Internacional

INTERNACIONAL

Desde Venezuela también despiden a Eduardo Molina

Estimados camaradas de la FT, así como diversos compañeros han planteado no solo su relación en general con el compañero Eduardo como parte de nuestra corriente internacional, sino también en más de un caso su experiencia particular, en el caso de quienes en Venezuela nos acercamos a la FT en la primera parte del 2000, también tenemos especial tristeza por la partida de nuestro compañero.

Ángel Arias

Sociólogo y trabajador del MinTrabajo @angelariaslts

Jueves 26 de septiembre de 2019 | 10:30

Eduardo fue el primer compañero de la FT que nosotros conocimos (si bien en la década anterior otros compañeros de la FT habían viajado también a Venezuela), y jugó un papel importante en mostrarnos las ideas, lógicas y prácticas de nuestra corriente, en un viaje que hizo a Venezuela en 2001. Particularmente tuve la dicha de conversar largamente con él en ese viaje y fue clave en mi acercamiento a la FT (un camino que continuaron muy bien luego los camaradas Val y Dunga en su visita al país en enero 2003).

Luego, ya incorporados a la FT, en los primeros pasos, Eduardo siguió siendo de mucha ayuda en algunas conversaciones y discusiones claves relacionados con la construcción del grupo. Jugó un papel importante también en terminar de convencer de la entrada a la FT a alguna compañera que acá estaba cerca pero no terminábamos de convencer. Y tiene que ver con esas cualidades que varios compañeros y compañeras han descrito: una capacidad para exponer las ideas más hondas de una manera tan clara y sencilla, una paciencia para explicar, una capacidad pedagógica que era imposible no entenderle. Era un maestro. Siempre era un placer hablar con Eduardo, intercambiar ideas, cuando iba a una conferencia de la FT iba con la expectativa de poderlo ver y conversar algo. No está de más recordar, además, esa capacidad para ganarse el cariño de quienes lo conocimos.

Varios compañeros acá recuerdan cómo sus textos sobre la realidad latinoamericana y nuestras posiciones les sirvieron de guía. Su cualidad de maestro para las nuevas generaciones la resalta también nuestra más joven compañera para el momento en que viajó a Buenos Aires en 2017 y tuvo ocasión de charlar con él. En medio de la gran crisis política que hubo acá hace un par de años tuvimos la dicha de tener alguna que otra reunión online con él, en las que, como siempre, sus aportes en la caracterización, en la explicación de las situaciones y en las ideas para definir la posición política, resultaban de gran valor. Si uno quería un buen consejo, unas ideas para clarificar el panorama o clarificar las propias ideas de uno, estaba seguro que si charlaba con Eduardo las podía conseguir. En general, es la pérdida de un compañero con una gran capacidad para transmitir a las nuevas generaciones las ideas y tradición de nuestra corriente, del trotskismo, es uno de esos compañeros en los que uno siente que, efectivamente, está hablando con parte del hilo de continuidad de la historia de nuestra causa.

Es una pérdida que lamentamos mucho desde la LTS de Venezuela (en general, y en mi caso particular –me permito esta digresión en primera persona– muy sentido, por ese primer acercamiento a la FT, por el cariño generado y por considerarlo siempre como alguien que de seguro podía orientar bien a uno si uno lo necesitaba).

Desde aquí enviamos nuestro pesar a toda la militancia del PTS y la FT, a sus familiares y amigos. ¡Camarada Eduardo, hasta el socialismo siempre!






Temas relacionados

Eduardo Molina   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO