www.laizquierdadiario.com.ve / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

Policía y Guardia Nacional impidieron marcha de trabajadores de la Refinería Amuay
Corresponsal La Izquierda Diario en Falcón

Por la vía de la intimidación con presencia policial, antimotines de la GNB y del cuerpo de PCP (Protección y Control de Pérdidas) de la empresa, se impidió la marcha de trabajadores petroleros pautada para el martes 10 de septiembre.

Link: http://www.laizquierdadiario.com.ve/Policia-y-Guardia-Nacional-impidieron-marcha-de-trabajadores-de-la-Refineria-Amuay

Tal como estaba pautado en la convocatoria, una masa de trabajadores del Centro de Refinación Paraguaná comenzaron a aglomerarse desde tempranas horas en las inmediaciones del Estacionamiento de Puerta 1 de la Refinería Amuay, con el objetivo de marchar hacia el edificio administrativo NEOA, pero a la par se dieron cita para auxiliar al personal de PCP (Protección y Control de Pérdidas) de la empresa por órdenes de la Gerencia, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía con el propósito de intimidar y obstaculizar la marcha.

Entre 7:00 y 7:20 aproximadamente, cuando la afluencia mostró su mayor alcance llegando a superar el centenar de trabajadores (mayoritariamente compuesto por personal de PDV Mantenimiento y trabajadores de planta permanentes de la empresa), fue cuando más se manifestó la espontaneidad del movimiento, sin presencia de dirigencias sindicales.

Sin altoparlantes de ninguna clase, desde puntos diversos de la manifestación surgieron voces con frases como “Somos los que pusimos en marcha la industria bajo el paro petrolero y lo volvimos a hacer tras la explosión de Amuay, somos los llamados a reconstruir la dignidad de la industria y de los trabajadores”, otras que rápidamente ganaron eco con consignas tales como: “No queremos bolsas, queremos salarios”, “Salario, salario, salario…”, que se fueron repitiendo hasta el momento en que se llama a aglutinarse lo más posible para deliberar sobre el destino a tomar.

A pesar del desarrollo pacífico y legítimo de la manifestación, al momento de concentrarse en este punto se pudo notar cómo los efectivos policiales y de la GNB se preparaban para intervenir, de hecho ya a las afueras del estacionamiento donde los trabajadores se encontraban, el personal de PCP lograba poner un freno a la entrada de medios televisivos locales como A1TV que llegaba para cubrir el hecho, en quienes la mayoría de los trabajadores veía la garantía de una marcha sin represión abierta.

Los primeros en tomar la palabra fueron operadores de planta que cuentan con larga data y trabajadores de PDV Mantenimiento que hace meses vienen bregando por levantar el movimiento, haciendo hincapié en que los reclamos salariales sean oídos por los entes competentes, manifestando entre otros reclamos que en operaciones hasta el agua para los trabajadores escasea.

Pero si bien algunos se manifestaban muy dispuestos a marchar (“vinimos para marchar, por qué no lo hacemos”, “ya no tenemos nada que perder”) e incluso a reforzar el movimiento de trabajadores haciéndose escuchar con manifestaciones continuas, estas voces no lograron arrastrar a la masa crítica suficiente para devolverle a los convocados la confianza para hacerlo, menos cuando otras voces más ganadas por el clima de intimidación llamaron a canalizar los reclamos a través de comités de delegados trazándose una ruta hacia el Ministerio del Trabajo o hacia PDVSA La Campiña en Caracas, con las peticiones del movimiento.

Al no contar con la presencia de dirigencia sindical alguna, la extrema espontaneidad del movimiento bajo este clima de intimidación montada por la presencia policial (siempre articulada con PCP) de la PNB y la GNB con su artillería lista para accionar en el momento en que se abriera curso a la marcha, surtió sus efectos dividiendo las opiniones de los convocados entre quienes estaban en favor de abrirse paso y quienes estaban en función de otras salidas.

Todo esto terminó por incidir en el ánimo de la masa de trabajadores allí concentrados permitiendo que ganaran los diferentes temores (a la represión, a los despidos, a la cárcel) que se encuentra latente en entre los trabajadores actualmente en el país.

Sin embargo, un sector de trabajadores sostuvieron la necesidad de abrir curso a la marcha, y proponían manifestaciones periódicas para calentar el ambiente y hacerse escuchar. Se terminó acordando convocar a una nueva asamblea en el mismo sitio este jueves a las 7:00 AM.

También puedes leer: Motivos sobran para que trabajadores del Centro de Refinación Paraguaná se movilicen el martes

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ LaIzquierdaDiarioVenezuela
@laizqdiariove
www.laizquierdadiario.com.ve / Para suscribirte por correo, haz click aquí