Internacional

TRIBUNA ABIERTA

Huelga en las cárceles de Estados Unidos contra el trabajo esclavo e inhumano

La huelga en las prisiones de todo Estados Unidos comenzó el 21 de agosto y durará 19 días ¿Cuáles son sus demandas?

Domingo 2 de septiembre | 13:01

El domingo 15 de abril, una revuelta comenzó en el "Lee Correctional Institute", una cárcel de máxima seguridad en South Carolina que aloja alrededor de 1500 presos.

Los disturbios fueron la culminación de ocho años de recortes en los presupuestos penitenciarios del estado que redujo los fondos para los servicios de rehabilitación, las instalaciones, las actividades y el personal de la prisión, haciendo a los presos responsables de su propia salud y seguridad en un entorno ya de por sí tenso. A eso se agregan instalaciones superpobladas, pandillas rivales ubicadas en el mismo pabellón, y se obtienen condiciones perfectas para un desastre. Siete hombres murieron y 22 tuvieron que ser hospitalizados.

Los disturbios y sus consecuencias han llevado a la formación de una nueva coalición de personas encarceladas en todo Estados Unidos. La coalición ha organizado una huelga nacional para condenar los eventos del 15 de abril y para exigir mejores condiciones de vida y salarios más altos para las personas en las cárceles de todo el país.

La huelga comenzó el 21 de agosto, en el aniversario número 47 del asesinato de George Jackson. Jackson fue arrestado por robar 70 dólares a punta de pistola, y fue sentenciado a cadena perpetua. Durante su estadía en prisión y se convirtió en escritor e intelectual marxista. El 21 de agosto de 1971, fue asesinado por un guardia en lo que muchos creen que fue un asesinato orquestado por el gobierno. La huelga en las prisiones terminará el 9 de septiembre, el aniversario de la rebelión en la prisión de "Attica".

La huelga se lleva a cabo durante el "Black August" (Agosto Negro), mes dedicado por la comunidad negra a la memoria de prisioneros políticos la mayoría de los cuales eran miembros del Black Panthers Party (BPP, Panteras Negras) y el Black Liberation Army (BLA, Ejército de Liberación Negro).

¿Cuáles son las demandas?

"Jailhouse Lawyers Speak", una coalición de defensores de los derechos de los presos, publicó la lista nacional de 10 demandas en Twitter, entre ellas "el fin inmediato de la esclavitud en prisión", el fin de todas las prácticas racistas y un mejor acceso a servicios de rehabilitación para todos.

En las próximas semanas las huelgas tendrán lugar en las cárceles estatales, federales y de inmigración. Consistirán en sentadas, huelgas de hambre, boicots y huelgas de trabajadores. La variedad de tácticas de ataque permite que más personas participen, brindando opciones para quienes no trabajan, que no pueden abandonar el trabajo o están en confinamiento. Si bien es casi imposible estimar cuántas personas tomarán parte en la huelga, las prisiones de al menos 17 estados están participando.

Recientemente, los sorprendentemente bajos salarios para los trabajadores encarcelados, han captado atención nacional en los medios, con titulares sobre los prisioneros: "se ofrecieron como voluntarios" para combatir los masivos incendios forestales de California. Más de 2.000 presos, incluyendo 58 "delincuentes juveniles" (léase: niños menores de 18 años), trabajan en condiciones increíblemente peligrosas por $1 dólar la hora. Mientras que el DOC de California (Departamento de Correccionales y Rehabilitación) se jacta del éxito de sus reclusos en combatir los incendios, los antecedentes penales de estos hombres y niños evitarán que se ganen la vida como bomberos después de ser liberados.

Las prisiones en todos los estados pagan mucho menos que el salario mínimo a los trabajadores encarcelados. A partir de 2017, los trabajadores encarcelados en las cárceles de Estados Unidos ganan un promedio de 86 centavos por hora. En Alabama, Arkansas, Florida, Georgia y Texas, los trabajos regulares en la prisión no son remunerados. Cuando se comparan con los sobreprecios de los servicios como la mensajería electrónica o las llamadas telefónicas estos sueldos son una miseria. Es por eso que los organizadores de la huelga en la prisión argumentan que la esclavitud no ha terminado; estas personas, predominantemente Negras y “Marrones” (hispanos), generan enormes ganancias para los capitalistas que gestionan las cárceles a través del trabajo no remunerado o muy mal pago.

El paro nacional abarca una serie de cuestiones además de los bajos salarios y las condiciones intolerables, y vale la pena explicar las otras nueve demandas para comprender por qué son tan importantes.

Las demandas nacionales de las prisiones en huelga son:

Demanda 1: Mejoras inmediatas en las condiciones de las prisiones y las políticas penitenciarias que recozcan la humanidad de los hombres y mujeres encarcelados.
Aunque la coalición de huelguistas no ha especificado qué condiciones o políticas deben remediarse, no hay escasez de posibilidades. Todo, desde las oportunidades educativas de los reclusos hasta su tratamiento por oficiales correccionales, es inaceptable.

Muchas prisiones carecen de las comodidades adecuadas para los climas en los que se encuentran. En los estados donde las temperaturas invernales caen por debajo del punto de congelamiento, los reclusos deben usar gruesos abrigos incluso dentro de su celdas para resistir el frio. Durante los meses más cálidos en los estados del sur, el calor del verano puede llevar las temperaturas interiores a unos mortales 65°C. El verano pasado, 10 personas en una prisión de Texas fueron hospitalizadas por enfermedades relacionadas con el calor.

Algunas prisiones se construyen cerca de sitios tóxicos, donde el aire y el agua envenenan lentamente a las personas confinadas allí, lo que resulta en enfermedades crónicas. En una prisión en Pensilvania, el agua está tan contaminada que los oficiales correccionales traen agua embotellada para que sus perros la beban. Pero los reclusos no tienen esa suerte.

Muchas prisiones estatales todavía no proporcionan productos de higiene personal gratuitos a quienes los necesitan. Algunos estados aún encadenan a las mujeres embarazadas cuando están en trabajo de parto. Las personas en confinamiento solitario pueden pasar más de 23 horas al día solas en una celda de menos de 2x3 m, todos los días, durante años.

La escasez de alimentos, la escasez de programas educativos y la falta de espacios recreativos son una plaga para el sistema penitenciario. Como dijo un recluso en una prisión de South Carolina: "Necesitamos el fin de las condiciones infrahumanas, y eso significa una mejora de los alimentos. Necesitamos áreas de recreación abiertas de nuevo, no solo áreas de recreación cerradas, necesitamos estas áreas de recreación abiertas nuevamente, donde los prisioneros puedan moverse. Necesitamos que a los prisioneros se los trate como humanos. Necesitamos más derechos para nuestras visitas. Necesitamos programas de educación ".

Cada año, miles de personas informan que han sido agredidos sexualmente por personal de la prisión; que recibieron atención médica extremadamente tardía en situaciones de emergencia; que cuando más desesperadamente necesitaban intervenciones de salud mental, fueron encerrados en solitario.

La lista continúa. Las administraciones penitenciarias estatales y federales siempre optan por la opción menos costosa, asegurando condiciones inhumanas para cientos de miles de personas.

Demanda 2: un fin inmediato a la esclavitud penitenciaria. Todas las personas encarceladas en cualquier lugar de detención bajo la jurisdicción de los Estados Unidos deben recibir el salario correspondiente en su estado o territorio por su trabajo.

Como se mencionó anteriormente, los trabajos para las personas encarceladas en los Estados Unidos se pagan muy por debajo del salario mínimo estatal. Trabajando para corporaciones gigantes como Victoria’s Secret, McDonalds, Microsoft, Starbucks y Walmart solo para mencionar algunas, los trabajadores encarcelados ganan salarios exiguos, dejándolos sin recursos para comprar los artículos necesarios, comunicarse con sus seres queridos en el exterior o ahorra para la vida después de la prisión. Un representante (anónimo) de "Jailhouse Lawyers Speak" enfatiza hasta qué punto estos trabajos son involuntarios. Él dice: "Sé que muchos, muchos, muchos presos preferirían estar fuera de sus celdas, estirar las piernas, poder pasear y poder hablar, si pueden. Y cuando les das la oportunidad de hacer eso si trabajan, obviamente van a elegir trabajar. Debido a que esta es la oportunidad que tienen para salir, pero salir se basa en si va a hacer o no este trabajo particular o no. Toda tu existencia se basa en si vas a hacer o no este trabajo en particular o no ".

La lucha por salarios más altos no puede terminar con la implementación de salarios mínimos estatales. Los salarios mínimos actuales en los Estados Unidos apenas pueden sustentar a las personas, y mucho menos a familias enteras. Mientras tanto, los capitalistas obtienen enormes ganancias del trabajo de los trabajadores, buscando pagar lo menos posible a los trabajadores. Es por eso que tenemos que luchar por los trabajadores, para ganar al menos un salario mínimo de 15 dólares, ya sea que estén encarcelados o no.

Demanda 3: La Ley de Reforma de Litigios Penitenciarios debe rescindirse, lo que permite a las personas encarceladas un canal adecuado para abordar las quejas y violaciones de sus derechos.

La Ley de Reforma de Litigios Penitenciarios (PLRA, por sus siglas en inglés) es una ley federal de los EE. UU. Aprobada en 1996 que dificulta que las personas en prisión presenten demandas ante los tribunales federales. En la práctica, esto significa que cuando los presos quieren presentar una queja, primero deben hacerlo a través del procedimiento de queja de la prisión. Solo cuando agoten todos los procedimientos administrativos disponibles dentro de su institución, serán elegibles para presentar esa queja ante un tribunal federal. El PLRA ha creado un laberinto burocrático para que las personas encarceladas puedan hacerse oír. Se ralentiza y complica el proceso de abordar las quejas dentro de las cárceles, incluidos los abusos cometidos por funcionarios correccionales, funcionarios de prisiones, personal penitenciario y otras personas encarceladas. Este obstáculo le permite al gobierno federal evitar la responsabilidad y hacer la vista gorda ante las condiciones inhumanas en las cárceles.

Demanda 4: La Ley de Verdad en Sentencias y la Ley de Reforma de Sentencias deben rescindirse para que las personas encarceladas tengan la posibilidad de rehabilitación y libertad condicional. Ningún humano será sentenciado a muerte por encarcelamiento ni cumplirá ninguna sentencia sin posibilidad de libertad condicional.

La Ley de Verdad en la Sentencia (TIS) ha contribuido significativamente a sentencias más largas, al hacinamiento en las prisiones y a la creciente población de ancianos encarcelados. Antes de la Ley TIS, era práctica común que las juntas de libertad condicional liberaran a los condenados por un delito violento después de cumplir menos de la mitad de su sentencia, especialmente si habían demostrado un buen comportamiento mientras estaban encarcelados. La Ley TIS se estableció en 1994 para evitar la liberación anticipada. A las personas se les niega la libertad condicional en repetidas ocasiones, a pesar de que han cumplido más de la mitad de su condena. Algunos incluso han obtenido múltiples títulos universitarios, fundaron programas para grupos de prisioneros y demostraron un comportamiento ejemplar. Las juntas de libertad condicional tienen el poder de mantener a las personas en prisión mucho tiempo después de su mínimo.

Para las prisiones, la Ley TIS fue una oportunidad para ganar dinero extra. Según la ley, las cárceles estatales reciben fondos federales si las personas condenadas por un delito violento cumplen el 85% o más de su sentencia. Por lo tanto, existe un incentivo material para mantener a los presos encerrados el mayor tiempo posible.

Otra ley, la Ley de Reforma de Sentencias, también ayuda a mantener a las personas encerradas por una mayor parte de su condena original. Originalmente parte de la notoria Ley de Control Integral del Crimen de 1984 del Presidente Reagan, estandarizó las pautas federales de sentencia al crear la Comisión de Sentencias de Estados Unidos. La Comisión limita la discreción de los jueces, deroga la libertad condicional federal y reemplaza los servicios de rehabilitación con un sistema de sentencia que autoriza castigos en proporción a la gravedad del delito.

Rescindir estas dos leyes ayudaría a que quienes cumplieron una parte de su condena puedan salir de prisión antes de estar enfermos y muriendo, reducir el hacinamiento en las cárceles, abordar los abusos detrás de las paredes de la prisión y proporcionar a las personas los servicios de rehabilitación que se merecen. Poner fin a estas leyes difícilmente sería radical; simplemente eliminaría los obstáculos legislativos a las prácticas de sentencia y los métodos de denuncia.

Demanda 5: un fin inmediato a la sobrepoblación racial, la condena excesiva y la denegación de la libertad condicional por cuestiones raciales. A las “personas de color” ya no se les negará la libertad condicional porque la víctima del crimen era blanca, lo cual es un problema particular en los estados del sur.

Demanda 6: Fin inmediato al endurecimiento de las penas dirigidas a personas de color.

En todos los puntos dentro del sistema legal penal, desde el arresto hasta la libertad condicional, las personas negras y “marrones” (hispanos) están sujetas a un sistema policial y carcelario racista que abusa violentamente de ellas. Lo vemos en videos de brutalidad policial, en el número de negros encarcelados y en las sentencias absurdamente largas dictadas por los jueces. Mientras que las personas negras y “marrones” reciben sentencias obscenamente largas por crímenes no violentos, los policías que matan a los negros nunca van a prisión. La evidencia es amplia.

Las leyes que establecen el "endurecimiento de las condenas de pandillas" hacen que sea ilegal participar en una pandilla callejera y exigen que cualquier persona que cometa un delito grave para beneficio de una pandilla (incluso si no es miembro de una pandilla) sea sentenciado con un mínimo obligatorio de encarcelamiento. El cargo de actuar en nombre de una pandilla suele agregarse además de otros cargos (como posesión de drogas el robo), que solo alarga la condena de una persona determinada. Estas leyes de pandillas se dirigen desproporcionadamente a las personas negras y “marrones”, y se han vuelto particularmente prominentes en California.

Exigir el fin de las prácticas racistas dentro de los sistemas criminales legales y carcelarios es luchar por revertir los valores en los que se basan. El trabajo al que son obligados los reclusos es una forma actual de esclavitud usada para mantener a los negros, “marrones” y pobres arrodillados.

Demanda 7: A ninguna persona encarcelado se le negará el acceso a programas de rehabilitación en su lugar de detención debido a su etiqueta como delincuente violento.

Si las administraciones penitenciarias pudieran elegir, no proporcionarían programas de rehabilitación y educación tras las rejas, a pesar de su rentabilidad (con lo cual las administraciones penitenciarias están tan obsesionadas). Solo gracias a la reforma carcelaria y a los defensores de la abolición de la prisión se han puesto sobre la mesa estos cambios.

Dicho esto, las reformas que presionan para que las personas encarceladas accedan a servicios de rehabilitación generalmente han sido bastante débiles. A medida que los reformadores buscan avanzar con una nueva legislación, tienden a diluir sus objetivos para hacerlos más apetecibles para los políticos estatales. Cuando se trata de programas de rehabilitación para personas encarceladas, se han enfocado en asegurar servicios para personas condenadas por ofensas de bajo nivel y no violentas.

Esta estrategia deja a la mitad de la población carcelaria de EE. UU., Más de 1 millón de personas, en gran parte sin acceso a dichos recursos. Incluso las prisiones que pueden darse el lujo de ofrecer servicios de salud mental o asesoramiento están hacinados, con poco personal o sin él, lo que significa que la mayoría de las personas no van a ver a un profesional de la salud durante meses después de que lo soliciten.

Los servicios de rehabilitación deben ser gratuitos y accesibles para todas las personas. La severidad de los actos realizados de alguien no debe impedir que reciba atención médica esencial.

Demanda 8: las cárceles estatales deben ser financiadas específicamente para ofrecer más servicios de rehabilitación.

En 2015, el 68% del gasto de las prisiones se destinó a los salarios, las horas extraordinarias y los beneficios del personal penitenciario. Mientras tanto, solo el 11% se utilizó para la atención médica en la prisión, como "pagos a proveedores de servicios de salud externos, productos farmacéuticos y atención hospitalaria". Los fondos para servicios de rehabilitación tales como consejería, tratamiento de adicción y programas de reinserción ciertamente están por debajo del 10%.

Si bien los servicios de rehabilitación funcionan a nivel individual y pueden ayudar a las personas a salir de los ciclos de pobreza y encarcelamiento, no hacen nada para interrumpir los sistemas violentos creados y respaldados por el estado. Si bien las cárceles aún existen, los estados deben proporcionar los fondos adecuados para apoyar estos servicios y proporcionar a las personas encarceladas las herramientas para sanar del trauma de la encarcelación en sí, sin importar los traumas que contribuyeron a que terminen en prisión en primer lugar.

Demanda 9: las becas "Pell" deben restablecerse en todos los estados y territorios de EE. UU.

En su proyecto de ley "Crime Omnibus Bill" de 1994, el presidente Clinton prohibió las becas Pell para estudiantes encarcelados, con lo que se revoca el acceso a la educación superior a muchas personas encarceladas. La única otra opción de ayuda financiera es obtener un préstamo. Pero pagar un préstamo es imposible para los presos que ganan entre 30 centavos y $1 dólar por hora.

Demanda 10: Otorgar los derechos de voto de todos los ciudadanos confinados que cumplen penas de prisión, detenidos en prisión preventiva y los llamados "ex delincuentes". La representación es una demanda. Todas las voces cuentan.

Los derechos de voto para los ciudadanos estadounidenses actualmente y anteriormente encarcelados varían de estado a estado. Solo Maine y Vermont no impiden que las personas con condenas por delitos graves voten, mientras que todos los demás estados les impiden votar en algún momento durante o después del encarcelamiento. En 13 estados, los derechos de voto se revocan indefinidamente. La privación de derechos por delitos graves en los Estados Unidos actualmente prohíbe a 6 millones de personas votar en cualquier elección. Esto despojó a las personas negras y “marrones” de sus derechos políticos en forma desproporcionada.

En su esencia, el sistema penitenciario se beneficia del confinamiento y la explotación de personas pobres y negras y “marrones”. Es evidencia de como continua vigente la esclavitud en el siglo XXI, y todos los temas enumerados en este conjunto de demandas no serán eliminados hasta que las prisiones mismas sean abolidas. Hasta el día en que todas las prisiones se cierren, nos solidarizaremos con la gente encerrada en la lucha interna por salarios justos, por su libertad y por su humanidad.

Traducción: Florentina Vivas






Temas relacionados

Donald Trump   /   Esclavitud   /   Cárceles   /   Condiciones de trabajo   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO