Internacional

ESTADOS UNIDOS - RACISMO

Imágenes de la segunda noche de bronca en Charlotte

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, declaró el estado de emergencia tras la segunda noche de protestas por el asesinato de un afroamericano a manos de la Policía.

Jueves 22 de septiembre de 2016 | 14:04

Nueve heridos, uno de ellos de gravedad, y al menos 44 detenidos es el saldo de la represión de la policía de Charlotte durante la segunda noche de protestas por el asesinato del afroamericano Keith Scott a manos de la Policía el martes de esta semana.

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, declaró el estado de emergencia pasada la medianoche y llamó a la guardia nacional tras el aumento de la tensión en la noche del miércoles al conocerse que uno de los manifestantes había sido baleado.

Te puede interesar: Segunda jornada de movilizaciones en Charlotte con un herido en estado crítico

El hombre, que participaba de la manifestación, permanece en estado crítico luego de haber recibido disparos en la noche de este miércoles. La policía había declarado inicialmente que los disparos habían sido efectuados por otro manifestante, pero el jueves el jefe de la policía de Charlotte-Mecklenburg, Kerr Putney, reconoció que el que había disparado contra la víctima fue un agente policial. “Estamos aquí para buscar la verdad, así que vamos a investigarlo para encontrar la verdad, la verdad absoluta, según lo que mejor puedan demostrar las pruebas”, dijo Putney.

Las tensiones raciales habían aumentado dramáticamente desde el martes, luego del asesinato del afroamericano Keith Lamont Scott, por disparos efectuados por un agente policial, que había tenido lugar después de la muerte el viernes en Tulsa de otro afroamericano, Terence Cutcher, también a manos de la policía.

Te puede interesar: Video muestra a Policía de Oklahoma fusilando a un afroamericano desarmado

Lo que comenzó como una vigilia de oración luego del tiroteo contra Scott se convirtió en una marcha de manifestantes indignados que continuó con enfrentamientos con la policía antidisturbios, que se ubicó fuera del hotel Omni, el escenario de la protesta, y disparó granadas de gas lacrimógeno y balas de goma. Los manifestantes gritaban “las vidas de los negros importan (black lives matter)” y “manos arriba; no disparen” y arrojaron botellas y fuegos artificiales contra los efectivos policiales, que lanzaban granadas cegadoras, balas de goma y gas lacrimógeno contra la multitud. Cientos de manifestantes se dispersaron, pero varios permanecieron en el lugar, cargando contra la policía que marchaba por las intersecciones de Charlotte lanzando bombas lacrimógenas.

Un reportero de CNN, Ed Lavandera, fue agredido mientras transmitía un informe en vivo, entre gritos de parte de manifestantes que exigían que “dijera la verdad”. Una muestra más del creciente descontento popular contra los medios masivos y la forma en la que transiten los episodios violencia policial racista en el país.

Las 44 personas arrestadas fueron acusadas de varias ofensas, entre ellas, la negativa a dispersarse, agresiones y allanamiento de propiedad.

El miércoles por la noche las movilizaciones comenzaban a extenderse a otras ciudades del país, como la que se pudo ver en Nueva York:

La muerte de Scott se convirtió en el 214° asesinato de un afroamericano por parte de la policía en 2016, según Mapping Police Violence, un grupo que surgió del movimiento de protesta. No existen datos del gobierno a nivel nacional sobre disparos efectuados por la policía.

Para leer en profundidad: Black Lives Matter: ¿nace una nueva generación?






Temas relacionados

Charlotte   /   Carolina del Norte   /   Estados Unidos   /   #BlackLivesMatter   /   Black lives matter   /   Brutalidad policial   /   Racismo   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO