Internacional

ESTADOS UNIDOS

Impunidad para el policía que mató a Tamir Rice

El gran jurado del condado de Cuyahoga (Ohio) decidió hoy no presentar cargos contra el policía que mató a tiros el año pasado al niño Tamir Rice de 12 años cuando jugaba con un arma de juguete en un parque de la ciudad de Cleveland. Luego del anuncio se desataron protestas en varias ciudades de EE.UU.

Juan Cruz Ferre

Editores de Left Voice

Martes 29 de diciembre de 2015 | Edición del día

El gran jurado anunció su decisión de no presentar cargos contra el oficial de policía Timothy Loehmann, que realizó los disparos, ni contra su compañero Frank Garmback.

El fiscal McGinty argumentó que la muerte de Tamir fue ocasionada por una “tormenta perfecta de errores humanos y problemas de comunicación entre todos los involucrados ese día” pero que la “evidencia indica que no hubo conducta criminal por parte de la Policía”.

Días atrás el fiscal había sido denunciado por la familia de Tamir por enviar a los medios de manera selectiva pruebas de evidencia que favorecía a los policías acusados. El abogado de la madre de Tamir Rice, Jonathan Abady, declaró al New York Times: “nunca vimos un fiscal que haga un esfuerzo tan grande por perder un caso”.

El caso Tamir Rice

En noviembre de 2014 la central de policía recibió una llamada en la que un vecino avisaba de que un joven estaba manipulando un arma en un parque. “No sé si es verdadera o falsa”, dijo el vecino. Los agentes Loehmann y Garmback fueron enviados al lugar.

En las imágenes de vídeo distribuidas al público se puede ver como los dos policías detienen el patrullero sobre la plaza, a pocos metros de Rice. A continuación, mientras saían del vehículo y sin que medie ningún tipo de diálogo o maniobra de disuasión, Loehmann dispara contra el menor causándole la muerte.

En un testimonio escrito, el oficial Loehmann justificó su actuación asegurando que el niño echó mano de su pistola de plástico, que él creyó que era real.

Como explicamos en otro artículo, no es una sorpresa que los fiscales sean especialmente benévolos cuando los acusados son oficiales de policía. Los fiscales trabajan a diario en colaboración con los policías recabando pruebas para acusar y lograr la condena de aquellos a quienes realmente quieren condenar. Imputar a uno de ellos implicaría romper esta alianza. Tampoco es casualidad que entre los que terminan en prisión los afroamericanos, latinos y otros inmigrantes estén desproporcionadamente representados.

Al cierre de esta edición activistas de lo que dio en llamarse movimiento #BlackLivesMatter se manifestaban en Cleveland, Nueva York y en otras ciudades.

Desde el asesinato de Mike Brown en Ferguson en agosto de 2014, miles de manifestaciones en un centenar de ciudades de Estados Unidos tuvieron lugar en protesta por las repetidas muertes a manos de la policía estadounidense de individuos desarmados, en su gran mayoría afroamericanos.

Eric Garner, Rekia Boyd, Sandra Bland, Freddie Gray, Walter Scott, Noel Aguilar, son sólo algunos de los nombres de personas asesinadas por la policía. El diario británico The Guardian lleva una base de datos de todos los que fueron asesinados por la policía desde el inicio de 2015: 1126, 40% afroamericanos.

La lucha contra el racismo y la brutalidad policial fue el fenómeno social más dinámico de 2015 en EEUU: volteó funcionarios, forzó la implementación de estados de sitio y hasta impuso una agenda en la campaña electoral. Pero las condiciones que generan este movimiento no han desaparecido ni se han atenuado. Podemos esperar un sinnúmero de acciones y encontronazos con la ley y las fuerzas del orden en el año que comienza.

Manifestación en Cleveland, Ohio, luego de publicada la decisión del jurado.

Manifestación en Nueva York.







Temas relacionados

Tamir Rice   /    Estados Unidos   /    #BlackLivesMatter   /    Brutalidad policial   /    Racismo   /    Policía   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO