Mundo Obrero

BUROCRACIA SINDICAL

Una semana de pruebas y debates en el movimiento obrero

ATE parará este jueves y Moyano moviliza el 21. El sindicalismo combativo participará con una columna independiente y la exigencia de plan de lucha unificado. El sábado 17, habrá un encuentro en el Hospital Posadas para coordinar las luchas que resisten en serio al ajuste de Macri.

Miércoles 14 de febrero | Edición del día

Este jueves arranca una semana intensa para la lucha del movimiento obrero. Las cúpulas de los principales sindicatos se pelean entre ellas pero toman nota del descontento obrero. Están los que paran el 15 y los que movilizan el 21, todos divididos. Mientras tanto los que resisten en serio el ajuste acudirán a la convocatoria de las trabajadoras y los trabajadores del Hospital Posadas para coordinar las luchas.

La agitada semana arrancará mañana jueves 15 de febrero con la convocatoria de ATE Nacional a un paro de 24 horas. El comunicado del sindicato estatal dice que la medida es “en rechazo a los despidos en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), así como otras instituciones como el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), la mina de carbón Río Turbio y el Hospital Posadas. Con la mayoría de las provincias presentes se resolvió parar, movilizar con cortes de rutas y realizar caravanas en la zona metropolitana”.

Por su parte Hugo Moyano convocó a movilizarse el otro jueves, 21 de febrero, y desde que lanzó la medida se fueron bajando varios de los que en un principio la fogoneaban, como el triunviro Carlos Acuña (Estaciones de servicio) y Luis Barrionuevo (Gastronómicos). Solo el triunviro Juan Carlos Smidh se mantiene fiel a la convocatoria del camionero, su mentor.

En palabras de Acuña (sostenidas por Barrionuevo), no participarían de una marcha de la que participen el kirchnerismo y la izquierda, ya que “nunca tuvieron nada que ver” con ellos.

Solo están de acuerdo para dividir a la clase obrera

Así, la marcha contra el Gobierno tendrá como protagonista central al sindicato de Camioneros y un grupo reducido de sindicatos de la CGT, entre los que se cuenta la Asociación Bancaria, conducida por el kirchnerista Sergio Palazzo y los siempre leales a Moyano. El resto de los respaldos a Moyano serán por fuera de la estructura tradicional de la central obrera: estarán las dos CTA, de Hugo Yasky y Pablo Micheli, y movimientos sociales como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Y también se prevé la adhesión de sectores políticos referenciados en Cristina de Kirchner.

Los llamados “Gordos” e “Independientes”, entre los que se encuentra el triunviro Héctor Daer, y otros gremios estratégicos como los del transporte, ya le habían dado la espalda a la convocatoria del 21 de febrero. Son los gremios que mejor relación mantienen con el Gobierno. El fin de semana siguieron ese camino Gerardo Martínez (Uocra) y Víctor Santamaría (encargados de edificios).

Mientras un sector de la CGT y las CTA llaman a medidas aisladas, sin realizar asambleas en los lugares de trabajo, sin un plan de lucha serio para enfrentar el ajuste, hacen que la fuerza de los trabajadores se divida. Es un tradicional método que manejan las direcciones sindicales para aislar y separar las luchas en vez de coordinarlas y pelear de conjunto contra el ajuste.

La alternativa en manos de los que luchan

Te recomendamos: Del Caño: “El 21F vamos a ir a exigir a los sindicatos plan de lucha y paro nacional”

Hay luchas ejemplares que vienen siendo una referencia para el conjunto de la clase obrera de cómo enfrentar los despidos. Los trabajadores del Hospital Posadas, los mineros de Río Turbio, los fabriqueros de Fanazul, los despedidos del INTI y los ingenios del norte del país, marcan un camino diferente para enfrentar al Gobierno y las patronales.

Los millones de trabajadoras y trabajadores que, por pura responsabilidad de la dirección traidora de los sindicatos y centrales , son impedidos de organizarse para luchar de forma coordinada, tienen en esas luchas decididas, con medidas de acción directa, cortes de truta, ocupación de edificios y movilizaciones en la calle, una alternativa.

Y gran parte de esas experiencias de resistencia obrera se darán cita el próximo sábado 17 en un encuentro de trabajadores en lucha convocado por los despedidos del Hospital Posadas donde participarán mineros de Río Turbio, médicos residentes de La Plata, trabajadores estatales, tercerizados de los aeropuertos, del subte y muchas de las agrupaciones que forman parte del Movimiento de agrupaciones clasistas (MAC). Las adhesiones de diferentes sectores obreros surgieron desde las mismas bases, en los lugares de trabajo y a través de asambleas (algo que lógicamente preocupa a las dirigencias burocráticas).

La convocatoria tiene entre sus impulsores más decididos al PTS en el Frente de Izquierda, que permanentemente plantea la exigencia a las centrales y sindicatos para que se pongan a la cabeza de la lucha pero también propone la conformación de un polo de coordinación para desarrollar y organizar la bronca y el descontento que se manifiesta en los lugares de trabajo.

Vale destacar que el sindicalismo combativo también estará en las jornadas tanto del 15 como el 21. El Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC), sacó una declaración donde critica la actitud que vienen teniendo tanto el moyanismo como ATE y la CTA, pero como las movilizaciones plantean reclamos correctos y participarán seguramente muchos trabajadores, propone impulsar una columna independiente. "En ambas jornadas exigiremos a las centrales y sindicatos que dicen oponerse a los despidos y convocan a movilizaciones como las del 15 y el 21, que apoyen los conflictos en curso y convoquen un plan de lucha unificado, que tiene que empezar por un paro general por todos los reclamos obreros", plantea el MAC.

Es necesario que cada vez más trabajadoras y trabajadores, tengan la condición que tengan (efectivos, contratados, tercerizados, en negro, despedidos, desocupados) y sean del gremio que sean, debatan y decidan democráticamente cómo enfrentarse al Gobierno. Así, además, estarán en mejores condiciones para exigirles a las direcciones sindicales que dividen a la clase trabajadora y solo defienden sus intereses propios, convoquen a un paro general y encabecen una plan de lucha con continuidad en el tiempo para enfrentarse a los despidos y a las políticas de hambre que el Gobierno descarga sobre el pueblo trabajador.

Te puede Interesar: Coordinemos todas las luchas y exijamos un plan de lucha unificado








Temas relacionados

21F   /    Sindicato de Camioneros   /    Yacimiento Carbonífero Río Turbio   /    Río Turbio   /    Hospital Posadas   /    INTI   /    Burocracia sindical   /    ATE   /    CGT   /    Hugo Moyano   /    CTA   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO