×
×
Red Internacional

Renuncia el gobernador de Nueva York.Andrew Cuomo no es sólo una "manzana podrida" del Partido Demócrata

El gobernador de Nueva york ha dimitido luego del informe sobre los casos de acoso sexual; no se trata de "la manzana podrida", Andrew Cuomo es un caso entre muchos de este sistema.

Martes 10 de agosto de 2021 | Edición del día

Andrew Cuomo renunció como gobernador de Nueva York una semana después de que un informe condenatorio confirmara que había acosado sexualmente a varias mujeres.

El informe del 3 de agosto destaca que Cuomo acosó sexualmente de 11 mujeres y describe los intentos de su equipo para desacreditar a quienes lo acusaron. Ahora enfrenta cargos penales en relación a uno de estos acosos. Respondió con un extraño video de él mismo besando a la gente en la mejilla, negando cualquier irregularidad. Pero el informe oficial fue muy contundente como para ser ignorado: el Partido Demócrata, incluido el presidente Joe Biden, se declaró rápidamente en su contra, y Cuomo se vio obligado a dimitir.

Leer más: Biden dijo que el alcalde de Nueva York debe dimitir por los casos de abuso sexual

Incluso ahora, Cuomo se ha negado a reconocer cualquier irregularidad. Dijo: "En mi mente, nunca he cruzado la línea con nadie, pero no me di cuenta de hasta qué punto se ha vuelto a trazar la línea".

Buen viaje, Andrew Cuomo.

Será sucedido por la vicegobernadora Kathy Hochul, una demócrata que recorrió el estado con un eslogan de campaña: "Ya es suficiente" sobre el acoso sexual, pero mantuvo la cabeza baja y afirmó que sería inapropiado que ella realice declaraciones cuando las acusaciones contra Cuomo comenzaron a salir a la luz.

No hay dudas de que no es una alternativa a la izquierda de Cuomo. De hecho, se había opuesto a permitir que los inmigrantes indocumentados obtuvieran licencias de conducir, y solo cambió de opinión cuando los agricultores que explotan a esos inmigrantes dijeron que apoyaban la idea. Ella ha estado al lado de Cuomo en todas sus políticas y, en su mayoría, permaneció fuera del centro de atención.

Los numerosos acosos sexuales no son la única razón para repudiar a Cuomo. A pesar de ser elogiado por sus acciones durante el apogeo de la pandemia de coronavirus, ahora está claro que encubrió la muerte de miles de personas mayores en hogares de ancianos. De hecho, Cuomo tiene la responsabilidad por la muerte de muchas personas debido a la falta de fondos y la falta de personal en los hospitales, incluso en medio de la pandemia de Covid-19. Como explicó The Nation, Cuomo "presidió más de una década de cierres y concentración de hospitales, dando prioridad al ahorro de costos sobre mantener abiertas las instituciones de atención médica populares".

Además, Cuomo ha recortado los fondos para la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) y el sistema educativo estatal y municipal en general, y también ha destruido el sistema de transporte público. Durante el levantamiento por Black Lives, supervisó la represión contra los manifestantes y los arrestos masivos e instauró un toque de queda a las 8 p.m. para sofocar las protestas. Sin embargo, Cuomo ha sido apoyado continuamente por los sindicatos de la salud y los sindicatos de la ciudad de Nueva York en su conjunto, a pesar del daño que estaba haciendo a las mujeres a puerta cerrada y a la clase trabajadora de Nueva York en sus políticas.

En este sentido, los acosos sexuales perpetrados por Andrew Cuomo no están en contradicción con su política capitalista, racista y sexista. Sus políticas son violentas contra la gente de color, contra las mujeres y contra la clase trabajadora. Han conducido directamente a muertes y condiciones precarias e inseguras para la clase trabajadora, especialmente las mujeres de color. Por lo tanto, no debemos condenar solo sus acciones hacia mujeres de forma individual, ni debemos separar estos actos de su política más amplia. Cuomo ha sido profundamente violento y dañino para la clase trabajadora del estado de Nueva York, así como para las mujeres a las que ha acosado sexualmente.

Dicho esto, las declaraciones del presidente Biden que condenan a Cuomo son extremadamente hipócritas dadas las acusaciones verosímiles en su contra, que todo el Partido Demócrata quiso silenciar. De hecho, la defensa de Biden fue asombrosamente similar a la de Cuomo, llamándose a sí mismo un tipo pasado de moda que es excesivamente “sobón”.

La verdad es que los partidos demócrata y republicano en su conjunto están llenos de Joe Bidens, Bill Clinton, Donald Trumps, Andrew Cuomos, Brett Kavanaughs y miles de otros hombres ricos y poderosos cuyo dinero y poder les ayudan a salirse con la suya y con todo.

De hecho, el caso de Cuomo destaca un aspecto más repulsivo de la maquinaria del Partido Demócrata: el papel que han desempeñado las organizaciones sin fines de lucro para sostener y mantener estas cifras y actuar como representantes del Partido Demócrata. Roberta A. Kaplan, presidenta de Time’s Up y cofundadora de su fondo de defensa legal, estuvo involucrada en el intento de desacreditar a una de las víctimas de los acosos de Cuomo.

De hecho, revisó un borrador de un artículo de opinión que ataca al personaje de Lindsey Boylan, la primera asistente de Cuomo que lo acusó públicamente de acoso sexual. No hace falta decir que Kaplan también se negó a aceptar las acusaciones de Tara Reid contra Joe Biden.

No fue solo Kaplan. Alphonso David, presidente de Human Rights Campaign (HRC), el grupo de presión LGBTQ más grande del país, también participó en la redacción de esta carta. Tina Tchen, la directora ejecutiva de Time’s Up también está implicada, ya que Cuomo se acercó a ella en un intento de esquivar las acusaciones. En resumen, estas organizaciones sin fines de lucro son de hecho representantes del Partido Demócrata. El HRC y Time’s Up no están interesados en promover los derechos de las personas oprimidas; están interesados en canalizar esos movimientos hacia el Partido Demócrata y defender a los políticos demócratas.

Cuomo se vió obligado a dejar el cargo, por ahora. Debido a que renunció y no fue acusado legalmente, no se le prohíbe ocupar un cargo en el futuro. Por un lado, esto es el resultado de décadas de movimientos feministas que se negaron a normalizar la agresión sexual por parte de hombres ricos y poderosos, y de las personas que hablaron en el movimiento #MeToo, que se movilizaron contra Brett Kavanaugh y contra Donald Trump.

La renuncia de Cuomo es también una maniobra cínica del Partido Demócrata para manifestarse de la boca para afuera y presentarse como luchadores progresistas contra los acosos sexuales, y eso es una porquería.

El Partido Demócrata está lleno de gente como Cuomo y promueve políticas violentas a escala nacional e internacional. No debemos dejar que el Partido Demócrata salga del apuro y no debemos comprar este cínico intento de parecer que son parte de la lucha.

Este artículo fue publicado originalmente en Left Voice, parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario.

Traducción: Gloria Grinberg




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias