×
×
Red Internacional

No va más. Irracionalidad capitalista: con cosechas récord hay el doble de hambrientos en Brasil

Lo absurdo no quita lo real: mientras el agronegocio festeja año tras año, crece el hambre entre el pueblo trabajador.

Miércoles 8 de junio | Edición del día

El Gobierno de Jair Bolsonaro informó este miércoles que la cosecha de granos este año será mayor que la esperada. Según sus previsiones, batería un nuevo récord, 3,8 % más que la del año pasado.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), los principales motores serán el maíz, el trigo y la soja, ayudados por las buenas condiciones climáticas.

Los buenos resultados no son una excepción. Brasil es uno de los mayores productores de alimentos del mundo. En 2020, la cosecha fue récord, se levantaron 255,4 millones de toneladas de cereales, leguminosas y oleaginosas. El año pasado estuvo muy cerca, se recogieron 253,2 millones de toneladas.

Pero como suele ser en el capitalismo, la fiesta es para unos pocos, y cada vez menos.

El mismo miércoles la organización Rede Penssan hizo público un informe que señala que 33,1 millones de personas no tienen para comer diariamente en Brasil. La escalofriante cifra corresponde al 15,5 % de la población. Señala además que la cifra subió del 2020 a esta parte en más de 14 millones de personas.

Los datos son parte del 2ª investigación sobre inseguridad alimentaria en el contexto de la pandemia del Covid-19, que realizó Rede Penssan. En el marco del estudio se visitaron 12.745 viviendas de 577 municipios en las 26 provincias y en el Distrito Federal.

Durante el actual Gobierno, la cantidad de personas con hambre se duplicó. En el primer informe publicado en abril de 2021, se registraron 19 millones de personas hambrientas en Brasil, 9 millones más que en 2018.

El absurdo no tiene límites. Las estimaciones oficiales señalan que la producción de maíz de este año va a ser un 27,6 % más que la del año pasado, y que la de trigo va a ser 13,6 % más. El área cultivada de arroz, maíz y soja, que representan el 87,4 % del total, será un 5,5 % mayor que el área recogida el año pasado.

Mientras tanto, el pueblo trabajador hace colas en frigoríficos para conseguir restos de huesos. Imposible olvidar esas imágenes que dieron vuelta al mundo hace unos meses y siguen ocurriendo.

La inseguridad alimentaria es otro de los alarmantes datos del estudio: 58,7 % de la población la sufre en algún grado. Son más de 125 millones de personas que tuvieron hambre, están preocupadas por no tener para comer y/o tienen una alimentación diaria por debajo de la necesaria.

El hambre alcanza con especial saña a las familias negras y a las familias cuya jefa de hogar es una mujer. Según este estudio, el 65 % de los hogares comandados por una persona negra y el 63 % de los hogares comandados por una mujer conviven con alguna restricción alimentaria. Cifras que exponen la brutalidad del racismo y el patriarcado que acompañan al capitalismo.

Millones de personas tienen hambre mientras banqueros y terratenientes tienen ganancias récord. La inflación tira para arriba los precios de los alimentos, la desocupación y la precarización del trabajo tiran para abajo los ingresos del pueblo trabajador.

Esta fórmula donde trabajamos muchos y se la llevan unos pocos no va más. La clase trabajadora tiene planteado imponer una salida racional a las crisis generadas por los capitalistas, de las que siguen sacando provecho a costa del hambre de las grandes mayorías.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias