Mundo Obrero Venezuela

BASTA DE VIOLENCIA POLICIAL CONTRA EL PUEBLO POBRE

Brutal: Faes golpea salvajemente a una trabajadora informal en Catia

El Gobierno de Maduro anuncia "cuarentena radical" sin un plan de conjunto como el poder garantizar un ingreso como mínimo al nivel de la canasta familiar, pero recurre a la brutalidad policial contra trabajadores y trabajadoras informales que se ven obligados a salir para garantizarse un mínimo sustento.

Jueves 25 de marzo | 19:02

Este miércoles un transeúnte captó el momento en que funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) sometieron y golpearon salvajemente en Catia a una mujer que se negó a recoger su mercancía de la calle en un contexto de cuarentena radical a causa del COVID-19.

El video muestra el "reclamo" que le hacen a la trabajadora informal y cómo esta le responde. Acto seguido, mientras unos policías la agarran, otra funcionaria de las Faes aprovecha para darle una andanada de golpes en el rostro y la cabeza.

Es salvaje y brutal el accionar de las fuerzas represivas sobre los y las trabajadoras informales, donde se violan los más elementales derechos democráticos y humanos. Y esto en la vía pública, no es necesario pensar mucho para imaginar lo que hacen cuando se encuentran a sus anchas en lugares aislados o en los propios centros de reclusión.

Es un dato de conocimiento más general que el aumento de los contagios se da proporcionalmente más entre los sectores más pobres, donde se encuentra el grueso de los y las trabajadoras informales. Esto se debe en parte a que la medida central del Gobierno ha sido la cuarentena sin un plan de conjunto, sobre todo el poder garantizar un ingreso a sectores que trabajan en la informalidad, que tras la catástrofe económica, su porcentaje se ha elevado con respecto a los formales, por causa de los salarios totalmente miserables (el mínimo oficial ronda entre uno y dos dólares mensuales), provocando una deserción masiva de asalariados hacia la economía informal y el comercio.

Una situación económica que, de conjunto, ha ido obligando a cientos de miles que viven de ofrecer servicios o vender cualquier mercancía a salir a garantizar su sustento diario exponiéndose al contagio, pues no tienen como sobrellevar las necesidades básicas durante las cuarentenas.

No es negligencia de las personas al salir es el hambre y la calamidad a que conduce el encierro sin políticas gubernamentales.

El Gobierno ha vuelto a decretar dos semanas seguidas de cuarentena radical desde este lunes 22 de marzo, anunciando que durante 14 días se mantendrán activos sectores esenciales para cortar las cadenas de contagio.

A la par de cada anuncio de cuarentena radical le sigue todo el autoritarismo y el control burocrático-militar de la población, desplegando fuerzas policiales en las calles ejecutando todo tipo de brutalidades. El gobierno se siente en su elemento tomando las medidas de control policíaco desplegadas, aprovechando la ocasión para reforzar ese “estilo” de gobernar. Se sienta en sus anchas para cercenar derechos democráticos elementales e incentivar la violencia policial contra aquellos trabajadores y trabajadoras informales que se ven obligados a salir a la calle a vender productos para poder subsistir.

El Gobierno está en la obligación de garantizar a todos los trabajadores y trabajadoras, formales e informales un ingreso que cubra como mínimo el costo de la canasta básicas. No se pueden decretar cuarentenas radicales y "resolver" con la brutal violencia policial cuando el pueblo trabajador se ve en la necesidad de tener que salir a resolver su sustento ante la miseria reinante. Basta de tanta represión contra el pueblo.

Te puede interesar: Por un plan de emergencia que garantice los recursos ante la crisis sanitaria y social y #VacunasParaTodos






Temas relacionados

Pandemia   /   FAES   /   Mundo Obrero Venezuela   /   Represión policial   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO