Internacional

BRASIL // GOBIERNO TEMER

Brasil: nuevo ministro de Justicia promete represión a los movimientos sociales

Con un extenso currículum represivo, el nuevo Ministro de Justicia de Temer, Alexandre de Moraes (PSDB), promete represión a los sectores que luchen contra el gobierno golpista y los ajustes.

Sábado 14 de mayo de 2016

El nuevo ministro de Justicia, el exsecretario de Seguridad Pública de Alckmin, Alexandre de Moraes, sostuvo este jueves que la actuación "violenta’’ de movimientos sociales deberá ser combatida. Según el nuevo ministro del gobierno golpista de Temer: "A partir del momento que tanto el Movimiento Trabajadores Sin Techo (MTST), ABC, o ZYH, dejen de hacer uso del libre derecho a manifestarse para quemar neumáticos, poniendo en riesgo a las personas, serán actitudes delictivas, que serán combatidas, así como esos delitos”. El nuevo ministro hacía estos anuncios, el mismo día en que en San Pablo la policía del gobernador Alckmin, con apoyo del Ministerio Público reprimía y detenía a estudiantes en lucha, sin autorización judicial.

Para poder pasar los duros ataques contra los trabajadores y otros sectores populares de la sociedad, el gobierno golpista de Michel Temer tendrá que enfrentar las luchas que ya se están desarrollando en la educación, contra los ajustes, especialmente protagonizadas por los estudiantes secundarios. La violencia será usada contra cualquier acción contundente de los trabajadores y sectores populares de la sociedad, criminalizando sus acciones.

La ofensiva desatada en San Pablo contó con el parecer favorable del Ministerio Público del Estado autorizando a la policía paulista a actuar sin aval judicial. Este mismo Ministerio Público cómplice de los escándalos que se conocieron en los últimos tiempos, como el de las meriendas escolares, quiere reformular derechos democráticos básicos intentando imponer una correlación de fuerzas favorable a los agresivos ataques contra la juventud y los trabajadores. Para cumplir con este papel, la persona más indicada en este momento es el exsecretario de Seguridad Pública de San Pablo, Alexandre de Moraes. Llega a Brasilia con un currículum que incluye haber reprimido diversos movimientos sociales en San Pablo, como intentar unificar a los tucanos (en referencia al PSDB) en su apoyo al gobierno de Temer.

En 2015 Alexandre de Moraes fue uno de los líderes en la guerra declarada por el gobierno del Estado de San Pablo contra los estudiantes secundarios que luchaban contra el cierre de escuelas. Este año en el que los mismos secundarios están peleando contra la corrupción de las meriendas escolares, la Secretaría de Seguridad Pública sigue con su agenda represiva contra a los estudiantes, desalojando la ocupación del Centro Paula Souza, deteniendo a estudiantes e intentando avanzar sobre las otras escuelas ocupadas. La lucha de los estudiantes de San Pablo se da combinada con las ocupaciones de escuelas en el Estado de Río de Janeiro, Ceará y Río Grande do Sul, como con las huelgas con ocupaciones de las prestigiosas universidades de Campinas (UNICAMP) y la Universidad de San Pablo (USP)

El ministro de justicia que afirmó que las manifestaciones contra el impeachment eran verdaderas guerrillas y que castigaría a aquellos que están por detrás de ellas es también el mismo exsecretario de Seguridad que cuestionó la versión presentada por un delegado en el caso de la muerte de cuatro jóvenes que trabajaban en una pizzería en Carapicuiba, incluso una vez comprobado que la versión de la policía era una falacia. Para los asesinos y corruptos impunidad; para la izquierda, los movimientos sociales, la juventud y los trabajadores, todo el rigor de la ley, o incluso, avanzar sobre ella para reprimir.

Contra la represión promovida por el nuevo Ministro de Justicia y el ejemplo dado en San Pablo con la detención de los estudiantes de la nueva política de los golpistas es más necesario que nunca organizarse en los lugares de trabajo y estudio y apoyar activamente todas las luchas en curso. Con la fuerza de la juventud y los trabajadores que salen a la lucha como los de la Universidad de San Pablo, es necesario exigir que las grandes centrales sindicales como la CUT y la CTB abandonen su inmovilismo y construyamos un urgente y gran movimiento nacional para enfrentar el gobierno golpista de Temer y sus ajustes.






Temas relacionados

Michel Temer   /   PMDB   /   Represión   /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO