×
×
Red Internacional

Festival. Cine Migrante, cine, poesía y experiencias performáticas

Desde el 23 de septiembre hasta el 29, se llevará acabo la XIII edición de CineMigrante. Este año con una experiencia diferente

Miércoles 21 de septiembre | Edición del día

Esta nueva edición de CineMigrante no será solo una espacio de exhibición ya que cada una de las proyecciones tendrá un fuera de campo que implicará la creación de un espacio colectivo y comunitario, compartiendo lecturas, intervenciones sonoras y una comida en común. En palabras de las curadoras: “un gesto, un devenir en fuga, se propone una nueva experiencia sensible, política, imaginativa, una fabulación. Una tríada programática, tres momentos que nos implican, donde no hay espectadores, más bien un ensayo de comunidad en un lugar por venir”.
Florencia Mazzadi es una de las curadoras y La Izquierda Diario dialogó con ella sobre esta edición:

¿Cuáles son las principales propuestas de esta nueva edición de CineMigrante? y ¿qué debates cruzan las producciones actuales?

Esta nueva edición la pensamos con la necesidad de habitar los indicios de lo que entendemos es la configuración de un momento histórico: un nuevo momento marcado por lo que la pospandemia consolidó: la extracción de hasta lo último posible de recursos en esta tierra, la consolidación de un modo de vida contrario a la construcción de un hábitat u hogar para todas las existencias presentes ( las humanas y las no humanas), la consolidación de un modo de vida irrespirable. Y en ese sentido, nada más figurativo que lo que fue ese grito de George Floyd de I can’t breathe para dejar ante los ojos de todxs que estamos ante un mundo que no permite respirar y que todo aquello que aún preserva, aquello que tiene vida, lo asfixia. Y esa asfixia es hacia las vidas empobrecidas, hacia las vidas de los sures, hacia las vidas por fuera de las fronteras de los países que persisten en la imposición de sus modos de muerte colonialistas. 
Pensamos esta edición como un gesto pequeño que permita dar terreno a esas existencias que persisten ante la imposición de la colonialidad, dar terreno y hábitat a memorias, a modos, a sonidos, a fragmentos de modos de habitar el mundo que se resisten a ser capturados, que se resisten a ser asfixiados.
CineMigrante “Un gesto, un devenir en fuga” es tal vez un espacio en el que habitar algunos indicios de un porvenir posible, que precisa ser abonado y por sobre todas las cosas, cuidado de la captura, de la necropolítica del mundo occidental. 

¿Cómo se trabaja en la selección de los materiales a exhibir?

La programación está pensada en 4 gestos.
Un gesto que evoca los modos posibles de reparar los lazos para la conformación de lo comunitario en las prácticas cotidianas de las/os jóvenes afroamericanxs. Prácticas ancestrales previas a la imposición del mundo occidental que persisten en las cotidianeidad y que se evocan a través de las narraciones de las/os referentes más importantes del pensamiento de la negritud, llamado Un ensayo de comunidad. La peregrinación violenta del poema, justamente va a ser acompañado por un espacio de lecturas compartidas. En un espacio común, dispondremos de los libros que el director Ephraim Asili evoca en la película, sumaremos los libros que cada persona acercará para compartir y sobre ese colchón, podremos compartir voces, susurros...
El gesto Imágenes radicales, imágenes furtivas: por fuera de las escenas de las sujeción, la decapitación de las estatuas, es un gesto compuesto por películas de montajes radicales, por películas que construyen una narrativa que ingresa a los archivos de un modo intempestivo, interviniendo en ellos, fracturándolos como modo de denuncia acerca de su imposición monolítica, supuestamente objetiva y transparente. Sobre el archivo que muestra cómo en los países que se impuso la colonia, las estatuas aparecen decapitadas, a su lado, las prácticas de un mundo que sigue viviendo, latiendo. El carnaval, la música yoruba, los rituales chamánicos,
en este gesto, directoras muy jóvenes, todas mujeres racializadas como Rhea o como Ayo, muestran una cinematografía distintiva a la hora de pensar el cine contemporáneo. 
Y ese gesto que estará por fuera de la pantalla, será también el espacio abierto a una intervención visual y sonora de un carnaval por venir. 

El gesto 03, El indicio, la rama, la brisa. Ir por la senda inacabada es justamente el acercamiento a modos y prácticas de conocer emancipatorias. La experiencia de los movimientos de liberación, en este caso en Guinea Bissau, nos marca el camino. Prácticas de pasar la voz, el saber, la educación, tomadas de las formas de los manglares, ramificaciones que se hunden en el agua, que son rizomas y que unas dependen de otras y al mismo tiempo, no es posible detener su transmisión. Una rama puede cortarse pero otra continúa. El programa educativo del Partido Africano para la Independencia de Guinea-Bissau y Cabo Verde (PAIGC) aparece y reaparece, en sus modos y en sus gestos. No ha podido ser cortado porque no hay una sola raíz. 

El gesto 04, Fabulaciones especulativas. Susurros (trans) generacionales, es un gesto realizado especialmente para el Centro Cultural Kirchner y que trabaja sobre el acceso a la memoria y a los modos de transmisión intergeneracional de la memoria de una generación actual que vive en diferentes territorios en donde la imposición colonial ha generado la devastación de todos sus modos de vida y de historia. La pregunta sobre cuál es el modo de vínculo entre las generaciones y sobre todo cómo acceder a un pasado que está atravesado por el dolor, es lo que atraviesa la programación. 

¿Qué problemáticas enfrenta la difusión de obras que están por fuera del imaginario hegemónico? ¿Existen canales alternativos, plataformas, en donde puedan visualizarse y difundir estas obras?

La difusión de obras por fuera de los modos hegemónicos de representación se enfrenta a lo mismo que nos enfrentamos como sociedad en general: al monopolio de la comunicación, que te pone todo el tiempo el problema de cómo hacer llegar la información acerca de una propuesta cultural contrahegemónica. Desde los modos en los que las redes sociales se impusieron y en todo los productos que tenés que hacer para que en las redes se pueda llegar a un público que sabés que existe pero al que no llegás porque estamos todxs como bobxs atrás de una pantalla sin buscar la información sino esperando que nos llegue. Pero no nos va a llegar nunca porque para llegar tenés plataformas que generan ese “no llegar” y de esa necesidad de llegar, un negocio. Y todxs somos parte cómplice de ese negocio. Porque no vamos a buscar la información, somos seres pasivos y porque consumimos esas plataformas y dejamos que nuestra vida y nuestra subjetividad pase por allí. 
Los canales alternativos existen en los márgenes pero se deben construir más que nada. 

¿Qué creen que aporta esta nueva versión del festival?

Tal vez aporta a la necesidad de poner en práctica un modo posible de habitar “lo cultural”. Esta edición tiene la necesidad de dar espacio a todo lo que sostiene cada edición de CineMigrante. Porque siempre hay un por fuera de la pantalla y este año tendrá un lugar que permitirá tejer lo que siempre evocan las películas en CineMigrante: una lectura compartida, un colchón de sentidos musicales, el gesto de compartir una comida.
Cada una de las exhibiciones no será algo a mostrar y quienes asistan no serán sólo espectadores. Esto es algo en donde ya no queremos más estar. Ser un consumo más, un renglón más de una lista de cosas culturales a las que podes ir.
CineMigrante implica para nosotras y para quienes hacen las películas, una reflexión sobre el mundo que tiene que ser posible de hacerse. Porque de no lograrlo, sólo seremos espectadores y los cuerpos de las vejaciones de un mundo de muerte. Implica salirse de la acción pasiva del consumo, del estar detrás de esas pantallas que nos ponen todo en la cara y como “zombies” miramos sin más que la acción de mirar. Esta edición ya no puede ser cómplice de ello. Ya no más imágenes de la crueldad lanzadas al mundo. Si hay algo de ello que no puede ser más, entonces hay algo por hacer. Y eso nos implica a cada unx. Ya no hay algo que mirar y algo que exhibir, hay algo por rearmar, algo por generar, algo por construir para habitar. A ver entonces si podemos en esta edición lograr algo de eso, de prefigurar. 
 
¿Por qué creen que es el momento de realizar estos cambios?

Porque ya no se puede esperar. Porque lo que estamos habitando como humanidad nos implica a cadx unx y “fingir demencia” como si nada estuviese pasando, es el modo más palpable de la imposición de un futuro para muy pocos.

Más información
https://cinemigrante.org/

Sedes
Planta Inclan - Inclan 2661, Parque Patricios.
El Cultural San Martín - Pirámide, Sarmiento esq. Paraná
Centro Cultural Kirchner, Sarmiento 151, 6° piso.


Temas

Cine    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias