Internacional

BRASIL - REFORMA PREVISIONAL

El Senado brasileño aprueba la reforma previsional

El pleno del Senado brasileño le dio este martes la segunda y definitiva sanción a la reforma de las jubilaciones promovida por el Gobierno de Jair Bolsonaro, después de ocho meses de duros intentos. El ataque a las jubilaciones ya había sido propuesto por Michel Temer, y fue rescatado por Bolsonaro.

La Izquierda Diario

@izquierdadiario

Miércoles 23 de octubre

La aprobación en esta segunda vuelta se dio por 60 votos a favor frente a 19 en contra, un resultado que ratificó el firme respaldo al proyecto en un Parlamento mayoritariamente alineado con el ultraderechista Bolsonaro.

La reforma establece una edad mínima para el acceso a la jubilación, que hasta ahora no era un requisito en Brasil, y que pasará a ser de 62 años para las mujeres y de 65 para los hombres.

También impone un tiempo mínimo de contribución a la seguridad social de 15 años para las mujeres y de 20 años para los hombres que aspiren a la jubilación, entre muchas otras normas; lo que constituye una eliminación de derechos que los brasileños habían adquirido a lo largo de décadas.

El proyecto fue presentado como enmienda constitucional, lo que significó dos votaciones en la Cámara baja y otras dos en el Senado.

La propuesta original apuntaba a un ahorro fiscal de al menos un billón de reales (unos 250.000 millones de dólares), pero diversas alteraciones durante su tratamiento redujeron esa cifra. El proyecto plantea una meta de ahorro que se calcula cercana a 870.000 millones de reales (unos 217.500 millones de dólares) en un plazo de diez años.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que esta medida es insuficiente y que aún es necesaria una "ambiciosa agenda de reformas, apertura comercial e inversiones en infraestructura".

La aprobación de la reforma muestra la falacia de la estrategia de resistencia de la oposición, que nunca se propuso realmente terminar con la reforma, sino negociar sus puntos más brutales a cambio de concesiones gubernamentales. Esta es una prueba clara de las acciones de los gobernadores del noreste, el PT, PCdoB y otros acrónimos de oposición, que incluso firmaron una carta en apoyo de la reforma de pensiones, pidiendo la inclusión de estados y municipios.

El desempeño de estos partidos, que separan la acción parlamentaria del único terreno en el que podría ser barrida esta reforma: la lucha de clases, contrasta con la lucha del pueblo chileno contra el aumento de las tarifas de transporte y todo el modelo privatista, incluyendo a reforma previsional.

No es que en Brasil no hubiera disposición para salir a la calle y movilizarse contra los ataques, las chispas que estallaron en Chile también se manifestaron en Brasil, especialmente en los jóvenes durante los 15M y 30M. Sin embargo, debido a una política consciente de las direcciones, las centrales sindicales (CUT y CTB principalmente) y la administración estudiantil (UNE), de no vincular la agenda y aislar las luchas, estos fenómenos no se desarrollaron.

Este ejemplo de combatividad reafirma la importancia de la lucha de clases como el terreno determinante para impedir el avance de los ataques neoliberales, del FMI y los gobiernos de derecha, Piñera en Chile y en Brasil con Bolsonaro.






Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /   Reforma previsional    /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO