×
×
Red Internacional

Solidaridad internacional. Cientos de miles se manifiestan en la capital de Estados Unidos para apoyar a Palestina

En una de las protestas pro-palestina más grande en la historia de Estados Unidos, la manifestación de hoy es una señal de que el movimiento por la liberación del pueblo palestino está creciendo rápidamente.

Sábado 4 de noviembre de 2023 | Edición del día

Decenas de miles de manifestantes en solidaridad con los palestinos inundaron este sábado las calles de Washington D.C. (capital de Estados Unidos) para denunciar la actual masacre de civiles en Gaza por parte de Israel y pedir el fin de los bombardeos y la ocupación de Palestina. La manifestación y marcha que reunió más de 100 mil personas, fue la protesta más grande desde que Israel comenzó su asalto a la Franja de Gaza a principios del mes pasado, y puede ser la mayor manifestación pro palestina en la historia de Estados Unidos.

A pesar de la propaganda y las noticias falsas presentadas por los principales medios de comunicación y el régimen estadounidense, que ha tratado de silenciar el movimiento equiparando toda solidaridad con Palestina como apoyo a Hamás y toda crítica a Israel como anitsemita; y a pesar de la creciente vigilancia y represión de los activistas palestinos en todo el mundo, las protestas contra Israel no hacen más que crecer. Desde Los Ángeles y Chicago hasta Detroit y la ciudad de Nueva York , las marchas han atraído a miles e incluso decenas de miles de personas que respaldan el llamado a un alto el fuego como forma de poner fin al actual bombardeo contra Gaza. Cada vez más sectores del movimiento, incluidos muchos de los que participaron en la marcha de hoy, están empezando a exigir mucho más que un simple alto el fuego.

Con más fuerza por las crecientes muestras de solidaridad, muchos activistas también abogan por el fin del apartheid israelí y la ocupación de Palestina y exigen que Estados Unidos cese toda ayuda militar y económica a Israel. Algunos de los cánticos en la manifestación, incluidos “decimos no genocidio, Joe” y “Biden, Biden, no puedes esconderte... te acusamos de genocidio” (en referencia al presidente estadounidense Joe Biden), llamaron directamente la atención sobre el papel del imperialismo estadounidense, el apoyo de Estados Unidos a Israel, su complicidad en la destrucción de Gaza y la ocupación de tierras palestinas. Otros manifestantes fueron mucho más allá del llamado a un alto el fuego neutral, y algunos portaban carteles que decían: “ahora no es el momento de la neutralidad” y “poner fin a la ocupación”.

La marcha también reunió a una amplia gama de personas y grupos de todo el país, muchos de los cuales procedían de estados a varios cientos o miles de kilómetros de distancia. También hubo muchos organizaciones diferentes que reflejaban los distintos sectores del movimiento. Estos incluían organizaciones queer, por la justicia climática y de trabajadores, por nombrar algunos. Si bien muchas de las organizaciones iniciales que copatrocinaron la marcha son grupos liderados por palestinos, incluido el Movimiento Juvenil Palestino, Estudiantes Nacionales por la Justicia en Palestina y Al-Awda, esta marcha reflejó la diversidad del movimiento que ha estado uniendo a palestinos, árabes, judíos, negros, blancos, latinoamericanos, asiáticos y todos los sectores de la clase trabajadora y oprimidos. El papel de la vanguardia judía antisionista en el movimiento ha sido especialmente importante para demostrar que, a pesar de lo que afirman los imperialistas y sionistas,el antisionismo no es antisemitismo.

El movimiento, como lo muestran muchos de los carteles de las protestas de hoy, también ha logrado resaltar el papel brutal del imperialismo estadounidense. Por esta razón, muchos escritores e intelectuales lo caracterizan como el mayor movimiento pacifista y antiimperialista desde la invasión estadounidense a Iraq.

Quizás el ejemplo más claro de la creciente oposición no sólo a Israel sino al imperialismo estadounidense sea la protesta en Oakland, que tuvo lugar el día antes de la marcha, donde los manifestantes bloquearon directamente un barco de la Armada estadounidense que se disponía a entregar armas a Israel . Otros ejemplos de la conexión que se establece entre la violencia de Israel y el imperialismo estadounidense son cánticos como “¡Israel bombardea! ¡Estados Unidos paga! ¿A cuántos niños mataste hoy? y “¡Desde Palestina hasta Filipinas, detengan la maquinaria de guerra estadounidense!”.

No es de extrañar que algunos de los principales asesores del presidente Joe Biden hayan comenzado a advertir al mandatario que la administración sólo tiene unas semanas antes de que el apoyo de Estados Unidos a la campaña de Israel se vuelva insostenible. A pesar de la intensa represión del movimiento en solidaridad con los palestino por parte del Estado y de instituciones privadas, la mayoría de los estadounidenses de todo el espectro político apoyan un alto el fuego. Una gran parte del electorado árabe estadounidense, una base importante para el Partido Demócrata y la esperanza de reelección de Joe Biden, dice que no lo volverá a votar. Incluso dentro del régimen estadounidense, el personal del Congreso y las instituciones de "poder blando" imperialista como el Departamento de Estado y la USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) disienten del apoyo inquebrantable del actual Gobierno para Israel. En resumen, esta marcha se produce durante una enorme crisis para el régimen estadounidense.

Quienes formamos parte de Left Voice (medio en Estados Unidos que es parte de la red internacional de La Izquierda Diario) nos hemos estado movilizando con orgullo como parte del movimiento de solidaridad con los palestinos y en oposición a la campaña macartista que se está librando contra los que expresan esa solidaridad. Luchamos contra la islamofobia, el antisemitismo y todo tipo de intolerancia y racismo. Exigimos el fin de los ataques aéreos y los bombardeos contra Gaza. Exigimos el fin de toda ayuda estadounidense a Israel y denunciamos el carácter imperialista de ambos partidos, tanto el Republicano como el Demócrata. Dentro del movimiento, luchamos por una Palestina socialista libre donde los judíos, los árabes y todas las etnias tengan los mismos derechos y puedan vivir en paz, libres del yugo del imperialismo y el sionismo.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias