Internacional

CORONAVIRUS Y CRISIS

Aumenta el desempleo en Brasil y golpea con fuerza a mujeres, negros y jóvenes

Según una encuesta del instituto de estadísticas de Brasil, la tasa de desempleo en el segundo trimestre de 2020 alcanzó un promedio del 13,3%, lo que representa un aumento del 1,1% con respecto al primer trimestre (12,2%) y del 1,3% en el mismo trimestre del año. 2019. Las mujeres, los negros y los jóvenes son la parte más afectada de la población, con promedios que superan la media del país.

Lunes 31 de agosto | 16:40

El viernes pasado se dieron a conocer los datos del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística) sobre el aumento del desempleo en el país. Los estudios muestran un incremento paulatino de la tasa de desocupación en relación a los trimestres anteriores, desde 2019, culminando en 13,3% en el segundo trimestre de 2020. La tasa de desempleo, aumentó en 11 estados del país, en relación al primer trimestre de 2020. Los datos más alarmantes son las tasas en relación al género, con un promedio del 12% entre los hombres (por debajo de la media nacional) y del 14,9% entre las mujeres (por encima de la media nacional). Las clasificaciones de grupos de edad también presentan la tasa más alta entre los más jóvenes, con un 42,8% entre los jóvenes de hasta 17 años y un 29,7% entre la población de 18 a 24 años. En cuanto a los datos referidos al corte racial, entre los blancos el desempleo promedio es del 10,4% mientras que la población negra está en 15,8%, por encima de la media.

El desempleo en crecimiento exponencial es el reflejo más claro de la política bolsonarista de trabajo precario, falta de derechos laborales y la aceleración de la informalidad que ha llevado a cabo el presidente ultraderechista desde el inicio de su mandato, como la reforma laboral, uno de los principales ataques a la clase trabajadora.
También se encuentra la llamada "billetera verde y amarilla", que hace que los jóvenes, el grupo de edad más afectado, solo puedan acceder a trabajo precarios, ya que se le permite a los empresarios emplearlos sin los derechos laborales del resto de los trabajadores.

En medio de la crisis del nuevo Coronavirus, la mayor crisis de salud que ha enfrentado el país, la decisión del Gobierno de Bolsonaro fue hacer demagogia con el tema económico y el mantenimiento de puestos de trabajo, mientras que, de hecho, solo aprovechó la oportunidad para llenar aún más los bolsillos de los grandes empresarios con subsidios y préstamos de miles de millones de dólares y, en particular, bancos que tenían un paquete de inyección de 1,2 billones liberado a través del Banco Central.
Mientras tanto, aprobó facilidades para precarizar a los trabajadores, como reducción de salarios y horas extra, despidos masivos, entre otros ataques. La consecuencia de esta política al servicio de los capitalistas fueron los ataques brutales dirigidos a los trabajadores, como los despidos masivos en Latam, donde miles de trabajadores fueron despedidos en medio de la crisis, y los trabajadores restantes quedaron con reducción salarial. También se demuestra en la precariedad y ataque a los trabajadores del correo, que se encuentran en huelga contra el intento de desmantelar su convenio colectivo y contra la precariedad en relación a las condiciones laborales, y la falta de Equipo de Protección Personal en medio de la pandemia, impuesta por el bolsonarista negacionista, general Floriano Peixoto, actual director del correo estatal. El ataque al convenio colectivo prevé el recorte unilateral de 70 de las 79 cláusulas, arrasando con varios derechos del sector, como el tiempo de licencia por maternidad, horas extras, trabajo insalubre, cupones de alimentos, entre otros.

Entre las mujeres, así como entre la población negra, la alta tasa de desempleo formal se refleja en una extrema precariedad en trabajos informales como aplicaciones de reparto y otros servicios "uberizados", que explotan a los trabajadores hasta los huesos, sin ningún derecho laboral, y pueden incluido el bloqueo del servicio cuando lo deseen, sin ninguna consecuencia.

Ante todo esto, Bolsonaro, ahora, además de atacar a la clase trabajadora, relegándola a la miseria y eliminado derechos laborales en medio del momento más crítico de la historia reciente del país, asegura que incluso la ayuda de emergencia de 600 reales, que no representa ni siquiera el mínimo para sobrevivir, para muchas familias, es muy caro para el Estado. Una vez más, con la única intención de descargar la crisis sobre los trabajadores, los pobres, los negros, las mujeres y los jóvenes, a favor de los bolsillos de los empresarios, Bolsonaro utiliza de nuevo al Banco Central para liberar 325 mil millones para el tesoro nacional, para pagar a los acreedores de la deuda pública, los que se enriquecen cada vez más con una deuda fraudulenta, llevándose el dinero del pueblo brasileño.






Temas relacionados

Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Jair Bolsonaro   /   Brasil   /   Desempleo   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO