×
×
Red Internacional

Opinión. Biden duplica el apoyo de Estados Unidos al genocidio de Israel sobre Palestina

A pesar de los recientes cambios retóricos de Biden, su gobierno está aumentando el apoyo al genocidio en curso de los palestinos en Gaza y Cisjordania. Él y todo el régimen estadounidense deben rendir cuentas por estos crímenes.

Jueves 14 de diciembre de 2023 | Edición del día

A estas alturas, todos en Gaza tienen amigos o familiares que han sido asesinados o heridos por el ejército israelí. En sólo dos cortos meses, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han matado a no menos de 18.000 personas y herido a cerca de 50.000 más. En total, esto significa que uno de cada 30 habitantes de Gaza ha sido asesinado o herido por Israel.

Mientras tanto, según Al Jazeera, más del 80% de los habitantes de Gaza se han quedado sin hogar debido al bombardeo, cientos de miles de personas se encuentran con escasez de agua potable, y miles más están literalmente enfrentándose a la hambruna. Israel afirma que tales horrores son un subproducto inevitable de su guerra contra lo que llama terroristas de Hamás. Pero lo que se está desarrollando en Gaza no es una guerra entre Hamás e Israel, como la prensa pro imperialista quiere hacernos creer. Es un castigo colectivo contra el pueblo palestino, cuyo objetivo final es la subyugación total, el traslado forzoso y la destrucción de la población palestina en los territorios ocupados. Y está sucediendo con el pleno apoyo del régimen estadounidense.

Al contrario de los informes de que el presidente Biden está imponiendo más condiciones al apoyo a Israel y de algunos comentarios de funcionarios de alto rango de la administración, incluida la vicepresidenta Kamala Harris – al denunciar el recuento de muertes de civiles-, el régimen de Biden ha redoblado recientemente su apoyo al genocidio israelí. Esto quedó claro una vez más el domingo, cuando el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken expresó su inequívoca aprobación por la guerra indefinida de Israel contra Gaza, y dijo a ABC News que "Queremos asegurarnos de que Israel tenga lo que necesita para defenderse contra Hamás". Ese mismo día, Blinken le dijo a CNN que Israel, no Estados Unidos, decidirá cuándo poner fin a su guerra contra Hamas, contradiciendo los llamados anteriores de Estados Unidos para que Israel termine la guerra antes de fin de año y dandole efectivamente luz verde para continuar el conflicto durante el tiempo que sea necesario para lograr sus objetivos genocidas.

Estas declaraciones se produjeron justo un día después de que el gobierno de Biden eludiera la aprobación del Congreso para conceder más ayuda militar a Israel, ordenando al Pentágono que vendiera más de 14.000 cartuchos para tanques de alto poder explosivo a las FDI. Se trata de las mismas municiones que se han utilizado durante todo el asalto israelí a Gaza para aterrorizar a la población civil, paralizar las infraestructuras palestinas y destruir carreteras, viviendas y edificios de apartamentos. Estas armas también se han utilizado para matar a varios periodistas palestinos.

Esta decisión de eludir directamente el actual punto muerto en el Congreso sobre la financiación de Israel y Ucrania, algo que los republicanos han intentado vincular a una mayor militarización de la frontera estadounidense, siguió de cerca la votación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para pedir un "alto el fuego humanitario" en Gaza, que Estados Unidos vetó rápidamente. La resolución, que contó con el apoyo de casi todos los demás miembros del Consejo de Seguridad, a excepción del Reino Unido (que se abstuvo), ni siquiera era un alto el fuego permanente, sino un mero intento de detener los bombardeos el tiempo suficiente para permitir el envío de ayuda humanitaria a Gaza, incluidos alimentos, agua y suministros médicos muy necesarios. Este veto, que es en realidad una contradicción de los anteriores llamamientos de la administración Biden a un alto el fuego humanitario, es un ejemplo más de la distancia entre la retórica del presidente y las acciones del Estado estadounidense.

Este giro hacia un apoyo aún mayor a Israel se produce en medio de crecientes llamamientos nacionales e internacionales a un alto el fuego permanente. Desde octubre, millones de personas han salido a la calle en multitudinarias manifestaciones en todo el mundo para mostrar su solidaridad con la lucha del pueblo palestino. Muchos de estos manifestantes critican con razón la actual ocupación y la campaña genocida que Israel lleva décadas llevando a cabo contra el pueblo palestino. Consideran correctamente que el actual asalto a Gaza forma parte del proyecto más amplio de Israel de socavar lentamente las ambiciones nacionales de los palestinos. Pero un grupo mucho más amplio de personas está cada vez más indignado por el increíble número de víctimas civiles de la guerra y ha hecho suyo el llamamiento a un alto el fuego permanente como principal exigencia. Y no son los únicos. De hecho, las encuestas muestran que una mayoría casi absoluta (61%) de la población estadounidense también apoya un alto el fuego permanente. Mientras tanto, algunos de los sindicatos más importantes de Estados Unidos, como el Sindicato de Trabajadores Postales y el sindicato United Auto Workers, con casi 400.000 afiliados, han firmado una declaración en la que exigen un alto el fuego inmediato. Incluso antiguos aliados de Estados Unidos, como Japón y Francia, han apoyado el llamamiento de la ONU a un alto el fuego humanitario, dejando a Estados Unidos e Israel cada vez más aislados.

En respuesta a este creciente movimiento -que tiene lugar a sólo once meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos- uno pensaría que Biden intentaría apaciguar a estos votantes potenciales adoptando una postura más dura hacia la masacre de civiles por parte de Israel, y sin embargo ha hecho exactamente lo contrario. Incluso las críticas más recientes del presidente a Netanyahu este último martes (que tenían más que ver con visiones opuestas sobre quién debería liderar Gaza después de Hamás), estaban encajonadas entre enérgicas declaraciones de apoyo total a Israel. "No vamos a hacer absolutamente nada más que proteger a Israel en el proceso. Ni una sola cosa", dijo el Presidente. De hecho, en lugar de utilizar su influencia para llamar la atención sobre el genocidio que se está desarrollando en Gaza y forzar un alto el fuego, Biden está utilizando todos los métodos a su alcance para silenciar los llamamientos a poner fin a los combates y está enviando más armas para el ejército que actualmente está llevando a cabo ese genocidio, una medida que sin duda alejará aún más a los votantes.

¿Cómo explicamos esto? La respuesta oficial del Departamento de Estado es que cualquier cese del ataque de Israel contra Gaza permitiría a Hamás reagruparse y rearmarse, pero esto es sólo una pequeña parte de la ecuación. Si bien Hamás es actualmente una espina clavada en el costado de Israel, tanto Estados Unidos como Israel promovieron cínicamente y luego utilizaron a Hamás como una excusa conveniente para disculparse por los objetivos militares de Israel durante décadas. Como cualquier otro presidente estadounidense anterior a él, el apoyo inequívoco de Biden a Israel está ligado a los intereses estratégicos a largo plazo del imperialismo estadounidense, y si bien es cierto que Biden preferiría no ver una escalada regional del conflicto, su objetivo principal es garantizar el actual dominio militar del aliado más cercano de Estados Unidos en Medio Oriente. Y si esto significa aplastar a Gaza, que así sea.

Por supuesto, a Biden le preocupan sus propias perspectivas de futuro y las de su partido y, en ese sentido, él y su gobierno han tratado de caminar por una fina línea entre el pleno apoyo a Israel y una apariencia de preocupación por las víctimas civiles. Pero Biden también ha aprendido las lecciones de la última tregua, que sólo prolongó la duración del asalto en curso y que supuso una enorme victoria de relaciones públicas para Hamas, que demostró que era capaz de coordinar negociaciones honestas incluso bajo el ataque de uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Como cada vez son más los votantes que amenazan con quedarse en casa en noviembre, lo último que quiere Biden es llegar a las elecciones generales con un conflicto en Gaza que sigue pendiendo sobre la cabeza de su partido. Todo esto sugiere que el objetivo tanto de la retórica como de las acciones del presidente estadounidense es proporcionar a Israel los medios militares y la cobertura política que necesita para alcanzar lo antes posible sus objetivos militares inmediatos en Gaza, incluida la destrucción total de Hamaqs como organización política. La preocupación por la humillación y el asesinato de civiles, y por la crisis humanitaria y el genocidio que se están produciendo en Gaza son, como es lógico, secundarios con respecto a este objetivo.

Todo esto demuestra que los fines del imperialismo y la verdadera autodeterminación son diametralmente opuestos. Una solución justa a la ocupación de Palestina es imposible sin la participación de la clase obrera regional e internacional, independiente de organizaciones como Hamas, que ha enganchado su carro a la estrella de regímenes represivos, antiobreros, teocráticos y burgueses como Irán, Turquía y Qatar. Construir un movimiento por la justicia real en Palestina significa construir el poder organizativo revolucionario de la clase obrera en todo Oriente Medio y aquí en casa, en la ciudadela del imperialismo. Esto sólo puede lograrse mediante una lucha revolucionaria que incluya la formación de un partido independiente de la clase obrera por el socialismo que sea una verdadera alternativa política al régimen de Biden y al Estado imperialista estadounidense. Todos los que están hartos del capitalismo y han jurado no votar nunca por el genocida Joe tienen un papel que desempeñar para hacer realidad ese partido.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias