Política Venezuela

MOVIMIENTO OBRERO

Trabajadores protestaron en Caracas para rechazar la violación a los contratos colectivos

Desde las primeras horas de la mañana de este jueves, en la céntrica Plaza Caracas, los trabajadores y las trabajadoras realizaron una importante concentración donde participaron diferentes sectores que hoy luchan por la defensa de los contratos colectivos y por un salario digno.

Jueves 25 de octubre | 21:45

Esta manifestación en Caracas es una acción unificada de las luchas que hemos visto en los últimos meses, donde sectores de la clase trabajadora han comenzado a responder a los brutales atropellos por parte del gobierno de Maduro en cuanto a los derechos adquiridos en décadas de lucha, atropellos que benefician en toda la línea a la clase capitalista en su conjunto por lo que están de acuerdo con tales medidas de ajuste e incluso son pactadas con ellos.

Recordemos que las cámaras empresariales pusieron el grito en el cielo cuando Maduro decretó un mísero aumento en términos reales del salario mínimo alegando que eso “llevaría a la quiebra” a sus empresas, pero ahora aplauden la eliminación de conquistas laborales. En su momento el salario mínimo estaba prácticamente en un dólar, y fue elevado a 30 dólares de acuerdo al cambio del momento, pero que ya quedó reducido a 9 dólares al día de hoy al tipo de cambio del paralelo, esto en apenas mes y medio, y sigue cayendo en medio de la brutal hiperinflación, mientras los empresarios garantizan sus ganancias con precios casi dolarizados.

Es que las grandes mayorías obreras y populares venimos sufriendo calamidades producto de la profunda catástrofe económica, donde la escasez, la hiperinflación y la pulverización de los salarios han sido la norma en estos más de cuatro años de padecimientos. Un verdadero ataque en tenaza entre el gobierno y los empresarios, donde las calamidades las viene sufriendo el pueblo trabajador y pobre.

Pero al gobierno no le ha bastado hacer sufrir al pueblo en consonancia y total acuerdo con los capitalistas, como tener el salario reducido a la nada garantizando las ganancias de los empresarios, sino que decidió emprender un ataque mayor que los propios capitalistas del país festejan: eliminar de un plumazo todas las conquistas históricas que se han conseguido a través de las contrataciones colectivas, la mayoría de ellas en grandes jornadas de lucha, represión y hasta de muertes obreras.

En esta acción unificada en Caracas salieron a protestar trabajadores del Metro de Caracas, de la empresa Corpoelec, del Ministerio del Trabajo, trabajadores universitarios como de la UCV, USB y UPEL, trabajadores de la salud, obreros de los hospitales, trabajadores del Seniat, de Cantv, Ipostel, de la educación universitaria, incluso contó con la presencia de representantes sindicales del sector petrolero de la FUTPV, entre muchos otros. Se trata esencialmente de sectores dependientes del Estado, pues al momento trabajadores del sector privado no han venido participando a pesar de sufrir ellos mismos salarios de miseria e incluso este ataque a las contrataciones colectivas ya caen con fuerza también sobre sus hombros.

Los trabajadores y las trabajadoras que salieron a protestas alzaron sus pancartas y gritaron consignas, todas bajo el mismo reclamo: la exigencia por un salario igual a la canasta básica y la del respeto a los contratos colectivos. La manifestación continuó durante varias horas, y a una sola voz los trabajadores gritaban “Señor Presidente a usted lo invitamos a que sobreviva con el sueldo que ganamos”, y “no somos guarimberos, somos trabajadores”, entre muchas otras consignas. Incluso, en las puertas del edificio del Ministerio del Trabajo, las cuales estaban cercadas por un cordón policial no permitiendo que nadie pudiera acceder, sin miedo, cientos de trabajadores se concentraron para hacerse escuchar frente a un gobierno que hasta hoy no ha dado la cara ni respuestas.

El ataque a los contratos colectivos es parte del “déficit cero” del programa de ajuste del gobierno

Que el gobierno haya decidido emprender el ataque en toda la línea, en consonancia y de acuerdo con los empresarios, sobre los contratos colectivos sólo se puede entender en el marco de su política de “déficit cero” contemplado en el paquete de ajuste, con el cual buscan “recomponer” los ingresos del Estado y mejorar la rentabilidad empresarial metiendo mano en el bolsillo obrero y popular, afectando el salario y las conquistas históricas de la clase obrera, mientras en contraparte a las clases propietarias y explotadoras, al capital, se le exonera de ese ajuste.

Mientras se ataca el salario y conquistas históricas de la clase obrera, se le subsidia las ganancias al capital privado: se sigue pagando la deuda pública externa al capital usurario internacional, se mantiene la absoluta impunidad con todos los sectores de la burguesía nacional (la tradicional y la “boliburguesía”) que saquearon la renta petrolera con la enorme fuga de capitales, se les autorizan y legalizan a los empresarios los brutales aumentos de precios, y además el Estado deja de percibir millonarios ingresos al exonerar de impuestos a amplios sectores del capital privado, tanto internacional como nacional (transnacionales petroleras, exportadores, importadores de materia prima y bienes para la producción, Zonas Económicas Especiales, Arco Minero, etc.).

Por eso es que decimos que no es un paquete “rojo” ni ningún “socialismo salvaje” como quiere darle el mote la derecha en función de sus intereses capitalistas, al contrario, es un paquetazo capitalista agresivo contra los trabajadores, de acuerdo con el capital privado y la casta corrupta. La actual oposición aplicaría un paquete igual (o peor).

La acción unificada de Caracas impone la necesidad urgente de un Encuentro Nacional de Trabajadores

La acción llevada a cabo este jueves en Caracas es una expresión más de esa tendencia que ya se viene dando en las calles en diversas regiones del país frente a estos ataques: la unidad de todas las luchas que se vienen desarrollando para golpear con un solo puño. También pone negro sobre blanco la urgente necesidad de plantar con firmeza en el escenario nacional los intereses de la clase trabajadora, la más grande del país y la que hace andar las ruedas del mismo.

Colocar en el centro de la escena nacional nuestras fundamentales demandas implica la más grande unidad de clase, una unidad que ya ha comenzado a sembrarse en los lugares de trabajo. Pero tiene que profundizarse: los trabajadores, las trabajadoras, activistas y sindicatos de base, debemos impulsar asambleas en nuestros centros de trabajo, coordinando nuestra pelea entre las distintas empresas e instituciones públicas, avanzando en la realización de encuentros regionales de trabajadores en lucha, donde podamos discutir todos estos problemas y la situación del país, definir nuestra propia agenda, articular las luchas que hoy se dan por separados. Encuentros regionales para terminar construyendo un gran encuentro nacional de trabajadores.

Hay iniciativas en este sentido, como la intersectorial de Anzoátegui y la que se desarrolla en Caracas donde diversos sindicatos discuten un encuentro de trabajadores. Pero no se trata de encuentros solo de dirigentes sindicales, “por arriba”, sino verdaderos encuentros donde puedan expresarse las bases en lucha, donde participen delegados/as electos por la base en sus lugares de trabajo, con mandatos que les den sus respectivas asambleas. Encuentros de este tipo pueden ser una potente instancia de coordinación para definir planes de la lucha unificados.

¡Hay que derrotar este plan antiobrero!

Se trata de derrotar este plan antiobrero del gobierno de Maduro y los empresarios, por eso consideramos también que, en las distintas reuniones sindicales regionales, y más aún, a nivel nacional debe debatirse también la necesidad de levantar un programa de emergencia obrero y popular, contrapuesto a las “soluciones” antiobreras, empresariales y de mayor subordinación nacional al capital extranjero que proponen tanto el gobierno como la oposición. Ellos, los de la clase capitalista y sus políticos (bien del gobierno o de la oposición) pretenden “recuperar” su economía atacando como siempre nuestros intereses y condiciones de vida, por eso son feroces e inclementes en imponer su interés de “rentabilidad” y ganancia por sobre todas las demás necesidades de las familias obreras y populares.

Un programa como el que planteamos, además del respeto íntegro a los contratos colectivos y un salario igual a la canasta básica familiar, indexado según la inflación, son impostergables cuestiones como el no pago de la deuda externa y la repatriación obligada de los capitales fugados por banqueros, empresarios y altos burócratas (para destinar esos recursos a las necesidades urgentes del pueblo y del país), un verdadero control obrero y popular del abastecimiento y de los precios, ejercido directamente por los propios trabajadores y las comunidades, no por el gobierno, los empresarios ni los militares.

Hay que decir claramente: ¡Que sean los capitalistas y la burocracia estatal corrupta quienes que paguen por todo este desastre económico! ¡Ellos lo crearon, ellos deben pagar! La clase trabajadora y el pueblo pobre deben decir claramente: ¡nos negamos a seguir pagando sus crisis!

Desde esta perspectiva es que las y los militantes de Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) participamos en la manifestación desarrollada en Caracas, así como en las propias luchas donde estamos participando directamente, siendo parte de los procesos de organización y pelea en los lugares donde trabajamos, así como desde el apoyo militante y la difusión de las luchas desde La Izquierda Diario, una herramienta que ponemos a disposición de la clase trabajadora que pelea por sus intereses fundamentales.






Temas relacionados

Paquetazo Venezuela   /   Crisis Venezuela   /   Convenios colectivos   /   Política Venezuela   /   Mundo Obrero Venezuela   /   Nicolás Maduro   /   Salarios

Comentarios

DEJAR COMENTARIO