Internacional

CRISIS EN HAITÍ

Protestas en Haití contra el régimen y la injerencia de Estados Unidos y el FMI

Desde principios de año, la crisis política y las movilizaciones contra el gobierno de Jovenel Moïse se han intensificado en Haití. Este domingo los manifestantes volvieron a tomar las calles denunciando la represión, el régimen autoritario y la injerencia imperialista.

Miércoles 3 de marzo | 12:43

Los días más combativos fueron el 1 y 2 de febrero, cuando sindicatos, varias organizaciones militantes y la oposición política haitiana convocaron a una huelga general ampliamente acatada en las principales ciudades. El gobierno reaccionó rápidamente militarizando las calles de la capital, Puerto Príncipe, y otras localidades de la nación caribeña. La represión durante estos días de huelga dejó al menos tres muertos.

Recordemos que las manifestaciones contra el Gobierno de Jovenel Moïse se remontan a noviembre de 2018. Débil desde su toma de posesión, el presidente de un partido de extrema derecha acusado de malversación de fondos públicos y secuestros, llegó al poder después de ser elegido en 2015 en una votación cancelada por fraude. Él mismo, exdirector general de una empresa exportadora, fue (y sigue siendo) el candidato preferido para defender los intereses de Estados Unidos y otras potencias imperialistas como Francia en el Caribe.

Estos aspectos, sumados a una situación social muy difícil y agravados por la deuda que asfixia al país, dieron lugar a las primeras protestas en 2018. La intensidad de las mismas obligó a la renuncia de varios ministros, entre ellos el primer ministro Jack Guy Lafontant encargado de implementar los planes del FMI en ese momento. Después de un estancamiento, las protestas se reanudaron en septiembre de 2019 por la escasez de combustible que causó cortes de energía, problemas con el transporte público, aumentos de precios de bienes y servicios básicos. En ese momento, las protestas fueron brutalmente reprimidas, dejando más de 40 muertos y cientos de heridos.

En este contexto de protesta social y desconfianza, la aplicación de los planes del FMI y de las medidas de austeridad sólo podía llevarse a cabo mediante un aumento cada vez más violento de sus métodos de gobierno y una creciente concentración del poder ejecutivo. Precisamente bajo el pretexto de las manifestaciones, el gobierno de Moïse pospuso sin fecha las elecciones legislativas previstas para 2019. En enero de 2020, en la continuidad de esta medida, el presidente también decidió cerrar el Parlamento. Desde entonces, Jovenel Moïse ha gobernado por decreto. En estas mismas palabras, el gobierno quiso mostrar determinación con una declaración firmada por el comandante en jefe, Jodel Lessage, en la que el ejército mostró su apoyo al presidente.

Estas decisiones, aunque en ocasiones pueden haber fortalecido el poder presidencial, también llevaron al aislamiento político que desde entonces se ha mezclado con el gran descontento de una población socavada por la pobreza y la violencia de las bandas criminales, muchas de las cuales están relacionadas con el propio gobierno. Esta profundización de la crisis política explica la vigorosa reanudación de las movilizaciones y el alcance de la huelga general en los primeros días de febrero. La situación se agravó aún más cuando el presidente decidió no dejar el gobierno después del 7 de febrero, cuando, según un artículo de la propia Constitución, expira su mandato. Desde entonces, algunos sectores, como las escuelas, han estado cerrados y los días de movilización se suceden casi todos los días a pesar de la represión asesina.

Análisis Haití: protestas, crisis y el papel de las potencias extranjeras

Por su parte, la oposición política proclamó a Joseph Mécène Jean-Louis como presidente provisional pero esto sin consultar absolutamente a nadie, y menos a la gente que está en la calle. De hecho, los partidos de la oposición también pertenecen al margen del establishment político y defienden un resultado negociado con el gobierno. Están tratando de influir en parte de la movilización de masas para mantener su ritmo de presión mientras intentan evitar que la situación se intensifique y la movilización no los desborde. Incluso, muchos líderes de la oposición también están vinculados a casos de corrupción y ellos mismos luchan por atraer la simpatía de los manifestantes. Como testificó un manifestante: “No voy a decir que la oposición represente un cambio. Porque muchos de los políticos que están en la oposición también tienen cargos de corrupción en su contra. Ya han estado en el poder y no lo han hecho mejor que Jovenel Moise ” .

Si durante este tiempo Jovenel Moise pudo superar las dificultades es, por un lado porque la oposición le dio nueva vida a través de múltiples negociaciones, y porque otros actores le dieron su apoyo. Este es el caso de Estados Unidos pero también de otros países imperialistas como Francia, que reiteraron, como Joe Biden, su apoyo a un año más de mandato para Jovenel Moïse.

Análisis Se profundiza la crisis en Haití en medio de movilizaciones contra Jovenel Moïse

Esta posición de la comunidad internacional en la crisis haitiana ha sido duramente criticada por los manifestantes, quienes rechazaron cualquier injerencia en los asuntos internos del país y cuestionaron el historial de las fuerzas de la ONU, considerado como una ocupación extranjera de un territorio. Como denunció un manifestante: “A pesar de todos los secuestros y masacres en los barrios obreros, Estados Unidos sigue apoyándolo. El dinero del fondo Petrocaribe se ha derrochado, no tenemos buenos hospitales y Estados Unidos sigue apoyando a este gobierno corrupto ”.

Como hemos visto en los últimos días, debido a la profundidad de la crisis política y social, es muy probable que continúen las movilizaciones contra Jovenel Moïse pero también que la oposición política esté tratando de canalizar la ira para recuperar sus posiciones y no cambiar nada de fondo. Para acabar con la subordinación histórica del país a Estados Unidos y a los intereses del FMI pero también de todos los países imperialistas, es necesario construir un camino verdaderamente independiente a la burguesía haitiana y que responda a los intereses de los trabajadores y la población, para acabar con la deuda y el saqueo del país, la pobreza extrema y la miseria.

Artículo original en Révolution Permanente.
Traducción: Salvador Soler






Temas relacionados

Jovenel Moïse   /   Protestas   /   Haití   /   Caribe   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO