Política Venezuela

INJERENCISMO

Secretario de la OEA pide suspender a Venezuela si no convoca elecciones en 30 días

Almagro demanda que en los próximos 30 días haya un llamado a elecciones generales. El gobierno de Maduro afirma que es el rencor despreciable de los conversos lo que mueve sus acciones.

Miércoles 15 de marzo | 10:20

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a través de una carta al Consejo Permanente del organismo, dijo: “Si no se realizan elecciones generales bajo las condiciones estipuladas, pasaría a ser el momento necesario para aplicar la suspensión a Venezuela de las actividades de la Organización en función del Artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana”.

De esta manera, Luis Almagro, pidió este martes suspender a Venezuela del organismo como “última medida de presión para que el presidente Nicolás Maduro convoque elecciones generales”, es decir, anticipar las presidenciales que solo tendrían que realizarse a finales del 2018. Llegando incluso a exigir la celebración de "elecciones generales completas a la mayor brevedad", pero que si esos comicios no se convocan en un plazo de 30 días, la OEA debe apostar por la suspensión. La política de Almagro es la anticipación de las elecciones presidenciales en lo inmediato, y no tan solo las pendientes elecciones a gobernadores que deberían haberse realizado a finales del año pasado.

Como escribimos en un reciente artículo, la entrada al ruedo político de Almagro no es casual. Luego que la Casa Blanca impusiera sanciones económicas al vicepresidente, Tareck El Aissami, por presunto narcotráfico, y que Donald Trump exigiera que Leopoldo López “salga de la cárcel inmediatamente”, se desató toda una presión internacional en el continente en la voz de diversos presidentes latinoamericano contra Maduro como si fuera una orden del magnate. Así, tras realizar Trump comunicaciones telefónicas con los mandatarios de Perú, Colombia, Argentina y Panamá, así como la que realizara el Vice Mike Pence con el presidente de Brasil, todos confirmaran que uno de los temas de dichas conversaciones fue Venezuela.

Recordemos que el actual Secretario del Departamento de Estado, Rex Tillerson, ya había afirmado antes de ser confirmado por el Senado para su actual cargo que: “Vamos a seguir apoyando firmemente los esfuerzos del Secretario General de la OEA, Almagro, al invocar la Carta Democrática Interamericana para promover la normalización de la situación en Venezuela y restaurar las instituciones democráticas”. Y un editorial del diario The Washington Post, exigía que el gobierno de Trump “debería cabildear en la Organización de Estados Americanos para la acción contra el régimen de Maduro bajo la Carta Democrática Interamericana”.

Almagro, en un escrito de 75 páginas dirigido al Consejo Permanente, es furioso en su informe al afirmar que "Aprobar la suspensión del desnaturalizado Gobierno venezolano es el más claro esfuerzo y gesto que podemos hacer en este momento por la gente del país, por la democracia en el continente, por su futuro y por la justicia", defendiendo que la OEA "aún tiene la posibilidad de influir sobre la realidad venezolana" con la suspensión del país en el organismo. El excanciller uruguayo propone así al Consejo, que integran los 34 Estados miembros, que considere la decisión de suspender a Venezuela del ente, una posibilidad recogida en la Carta si se logra el voto a favor de dos tercios de los cancilleres en una Asamblea General extraordinaria.

La respuesta del gobierno de Maduro no se hizo esperar, y a través de un comunicado de la Cancillería, repudiaba el informe presentado por Luis Almagro, “lamentando” que éste "reanime las páginas más oscuras de la historia intervencionista y golpista" de la OEA, y tildando de "ilegítimo" e "ilícito" el informe del secretario de la OEA.

Amplía el comunicado que "Luis Almagro, conocido enemigo del pueblo de Venezuela, ha forjado falsos supuestos contra la República con el solo objetivo de promover la intervención internacional de nuestro país y acentuar la guerra económica contra la sociedad venezolana". Agregando que Almagro ha extralimitado sus competencias en la OEA donde su actuación "ha estado marcada por el abuso de poder, guiada solamente por el odio que profesa a Venezuela y su complicidad con la oposición golpista, extremista y antidemocrática venezolana". Prosiguiendo la nota oficial que: "Es el rencor despreciable de los conversos lo que mueve sus acciones, sus aberrantes escritos se perderán en la noche de la historia como ejemplo de hasta qué punto una persona doblegada es capaz de destruir la función de un organismo".

Almagro se ha convertido en uno de los portavoces más feroces del derechismo continental contra el Gobierno de Maduro completamente alineado con los intereses de la oposición derechista del país aglutinada en la MUD. El pasado 10 de febrero, luego de la luz verde que diera Trump, y en consonancia con lo declarado por el Secretario del Departamento de Estado, Rex Tillerson, ya había alertado que actualizaría el informe de 132 páginas sobre Venezuela en el que el pasado 31 de mayo concluyó que en Venezuela existe una "alteración del orden constitucional que afecta gravemente al orden democrático" para poder activar la Carta Democrática Interamericana de la OEA.

El que la decisión de Almagro tome curso, de acuerdo a diversos analistas, es si el Gobierno de Donald Trump, quiere presionar a Caracas también a través de la OEA. Para ello, según relató la agencia Efe, "EE.UU. es el único que puede convencer a los países del Caribe que ahora se resisten", en alusión al bloque de naciones integradas en Petrocaribe, la iniciativa impulsada hace 12 años por Venezuela para suministrar combustibles a los países miembros con condiciones ventajosas de pago.

Almagro considera que esta vez su ofensiva pueda tener mayor suerte que el pasado mes de junio de 2016, alimentando esperanzas en la nueva ofensiva del derechismo continental y de la mano de Donald Trump. Es un hecho que todos estos recientes movimientos ha reactivado nuevamente a la MUD que venía alicaída producto de sus fuertes divisiones internas luego de su fracaso de imponer el revocatorio a Maduro. Aunque Maduro ha venido con una línea de no confrontación con Donald Trump, habrá que ver qué curso puede tener la nueva ofensiva de Almagro, si tal como lo dijo Rex Tillerson que lo apoyarían, puede más bien estar actuando ya como punta de lanza del nuevo mandatario de la Casa Blanca.

Te puede interesar: Secretario de la OEA retoma su ofensiva contra Maduro de la mano de Donald Trump








Temas relacionados

Luis Almagro   /    Política Venezuela   /    OEA   /    Donald Trump   /    Mesa de Unidad Democrática (MUD)   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO