×
×
Red Internacional

En un comunicado, la Casa Blanca anunció que las sanciones tienen el objetivo de “restringir la maquinaria de guerra” de Putin. Tomará medidas contra el sector de refinación de petróleo de Bielorrusia y prohibirá el acceso de las aerolíneas rusas al espacio aéreo. También la Unión Europea intervino con más sanciones.

Miércoles 2 de marzo | Edición del día
Foto: Telam.

Estados Unidos apuntó el miércoles al sector de refinación de petróleo de Rusia con nuevas restricciones a la exportación de Bielorrusia, mientras la administración de Joe Biden intensifica su represión contra Moscú y Minsk por la invasión de Ucrania.

La nueva ronda de sanciones, anunciada hoy por la Casa Blanca, prohíbe la exportación de tecnologías de refinación específicas, lo que dificultaría que Rusia modernice sus refinerías de petróleo.

El anuncio incluye sanciones a 22 entidades relacionadas con el sector de Defensa ruso y restricciones a las exportaciones de tecnología que Rusia pueda utilizar para refinar petróleo. Además, el Departamento de Comercio estadounidense extendió a Bielorrusia los controles de exportaciones que ha impuesto para Rusia, con fin de "degradar significativamente" la capacidad de Minsk de respaldar la invasión rusa de Ucrania.

No obstante, imponer sanciones ahora directamente a los flujos de petróleo y gas de Rusia podría ayudar a Moscú, según dijo la portavoz Karine Jean-Pierre en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

"No tenemos un interés estratégico en reducir el suministro global de energía... eso elevaría los precios en las gasolineras para los estadounidenses", aseguró.

Mientras, los precios del petróleo subieron a un nuevo máximo de 11 años y las interrupciones del suministro aumentaron. Casi una semana después de que Moscú invadiera Ucrania, el petróleo crudo estadounidense cerró el miércoles en 110,60 dólares por barril, su cierre más alto desde mayo de 2011, mientras que el referencial mundial Brent alcanzó su nivel más alto desde junio de 2014, en 112,93 dólares.

De acuerdo a la agencia Reuters, el amplio conjunto de restricciones a la exportación impuestas desde Bielorrusia, se argumentaron en que los controles ayudarían a prevenir el desvío de artículos, incluida tecnología y software, en los sectores de defensa, aeroespacial y marítimo a Rusia a través de Bielorrusia.

“Estados Unidos tomará medidas para responsabilizar a Bielorrusia por permitir la invasión de Ucrania por parte de Putin, debilitar el sector de defensa ruso y su poder militar en los años venideros, apuntar a las fuentes de riqueza más importantes de Rusia y prohibir a las aerolíneas rusas el espacio aéreo de EE.UU", dijo la Casa Blanca.

La Unión Europea también aprobó nuevas sanciones contra Bielorrusia por su papel de apoyo en la invasión rusa de Ucrania, prohibiendo efectivamente alrededor del 70% de todas las importaciones de ese país, anunció el miércoles.

El Consejo de la UE informó que adoptó restricciones "al comercio de bienes usados en la producción o fabricación de productos de tabaco, combustibles minerales y substancias bituminosas".Además, las nuevas sanciones afectarán los productos de hidrocarburos gaseosos, potasa, productos de madera, cemento, hierro y acero, así como productos de caucho":

La Unión Europea también adoptó restricciones a la exportación hacia Bielorrusa de productos de doble uso -es decir, que pueden ser utilizados con fines civiles o militares- y tecnología que pueda "ayudar al desarrollo tecnológico y militar" de ese país.

Más temprano, también la Unión Europea excluyó del sistema Swift a siete bancos rusos.

Después de la invasión rusa de Ucrania, la Casa Blanca impuso sanciones a las exportaciones de tecnologías a las refinerías rusas y al gasoducto Nord Stream 2, que nunca se puso en marcha. Hasta ahora, no ha llegado a apuntar a las exportaciones de petróleo y gas de Rusia, ya que la administración Biden sopesa los impactos en los mercados mundiales de petróleo y los precios de la energía de EE. UU.

No obstante, el Gobierno norteamericano advirtió que podría bloquear el petróleo ruso si Moscú aumenta la agresión contra Ucrania. “Está muy sobre la mesa, pero debemos sopesar cuáles serán todos los impactos”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, a MSNBC el miércoles.

El subdirector del Consejo Económico Nacional, Bharat Ramamurti, le dijo a MSNBC que la Casa Blanca no quiere hacer nada todavía.

"Ir tras el petróleo y el gas rusos en este punto tendría un efecto en los consumidores estadounidenses y, de hecho, podría ser contraproducente en términos de aumentar el precio del petróleo y el gas a nivel internacional, lo que podría significar más ganancias para la industria petrolera rusa", dijo. "Así que no queremos ir allí ahora".

La administración Biden se ha esforzado en decir que aún no ha apuntado a las ventas de petróleo ruso como parte de las amplias sanciones económicas que ha impuesto a Moscú desde la semana pasada. Aun así, los comerciantes y los bancos se han alejado de los envíos de petróleo ruso a través de oleoductos y camiones cisterna, para no ser vistos como financiadores de la invasión, provocando problemas en los mercados energéticos.

Estados Unidos importó un promedio de más de 20,4 millones de barriles de crudo y productos refinados al mes en 2021 desde Rusia, alrededor del 8 % de las importaciones de combustible líquido, según la Administración de Información de Energía.

Mientras tanto, los productores de petróleo de la OPEP+ reunidos el miércoles acordaron mantener sus modestos aumentos de producción, lo que ofrece poco alivio al mercado o a los consumidores.

El martes, Estados Unidos y sus aliados acordaron liberar 60 millones de barriles de reservas de petróleo para ayudar a compensar las interrupciones del suministro.

"Queremos minimizar el impacto en el mercado mundial... y el impacto de los precios de la energía para el pueblo estadounidense", dijo Psaki. “No estamos tratando de lastimarnos a nosotros mismos, estamos tratando de lastimar al presidente Putin y a la economía rusa”.

Efectivamente, las sanciones ya están afectando severamente a la población rusa, especialmente mediante la devaluación brusca de su moneda (el rublo) y la inflación consecuentemente desatada. Esto es algo que no le importa ni a las potencias imperialistas de la OTAN ni a Putin y su guerra reaccionaria sobre Ucrania.

A pesar del control de gran parte de la prensa internacional y de los cínicos discursos, a las naciones imperialistas de la OTAN no les interesa la “independencia y la democracia” en Ucrania. Están utilizando la ocupación rusa, que ha generado un justo repudio en gran parte de la población de estos países, para sus propios fines de rearme militar.

Te puede interesar: Declaración. ¡No a la guerra! Fuera las tropas rusas de Ucrania. Fuera la OTAN de Europa del este. No al rearme imperialista. Por la unidad internacional de la clase trabajadora. Por una política independiente en Ucrania para enfrentar la ocupación rusa y la dominación imperialista




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias