Internacional

MOVIMIENTO OBRERO

Francia: “¡Los capataces a trabajar!”

Entrevistamos a Vincent Duse, secretario de la CGT de la planta de Peugeot Mulhouse. La huelga y la reorganización del movimiento obrero en Francia.

La Izquierda Diario

@izquierdadiario

Martes 31 de mayo de 2016 | 20:46

Foto: www.cgtnord.fr

En muchas empresas del sector privado, la lucha contra la reforma laboral se combina con reivindicaciones propias al sector. Este es el caso de la industria automotriz, donde la patronal del grupo PSA (Peugeot-Citroën) lanzó a fines de abril un nuevo ataque contra las condiciones de trabajo de los obreros. Révolution Permanente entrevistó a Vincent Duse, obrero de la planta de Mulhouse (7.000 trabajadores), y secretario de la sección CGT de esa fábrica.

En la última semana hubo un cambio en la lucha con la entrada en huelga de distintos sectores de la clase trabajadora, incluido el sector automotriz. ¿Cómo se llegó a este cambio?

Hubo una acumulación de cosas. Ya desde comienzos de marzo se había expresado mucha bronca de parte de los obreros contra el proyecto de reforma laboral. Muchos obreros jóvenes, sobre todo los más precarios, nos venían a ver a los delegados sindicales preguntando “como se hacía para hacer huelga”. Es que los obreros de la industria automotriz ya conocemos bien las medidas que ahora con la reforma se van a generalizar. Supresión de puestos de trabajo, precarización, cadencias infernales, aumento de la jornada laboral, trabajo los fines de semana, nuestras condiciones de trabajo fueron brutalmente atacadas bajo la amenaza de despidos y cierres de plantas. Por eso el anuncio por parte de la patronal de un nuevo “acuerdo de competitividad” que prevé un aumento de la jornada laboral y la generalización del trabajo los fines de semana, en la fábrica cayó como una provocación, sobre todo tras la publicación de las ganancias del grupo de 1.200 millones de euros y del aumento de sueldo del director del grupo, ¡a casi 15.000 euros por día! La entrada en huelga por tiempo indefinido de los refineros y de otros sectores fue la chispa que faltaba para que la bronca acumulada saltara el jueves pasado.

¿Te referís a la jornada de paro llamada por las centrales sindicales del 26/5?

Exactamente, para ese día nosotros de la CGT habíamos llamado al paro en la planta. Pero cuando los días anteriores pasábamos por los distintos sectores de producción fuimos sorprendidos por el hecho de que en muchos de ellos, incluso algunos que no suelen parar casi nunca, los obreros mismos ya habían hecho el trabajo y nos decían: “quédense tranquilos que aquí ya estuvimos hablando y paramos casi todos”. Se hablaba mucho de los otros sectores en huelga y se expresaba una especie de ganas de no quedar por debajo de lo que están haciendo los refineros, los trabajadores portuarios, etc. El jueves el número de huelguistas en todos los turnos fue muy alto: 300 a la mañana, 400 a la tarde, más de 300 en el turno noche. Hace unos 10 años que no veíamos una movilización tan fuerte en la fábrica. A la mañana la dirección tenía aun esperanza de que la producción no se paralizara. Bajó muchísimo el ritmo y puso una serie de capataces en los puestos de los huelguistas. La ilusión duro poco, pero lo suficiente para que los huelguistas que habían improvisado una marcha adentro de la planta lo vivieran como una merecida venganza: “Los capataces a trabajar”, gritaban mientras uno u otro aprovechaba para criticar el trabajo hecho por los capataces entre muchas risas.

¿Y cómo sigue? ¿Hay otras acciones previstas?

Si, en cada uno de los turnos se organizaron asambleas. Las intervenciones de los obreros eran muy combativas y mostraban ganas de seguir luchando. Así que llamamos a una nueva jornada de paro para el martes. Hay verdaderamente un aire nuevo en la fábrica, y las informaciones que nos llegan nos llevan a pensar que no es una especificidad de la planta de Mulhouse. Si el movimiento obrero industrial entra de conjunto al lado de los trabajadores de servicios estratégicos como en transporte y la energía, la huelga general y la victoria podrían no estar muy lejos.






Temas relacionados

Reforma Laboral Francia   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO