×
×
Red Internacional

Declaración Perú.Con la movilización, rechacemos las maniobras del fujimorismo y la ultraderecha

A continuación reproducimos la declaración política de la Corriente Socialista de las y los Trabajadores (CST) de Perú, donde llaman a la lucha y a la organización del pueblo trabajador para enfrentar al fujimorismo y a la derecha reaccionaria que pretenden desconocer los resultados electorales de la segunda vuelta.

Martes 15 de junio | Edición del día
Foto: Marco Rivera

El fujimorismo y sus aliados de la ultraderecha reaccionaria no solo desconocen su derrota electoral del pasado 6 de junio en la segunda vuelta, sino que también ahora pretenden que se anulen los últimos procesos electorales como lo ha señalado abiertamente Jorge Montoya, exgeneral de la Marina de Guerra y ahora congresista electo por el partido ultra derechista Renovación Popular y Mario Vagas Llosa quien en una reciente entrevista manifestó públicamente que ellos “no pueden aceptar un gobierno de Pedro Castillo” ni tampoco la voluntad de sus votantes ya que los consideran poco informados y por tanto inferiores en relación a los votantes del fujimorismo.

Como se sabe, y considerando los resultados oficiales de la Oficina de Procesos Electorales ONPE al 100%, Pedro Castillo resultó ganador del balotaje del 6 de junio con más de 40 mil votos por arriba de Keiko Fujimori. Frente a este hecho que expresa la voluntad popular en las urnas, el fujimorismo y sus abogados han venido realizando una serie de acciones para que los votos rurales que favorecen significativamente a Pedro Castillo sean invalidados, para lo cual han promovido la anulación de más de 800 actas a través de recursos de nulidad, muchos de los cuales han excedido los plazos legales establecidos por la normatividad vigente y por tanto carecen de validez. A pesar de ello el fujimorismo persiste en su campaña obstruccionista orientada a evitar que se dé el reconocimiento formal del triunfo de Pedro Castillo.

Esta campaña del fujimorismo está siendo acompañada de movilizaciones reaccionarias fundamentalmente en la ciudad de Lima, en las cuales los seguidores de Keiko Fujimori no solo llaman a desconocer los resultados electorales del 6 de junio, y ahora el proceso electoral en sí mismo, sino que también promueven el odio y la discriminación racial contra los votantes de Castillo. Con estas acciones provocadoras lo que buscan es ejercer presión sobre las instituciones electorales para que se desconozcan oficialmente los resultados del último proceso electoral y, como ya lo empiezan a expresar ahora, para que el mismo proceso se invalide y se convoque a nuevas elecciones.

Este proceder del fujimorismo y de sus aliados de la derecha más rancia expresada en personajes como Mario Vargas Llosa, Lourdes Flores Nano, Jorge del Castillo, “Vitocho” García Belaunde, entre otros, muestra claramente que para ellos la voluntad del pueblo no tiene valor cuando esta no se alinea a sus intereses y ambiciones. Por esa razón, no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que las instituciones y sus funcionarios sean los que decidan, tampoco podemos apelar a “la tranquilidad y serenidad” como lo viene haciendo Pedro Castillo o llamar a la unidad nacional al fujimorismo como lo viene haciendo Betsy Chávez, congresista electa por Perú Libre y vocera oficial de esta nueva bancada.

Solo la lucha y la autoorganización de los trabajadores, los campesinos y los sectores populares garantizaran que se respete la voluntad popular. Por esa razón, hacemos un llamado a los trabajadores, los campesinos y los sectores populares de todo el país para que constituyan espacios de autoorganización obrera y popular en sus centros de trabajo, en sus sectores de vivienda, en sus respectivas regiones y poblados para desde allí impulsar cuanto antes la movilización exigiendo el respeto a la voluntad popular expresada en las urnas el pasado 6 de junio la cual dio por ganador a Pedro Castillo.

Desde esos espacios impulsemos también la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana para acabar con el régimen podrido de 1993 y luchemos por imponer un plan de emergencia que contemple entre otras medidas la derogatoria inmediata de la suspensión perfecta de labores y las leyes que precarizan el trabajo, un impuesto progresivo a los ricos, la nacionalización con control obrero de todas las empresas privadas vinculadas al sector salud que lucran con la pandemia, la nacionalización bajo control de sus trabajadores de la banca para que los pequeños comerciantes y la agricultura familiar tengan los créditos necesarios, el no pago de la fraudulenta deuda externa para que tengamos los recursos necesarios para fortalecer servicios públicos básicos como salud, vivienda y educación.

Solo con la lucha y la autoorganización de los trabajadores y el pueblo pararemos la arremetida de la derecha reaccionaria. No pasaran.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias