×
×
Red Internacional

Estados Unidos.Entrevista: de Black Lives Matter a la sindicalización en Amazon

Durante el fin de semana, Left Voice -parte de la Red Internacional de Diarios- tuvo el privilegio de hablar con Frances Wallace, una trabajadora de Amazon y activista de Black Lives Matter. Publicamos aquí la entrevista.

Lunes 5 de abril | Edición del día

Left voice estuvo en Bessemer, Alabama por más de una semana, cubriendo la pelea de los trabajadores de Amazon por sindicalizarse. Durante el fin de semana, nuestro equipo tuvo el privilegio de hablar con Frances Wallace, una trabajadora de Amazon y activista por el BLM. Debajo está la transcripción de nuestra entrevista, la cual también podés ver en video acá. Fue levemente modificada para más claridad.

Soy Frances Wallace. Inicialmente empecé a trabajar en Amazon porque me había mudado de Gadsden a Hoover, y necesitaba pagar el alquiler. Trabajé en Walmart por casi un año y también soy técnica en emergencias médicas. También fui por un tiempo conductora de una camioneta para personas con capacidad reducida, ese fue definitivamente mi trabajo favorito.

Básicamente intento pelear por lo que pueda, conscientemente. Estoy afiliada al Black Lives Matter, y sigo estando a favor de los derechos de las personas trans. Soy pro-aborto. Quiero estar en la lucha para todas las personas que no tengan voz.

¿Cómo es Amazon?

Desde mi primer día ya estaba lista para renunciar al final de la jornada; era una presión muy grande. No tuvimos mucha preparación. Tienen sus propios protocolos de entrenamiento, pero es básicamente estar durante media hora en un curso donde te explican cómo ordenar las cajas y después nos asignan a nuestras estaciones de trabajo, y ahí ya quedábamos por nuestra cuenta.

Por lo que escuché, el trabajo es muy agotador y realmente demandante. ¿Podrías hablar un poco sobre cómo es estar dentro del depósito? ¿Qué es lo que tenés que hacer y que le hace a tu cuerpo trabajar de esa manera?

Es extremadamente cansador, estoy de acuerdo en eso. Hay que agacharse y pararse todo el tiempo. Hay una escalera en mi área, porque trabajo llevando los paquetes. Subo y bajo la escalera, inclinándome, recogiendo cajas. Tenemos 30 minutos de almuerzo, pero aparte de eso, son solo de 15 minutos de descanso dentro de un período de 10 horas de trabajo. Yo siendo diabética, ni siquiera tengo tiempo de chequear mi azúcar en sangre y asegurarme de poder conseguir algo para comer en ese lapso de tiempo.

Como en cualquier depósito, tenés que alcanzar una cierta cuota. Es una cuota casi imposible. Me acuerdo lo mucho que estuve luchando desde el primer día para alcanzarla. Lo intentas, vas lo más rápido que podes, pero aún así no llegás. Te miden la cantidad de tiempo entre cada ítem, y si tardas demasiado, lo notan inmediatamente.

Te puede interesar La batalla en Alabama: el movimiento antirracista y la lucha por la organización sindical en Amazon

¿Cómo fue la experiencia intentando la sindicalización? ¿Cómo lo experimentaron dentro del depósito?

Dentro del depósito, la mayoría de los trabajadores no hablan sobre eso, pero siento que es principalmente porque no tenemos tiempo para hablar de nada.

Estamos todos separados en nuestras estaciones, y si no alcanzamos nuestra cuota, eso podría poner en peligro nuestros trabajos. No tendemos a hablar entre nosotros a menos que estemos en el descanso, y no tenemos mucho tiempo.

En el depósito, te ponen papeles que están acomodados en las mesas, listando todas las razones por las que ellos creen que no deberías unirte a un sindicato y te dicen que votes que no. Te mandan mensajes varias veces al día diciéndote que votes que no y también te cuentan historias sobre alguna persona que estuvo trabajando en Amazon por tal y tal cantidad de tiempo, “¡y a él le encanta!”. Te cuentan esas historias para que, en base a ellas, no votes por la sindicalización.

Noté que cuando le cuento a alguien que estuve trabajando para Amazon, automáticamente me hacen preguntas sobre el sindicato. Automáticamente. Está saliendo en muchos medios, pero en el depósito es diferente. No hablan mucho de eso realmente. Quizás tenés dos o tres personas que se quedan afuera en la esquina. Eso es lo más cerca que te permiten llegar, y se quedan ahí parados con su mesa y sus carteles para intentar decirte que te unas al sindicato, pero no los dejan acercarse más al galpón para poder conversar con los trabajadores. La empresa en cambio tiene la posibilidad de influir a los trabajadores mediante mensajes que reciben por Amazon de la A a la Z, y los mensajes de la empresa que ven en su mesa mientras almuerzan.

¿Qué es Amazon de la A a la Z?

Es su aplicación por la que podés fichar, ver tu horario y demás.

¿Tienen mensajes en contra de la sindicalización ahí?

Sí, te aparece un mensaje “se acerca la hora de la votación” o “el tiempo se agota, vota no”, “tal y tal trabajan para Amazon y les encanta”.

La mayoría de nosotros trabaja de 10 a 12 horas en Amazon. Cuando trabajas tan duro y durante tanto tiempo sin ningún descanso adecuado, el cuerpo te empieza a pasar factura. Te van a tirar ciertas cosas a la cara, como por ejemplo que ganas $15 la hora. Pero 15 dóalres la hora no justifica el hecho de estar siendo superexplotado. El seguro de salud que dicen que tenés, no sé cuánto te va a cubrir cuando sufras de dolores de espalda constantes ni los dolores de piernas. Quedás exhausto por todo el trabajo de cada día. Ellos piensan que te vas a acostumbrar en algún momento y eso es solo el comienzo del trabajo.

Hacer eso todos los días durante años, no debería ser una forma de vivir, especialmente no por 15 dólares la hora. Eso es apenas un salario digno. Hay muchos trabajadores en Amazon, no todos viven en Bessemer. Viven en Hoover, viven en Birmingham. Viven en Homewood. El costo de vida allá es más alto que en Bessemer. Estas son personas que están tratando de ganarse la vida, personas con familias. Ese podría ser su único ingreso. ¿Podrías imaginarte cuidar de quizás dos o tres niños cuando apenas estás en tu casa de tanto ser explotado por Amazon, y sólo ganas $15 la hora?. ¿Cuando tenés que abastecer a toda tu familia, pagar el alquiler y gastos en servicio?. Es estresante.

Si pudieras decirle algo a Jeff Bezos, ¿qué le dirías?

Hacerse a un lado no te esconde de las cosas que hiciste. No te esconde del hecho de que estuviste sobreexplotando a tus empleados y que probablemente ellos hacen un centavo por cada varios dólares que ganas. Simplemente no puedo creer que alguien pueda estar tan apegado al dinero como para sacrificar a cientos de trabajadores solo para hacer plata. Estas son las familias de la gente, y si decís preocuparte por ellas tanto como lo hacen, entonces no deberías incluir sus historias y usarlas como peones. Si te importan tanto estas personas, entonces deberías darles lo que quieren. Deberías cumplir con sus demandas. Mucha gente, incluídas las corporaciones, se subieron al Black Lives Matter por influencia, pero cuando la mayoría de sus empleados son afrodescendientes y los haces trabajar como perros, poner Black Lives Matter en su página web no los ayuda. Los seguís manteniendo como un grupo marginalizado. No los estás ayudando. Eso es solo publicidad.

Hablemos un poco sobre tu participación en Black Lives Matter también. ¿Podrías hablarnos sobre cómo te involucraste en el movimiento?

Tenía 11 años cuando Trayvon Martin fue asesinado. Vi que todo esto sucedía muy a menudo, y quise involucrarme, pero no tenía la edad suficiente. En aquella época mis padres no dejaban que una niña de 11 años saliera a protestar. Por ejemplo, cuando Tamir Rice murió, y Sandra Bland, cuando todos fueron asesinados, yo era todavía muy joven, 14 o 15 años. Todavía no podía hacer nada. Finalmente ocurrió cuando me había mudado, había conseguido un auto, y entonces asesinaron a George Floyd. Se aceleró mucho. Me di cuenta de que por fin tenía los recursos para salir a protestar y hacer algo al respecto. En el momento en que me di cuenta de que podía salir y tratar de hacer un cambio y hacer algo al respecto, me lancé a ello.

Y así fui a una protesta en el parque Kellyanne Green. Eso fue el 30 de mayo. Y ese fue el día en que tuvo lugar la primera gran protesta de Hoover, Alabama. Así que me subí a mi coche y fui a Hoover. Y ese día vimos mucha brutalidad. Pensé que mi amigo había sido asesinado, por la forma en que fue golpeado por la policía. Y fue una locura ver que los oficiales están tan dispuestos a herir a la gente por el simple hecho de decir que sus vidas importan. Por decir simplemente que no quieren ser asesinados.

Eso es lo mínimo, lo único que decimos es "no nos maten". Y están dispuestos a hacernos daño por decir que no queremos que nos maten. Así que después de ir a esa primera protesta, me llené de tanta rabia que estaba dispuesta a seguir adelante. Y he estado yendo desde mayo. He ido a Louisville tres veces, he hecho protestas en Huntsville, Albertville, Gadston, Hoover, Birmingham, Montgomery, Selma. Trato de ir a donde sea para solidarizarme con la gente. Porque, si bien es cierto que la tendencia se mantuvo durante un tiempo, tenemos que darnos cuenta de que estas cosas siguen ocurriendo. Y por eso tenemos que luchar por ello tanto como podamos.

EJ Bradford fue asesinado en 2018 y todavía estamos aquí luchando por él, porque todavía no tiene justicia. Todas estas personas no están recibiendo justicia por haber sido asesinadas. Sus familias no están obteniendo respuestas. A algunos de ellos, si es que hay alguno, les están pagando un poco, para que se queden callados, pero el dinero no los traerá de vuelta. Así que tenemos que estar aquí luchando para asegurarnos de que esto no ocurra.

Los trabajadores de Amazon son mayoritariamente afrodescendientes, ¿verdad?

Sí.

¿Puedes hablar un poco de la relación entre la idea de que las vidas de los afrodescendientes deben importar y esta lucha por un sindicato en Amazon?

[El racismo] es institucional. Cualquier forma que encuentren para mantenernos sometidos, la van a usar. Por supuesto, si estamos en las calles, pueden arrestarnos, pero no van a intentar arrestar legalmente a nadie por estar trabajando. Entonces lo que hacen es asegurarse de que tengas salarios más bajos de los que hay en otros lugares. Van a asegurarse de que no tengas muchos descansos. De que no puedas abandonar tu estación de trabajo sin ser penalizado. Van a usar cualquier cosa para reprimir a las personas de clase baja y marginalizadas. Así es como se siente. Se siente como que te van a hacer trabajar hasta la muerte si pueden.

Si no pueden eliminarte en las calles, entonces te eliminarán de la forma que sea. Te quitarán el trabajo por cualquier cosa que hagas que sea un paso en falso para ellos. No les importa nada más que hacer su dinero. Amazon contrata a tanta gente cada semana que simplemente piensan: "Oh, bueno, si te vas, podemos encontrar a alguien para reemplazarte". Es decir que los trabajadores para ellos no tenemos ningún valor. Así que se siente lo mismo que en la mayoría de las protestas de Black Lives Matter y demás, porque seguimos luchando por los derechos humanos básicos.

Te puede interesar Terminó la votación por un sindicato en Amazon Alabama, pero la lucha recién comienza

En Black Lives Matter, estamos luchando para asegurarnos de que no nos asesinen. Y con el sindicato, estamos luchando para asegurarnos de que podemos obtener un salario digno y podemos tener una atención adecuada. Y que no nos hagan trabajar como perros todo el tiempo. Es una lucha por los derechos humanos básicos.

Quiero saber que hice algo que realmente ayudará a la gente en el futuro. No algo para mí, sino para todos los grupos marginados. Quiero que puedan mirar hacia atrás, a cosas como el sindicato y el movimiento Black Lives Matter, y que se den cuenta de que realmente ha tenido influencia en ellos.

Quiero que sea algo que tenga un impacto positivo en sus vidas y que les facilite el día a día. Sólo quiero poder ver una sociedad en la que la gente no sienta que tiene que trabajar hasta el cansancio, sólo para mantenerse. Todos somos seres humanos, y todos deberíamos tener derecho a sobrevivir. No deberíamos pensar que si no ganamos una determinada cantidad de dinero, no podremos comer. Que perderemos el techo que nos da refugio. Todo ser humano debería tener derecho a comer, a tener agua, a tener un techo y a estar cómodo en la vida. Así que todo el mundo debería tener los mismos derechos, porque no hay razón para que alguien que llegó aquí a esta tierra, de la misma manera que tú llegaste aquí a esta tierra, tenga menos oportunidades que el otro.

Artículo publicado originalmente en Left Voice, el 29 de marzo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias