Blanca.

En esta oportunidad, el Grupo también hizo un llamamiento a "Rusia, Turquía y a todos aquellos que aún apoyan al régimen ilegítimo" para que favorezcan un "proceso de transición democrática" y anunció que han decidido "hacer las gestiones necesarias para que Cuba participe en la búsqueda de la solución a la crisis".

Al término de la lectura de la Declaración, el canciller de Perú, Néstor Popolizio, reafirmó que el Grupo de Lima no apoya una intervención militar en Venezuela, pero impulsa "todos los esfuerzos que se hagan de carácter político" para "aislar" al régimen de Maduro.

"La posición del Grupo de Lima es de permanente respeto a no aceptar ninguna intervención militar para la solución de la crisis de Venezuela", señaló tras ser preguntado a propósito de las declaraciones del secretario en funciones del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, quien aseguró que el Pentágono dispone de "un amplio abanico de posibilidades" sobre esta crisis.

A su tiempo y en la misma línea, el canciller de Chile, Roberto Ampuero, afirmó que "es necesario e importante que todos los demócratas el mundo" sumen esfuerzos "para colaborar a una solución pacífica" a la crisis en Venezuela.

En la declaración, también se rechaza "la amenaza que representa la protección del régimen ilegítimo de Maduro a grupos terroristas que operan en el territorio de Colombia", así como cualquier intento de "desestabilización" o atentado contra el presidente de ese país, el derechista Iván Duque.

Respecto a la crisis humanitaria, el texto instó a Naciones Unidas y “la comunidad internacional” a "tomar medidas inequívocas de protección" para paliar las consecuencias de esa situación y a incrementar su cooperación para atender el éxodo masivo de venezolanos. Otra afirmación repudiable viniendo de gobiernos que están avalando el bloqueo que impuso Estados Unidos al comercio venezolano con Cuba así como la confiscación de miles de millones de dólares de PDVSA que ordenó Washington y que pertenecen al pueblo venezolano.

La crisis económica y social desesperante que atraviesa el país es en gran medida responsabilidad del gobierno de Maduro que viene descargando la debacle de la economía sobre el pueblo trabajador, especialmente por la vía de una brutal inflación que se come literalmente los salarios, pero también con la quita de derechos laborales y permitiendo despidos.

Como señala la agrupación de izquierda venezolana Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS), lejos de sus discursos “contra el imperialismo”, “el gobierno de Maduro, sin embargo, no toma ninguna medida anti-imperialista verdadera, se limita a ponerse bajo el ala de potencias como Rusia o China, mientras se defiende del golpismo con métodos burocrático-militares que también golpean al pueblo, y no hacen más que fortalecer a las Fuerzas Armadas como el verdadero poder y árbitro de la situación".

Te puede Interesar: Repudiamos la intentona golpista de Guaidó apoyado por el imperialismo y la derecha regional

Los ministros del Grupo Lima decidieron continuar en sesión permanente y celebrar su próximo encuentro en Ciudad de Guatemala, en una fecha aún no anunciada, y proponer al Grupo de Contacto Internacional, conformado por la Unión Europea (UE), doce países de Europa y América Latina, una reunión urgente "con el propósito común de lograr el retorno a la democracia en Venezuela".






Temas relacionados

Grupo de Lima   /   Ofensiva imperialista en Venezuela   /   Ingerència imperialista   /   Juan Guaidó   /   Crisis Venezuela   /   Derecha Venezuela   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO