Internacional

REFORMA DE LAS PENSIONES EN FRANCIA

Francia | Coordinación RATP-SNCF: tras 50 días, balances y estrategia para continuar la huelga

El pasado jueves 23 de enero hubo en París una nueva reunión de la coordinación RATP-SNCF, muy importante en el día 50 de huelga. Ahora que parece terminar una primera fase de movilización, el balance de esta primera batalla genera reflexiones sobre la estrategia para continuar el combate, lejos de haber terminado. Como afirman algunos: “No es una huelga que se esté desinflando, sino que está recuperando el aliento” y los huelguistas, lejos de sentirse derrotados, trabajan para hacer de esta coordinación un “Estado mayor” para el movimiento hacia la victoria.

Jueves 30 de enero | 09:08

Jueves 23 de enero, se realiza una nueva reunión de la coordinación RATP-SNCF. En esta ocasión, acuden numerosos sectores. Del lado de la RATP, las líneas 3,5,6 y 7 de Metro así como RER B y MRF que representan los trenes así como las cocheras de buses de Belliard, Lagny, Ivry, Montrouge, Malakoff, Flandre, Aubervilliers, Pavillons-sous-Bois y Saint-Maur. Por la SNCF, el Technicentre de Châtillon, las estaciones de París Este y Austerlitz así como sectores de Bourgert, Choisy-le Roi y de RER C.

50º día de huelga: balances de una primera fase de huelga reconducible

El 50º día de huelga es una etapa tanto simbólica como concreta, que se ve marcada por esta reunión de la coordinación RATP-SNCF, a la hora en la que la jornada del 24 de enero parece anunciar un gran éxito (algo que se confirmó al día siguiente). Pero donde el anuncio de la vuelta al trabajo dentro de algunos sectores parece sembrar la duda. No es una cuestión de complacencia de cara al movimiento, un cierto orgullo bien legitimado se expresa en vista de la demostración de fuerza y determinación que han realizado los huelguistas: “Podemos decir bravo, 50 días de huelga, ¡no mucha gente lo creía posible!”-, decía Karim, maquinista de Pavillons-sous-Bois, en un debate que no ignoraba sin embargo las dificultades reales del movimiento.

Para los huelguistas reunidos este jueves, la primera prioridad es la de esbozar un análisis lo más sincero y completo posible de la situación. Todos expresan claramente que tan solo confrontando directamente las dificultades del conflicto y sabiendo el estado de sus fuerzas, es posible pensar en los siguientes retos. Además, la vuelta al trabajo para muchos compañeros aparece como una realidad, sobre todo en determinadas zonas de la regional. El motivo, la dificultad económica, evidentemente grave en un conflicto de tan larga duración. “Hay una diferencia entre querer y poder”-, explica Leila, de la cochera de buses de Malakoff, “para algunos, son ya dos pagas”.

Te puede interesar: Lucha contra la reforma en las jubilaciones en Francia: ¿en qué punto estamos?

El movimiento también sufre por un cierto aislamiento de su columna vertebral, el dúo SNCF-RATP, que no dispone de relevos para sucederlos. Aun así, los huelguistas no se dejan llevar por sentimientos de derrota, pero son conscientes de la importancia de generalizar la huelga. En este momento, es la oportunidad de plantear la cuestión abiertamente, para no caer en una pasividad a la espera de la llegada de otros sectores a la huelga. “No estamos aún en un estadio de huelga general, de lo contrario podríamos aguantar otros 70 días”-, expone Clément, ferroviario del Techicentre de Châtillon, respaldado por el conjunto de la asamblea.

Para explicar estas dificultades, los huelguistas de la coordinación admiten una falta de preparación o de experiencia sobre todo en la RATP, por ejemplo, en el tema de las cajas de resistencia, teniendo claro los responsables de los obstáculos que impiden una victoria rápida. Y por eso llevaron esta semana una acción de interpelación a la dirección de la CFDT, que ha mostrado a todo el mundo el frente común que hace el gobierno con las burocracias sindicales frente a la radicalidad de los trabajadores en lucha.

Los dirigentes de las confederaciones sindicales se encuentran entre los máximos responsables, como explica Anasse: “Hay dos elementos cruciales que las confederaciones sindicales han ignorado. Incluso hoy, nadie habla de las cajas de resistencia, no se preocupan de las dificultades”. Sobre los problemas para generalizar la huelga, los huelguistas se enfrentan a la inercia promocionada por la voluntad de contener el movimiento: ¿Por qué los trabajadores de los puertos no se movilización el 5? ¡Es criminal! Expresa Clément, recordando la tardía movilización de sectores tan estratégicos como los trabajadores portuarios, muy concienciados, que se movilizan en cada convocatoria y capaces de desatar penurias y realizar un verdadero bloqueo de la economía.

Perspectivas y estrategia para continuar el movimiento ¿Hacia una segunda huelga reconducible desde la base?

Incluso con estas dificultades, no hay espíritu de derrota en la asamblea. Esta moral, que podría sorprender, no sorprende a ninguno de los que se han convertido en verdaderos guerreros, militantes del combate. Conscientes de los sacrificios que han hecho y harán, saben bien que hay que ir hasta el final: “No vamos a regalarles dos meses de salarios”-, prometía Hanane, huelguista de la línea 5.

“No me he venido abajo ni mentalmente ni en mi determinación de combatir esta reforma”, dice Didier de la cochera de Aubervilliers, delante de gestos de aprobación de sus compañeros. “Estoy seguro de que es lo mismo para todos, si estamos agotados, es económicamente, pero no en nuestra determinación”. No se ve un abandono en la vuelta al trabajo, sino como un momento de reforzar las cajas de resistencia. Una retirada en la guerra contra el gobierno que expresa claramente Romain, maquinista de Ivry: “Si cedemos, el gobierno nos quitará todas nuestras conquistas. Hay que redoblar los esfuerzos, para lograr lo mejor”.

Te puede interesar: Edición especial de Contrapunto sobre Francia

A la vez que una firmeza intacta, existe una tensión por elaborar una estrategia, que permita arrancar una victoria, lo que anima la reunión. Consecuentes frente a la constatación del rol de contención y de aliados del gobierno de las burocracias sindicales, los huelguistas saben que son ellos quienes deben elaborar un plan de batalla. La discusión se centra en evaluar las distintas tácticas posibles, desarrollando ideas sobre los piquetes, en las asambleas generales y el debate entre compañeros.

Se debate también la propuesta de huelgas de goteo o de 59 minutos. En mitad de la discusión, estas propuestas encuentran más reticencias que entusiasmo. Para quienes han experimentado las dificultades de hacer ceder al gobierno con el método radical de la huelga reconducible, es obvio que estas otras tácticas no servirán para aumentar positivamente la correlación de fuerzas frente al gobierno.

Un sentimiento reforzado por el balance que los ferroviarios han hecho de la derrota de la huelga por goteo impuesta por las direcciones sindicales en 2018. Se estudia con seriedad la posibilidad de una segunda fase de huelga reconducible, en el momento en que el proyecto de ley pasa por el Parlamento, lo que parece ir en serio. Una perspectiva muy ambiciosa en este momento del movimiento pero que aparece como la mejor táctica para los huelguistas presentes, que prevén también llevar este debate a sus lugares de trabajo y tantear las posibilidades en futuras reuniones de coordinación.

Debate abierto sobre el rol de la coordinación SNCF-RATP ¿Cómo construir alianzas con otros sectores?

En una atmósfera marcada por el cansancio acumulado desde el inicio del movimiento, donde se es consciente de la “responsabilidad” de la coordinación, “de la esperanza que han creado en otros sectores” como formula Samir de los talleres de Saint-Ouen, un debate turbulento alrededor de la forma de movilización, de las acciones y de los informes de la coordinación a las diferentes asambleas interprofesionales.

Frente a la dureza del conflicto y sobre todo con la bajada de la tasa de huelguistas en SNCF y RATP se expresa una preocupación: la de mantener una apertura hacia el exterior, en el sentido de iniciativas en el sentido de la educación nacional o de las refinerías a lo largo del movimiento, y también para algunos, de no abandonar el movimiento, contando con las acciones levadas por las minorías todavía activas en diferentes sectores. Dos huelguistas intervienen en ese sentido, recordando la necesidad de juntarse con los sectores que se mueven y de no renunciar al movimiento general del cual, ciertas franjas, minoritarias, permanecen activas, notablemente en RATP y SNCF.

Es en torno a esta cuestión que giraron las intervenciones siguientes, llevando la discusión sobre un tema central: el del método que hará ceder al gobierno. “La fuerza de los trabajadores, es la huelga. Lo que es importante, es la masividad de la huelga”. Expone Anasse, “Lo que es central, es poner a la gente en huelga”. Así, para el ferroviario, es hacia ese objetivo en el que tienen que ir las acciones, advirtiendo de no caer en un “maratón activista” que agote el conjunto aún movilizado en diferentes acciones de golpes de choque de eficacia limitada.

En ese sentido, los huelguistas parecen estar de acuerdo en que la victoria no se podrá obtener con una movilización restringida de la RATP y la SNCF, exponen la necesidad de extenderla, insistiendo en que deben apoyarse en el núcleo consolidado de la RATP y SNCF, y sobre una lógica que no se pierde en la acumulación de acciones minoritarias. “En las próximas semanas hay que hacer acciones que apelen a otros sectores, para ponerlos en huelga”,- señala Laura, ferroviaria en Bourget.

Se plantea también la cuestión de las perspectivas para la Coordinación, en esta nueva fase que parece abrirse, la de la vuelta al trabajo masiva dentro de un cuadro de lucha que todavía no parece terminar o abandonarse. Un giro de la Coordinación hacia los profesores, trabajadores de la refinería y el conjunto de sectores apelados con el fin de construir lazos y trabajar desde la base para una generalización de la huelga. Los diferentes bloqueos de facultades e institutos previstos para esta semana serán el objeto de la agenda para esta semana, con el objetivo para los huelguistas de reforzar acciones de “quienes nos ayudan y son golpeados cuando bloquean las cocheras”, pero también para plantear a los profesores el ponerse en huelga y organizar a la juventud para la batalla.

Una decisión puesta en práctica desde este lunes, cuando los huelguistas han acudido a las universidades. En este sentido se abordó también la cuestión de las siguientes grandes jornadas de movilización nacional, con la perspectiva de participar masivamente y reflexionar cómo enviar un mensaje fuerte no solo hacia el gobierno, sino hacia otros sectores. Podemos ver la gran manifestación del 24 de enero como una encarnación de esta resolución.

Demostración y conquistas de esta huelga histórica: los apoyos para continuar el movimiento

Esta reunión expone la enorme experiencia de los huelguistas tras 50 días de este movimiento histórico. Sobre esto, la duración misma de una huelga de estas características, que ha sorteado obstáculos como la tregua de Navidad que han tratado de imponer, la represión o las pagas de cero euros durante más de un mes y medio, son la demostración literalmente histórica en un periodo donde se argumenta, tanto por parte de las direcciones sindicales como por algunos intelectuales, la idea de que la época de las grandes huelgas estaría en el pasado y que la clase obrera habría desaparecido.

Si parece evidente que las direcciones sindicales no harán nada sobre esta demostración de la capacidad de huelga y movilización de los trabajadores hoy en día, es también seguro que los huelguistas han demostrado comprender sus propias fuerzas, lo que en este contexto adquiere una gran importancia. Además de soldados, son estrategas de la huelga lo que ha forjado este movimiento, en apenas más de un mes. Es lo que ha observado Laura, impactada por este nuevo plano: “Sobre una huelga general, nos encontramos a nosotros mismos pensando la estrategia a seguir, es algo nuevo, y es una conquista de esta huelga”.

Te puede interesar: “La coordinadora que impulsamos visibilizó la emergencia de la base obrera que impide a las direcciones bajarse fácilmente de esta huelga”

Signo de la madurez de los huelguistas, así como de la dirección de la Coordinación, es el lugar central de las mujeres en el debate. Lucidas y firmes, las huelguistas muestran, a pesar del cansancio y las tendencias a la dispersión de sus compañeros, una aptitud evidente para recentrar el debate sobre la realidad, las tareas y prioridades de la situación. Es lo que se ve con las intervenciones de Leïla, Hanane, ou Sabría de la línea 5, que ve ella misma el rol central de las militantes de la huelga, mostrado por el movimiento, tras una intervención recordando a sus compañeros de la RATP, la necesidad absoluta de reforzar la autoorganización a través de Asambleas Generales de cara a discutir, preparar la continuación de la movilización y decidir el conjunto del movimiento.

Construir la coordinación: hacia un “órgano de dirección” de la huelga a la altura de la ambición de los huelguistas

Tras dos horas de debate, los huelguistas parecen conscientes de las conquistas del movimiento y del rol que ha jugado la Coordinación en el mantenimiento del movimiento, el dialogo con el conjunto de la población a través de ruedas de prensa, la respuesta unitaria a la represión o el éxito de acciones de alcance político y mediático. Una satisfacción que no nubla la lucidez de los huelguistas sobre el camino a seguir.

Es evidente que el proyecto de construir un “Estado mayor”, un “órgano de dirección” de la huelga, que compita con los de las direcciones sindicales es una tarea muy ambiciosa delante de ellos. También fue discutida la evolución que debe tener el marco de esta Coordinación para elevarlo a la altura de la situación. “Al principio, no había apenas líneas de metro; hacen falta todas”, afirma Yassine, maquinista de Malakoff, en el sentido de ganar aún más en representatividad, mientras que Anasse, ferroviario, señala la necesidad de poner en marcha los mandatos, para un funcionamiento más democrático, pero también para una verdadera conexión entre las asambleas locales y la Coordinación.

Fuertes tras la experiencia y balance de esta primera fase, es la preparación de la continuación del movimiento que deben también servir las próximas semanas. Conscientes de los tiempos frente a un gobierno y direcciones sindicales que usan el calendario para marcar un ritmo que debilite al movimiento, una tensión fuerte se expresa en el aprendizaje rápido para compensar la falta de experiencia, multiplicada por la liquidación de una gran parte de la tradición de autoorganización del movimiento obrero.

Es en esta perspectiva que Yassine, que frente a su primera huelga de verdad, explica que ha descubierto en esta lucha la importancia de acudir a los piquetes y se documenta con la experiencia de huelgas pasadas, verdaderas “escuelas de guerra”: “Vi la película de la lucha de ONET, o Comme des Lions; hay que aprender de nuestros errores y de los errores de los demás. No tenemos tiempo para repetirlos.

Tanto conquistas, como tomas de conciencia y hábitos de lucha que hacen de este movimiento, aparte de su récord ya impresionante de días de huelga reconducible acumulados, un momento histórico. Un movimiento de una gran importancia no solo para ganar contra esta contrarreforma de las jubilaciones, pero también, para las futuras batallas del movimiento obrero en Francia y en el plano internacional. Si el mundo tiene puestos los ojos en Francia, durante este conflicto, como hemos escuchado a veces, esta atención está a la altura de lo que se juega en la lucha de los trabajadores contra el gobierno de Macron, en un periodo donde el planeta vive por todos lados, una nueva oleada de lucha de clases y rebeldía frente al capitalismo.

* Publicado originalmente en Révolution Permanente

Traducción: Roberto Bordón






Temas relacionados

CGT Francia   /   5D Huelga General en Francia   /   Sistema de Pensiones   /   Pensiones   /   Reforma Laboral Francia   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO