×
×
Red Internacional

Precarización de la juventud.Joven repartidora arrollada no tiene quien se haga responsable de sus gastos médicos

La joven trabajadora fue arrollada este lunes en un accidente con saldos trágicos en Barquisimeto. La familia del presunto responsable del choque no se hace responsable de los gastos, tampoco lo hace la empresa para la cual trabaja. Una expresión de la precarización laboral de la juventud.

Martes 9 de noviembre | 17:59

El accidente ocurrió en la avenida Lara con Argimiro Bracamonte, ayer 8 de noviembre, resultando una persona fallecida y dos heridos, uno de estos Génesis Álvarez, de 26 años de edad, quien trabaja como repartidora de la empresa de comida rápida Perro Rockero. La moto en la que labora Álvarez, propiedad de la empresa, fue a dar debajo de uno de los vehículos que chocaron, junto con la trabajadora, quien sufrió fractura de tibia y peroné, por lo que requiere cirugía de emergencia.

A través de declaraciones de representantes de la empresa, se conoció que la familia del presunto responsable del accidente, Adid Chejín de 18 años de edad, en un primer momento mostró disposición a ayudar, llevando a la joven desde un hospital hasta una clínica privada, sin embargo, al conocer la seriedad del estado de salud de Álvarez, desistieron de cubrir los gastos. Según reporta la periodista Alba Arráez en su cuenta de Twitter, a las 4 de la mañana la joven trabajadora fue sacada de la clínica por la familia Chejín, y llevada de nuevo al Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto (HCAMP).

En nota publicada por El Pitazo, se recogen declaraciones de Alejandro Marrufo, socio de Perro Rockero, quien señala que la familia Chejín empezó a cubrir los gastos, “pero a regañadientes y están diciendo que no van a cubrir los daños y perjuicios del negocio ni de ella”, agregando, “Nosotros vamos a ejercer acciones legales. De una vez nos informaron que ellos no iban a cubrir los gastos de la clínica y nos dieron a entender que tampoco iban a reconocer la moto”.

Según el reporte de los bomberos del municipio Iribarren –reseñado en la nota que citamos–, Génesis Álvarez quedó atrapada debajo de una pickup Silverado que fue embestida por una Toyota Fortuner –manejada por Chejín–, ambas camionetas y la moto donde se desplazaba la joven se incendiaron en el choque. El conductor de la Silverado murió.

La familia Chejín es una familia de negocios conocida en Lara, de acuerdo con información de habitantes del estado, es una familia con medios de fortuna. Por supuesto, el sentido común que expresan muchas personas por las redes y en sus conversaciones en grupos de Whatsapp, es que la familia del conductor que arrolló debiera hacerse responsable de los fatos.

Sin embargo, esta lógica, que no deja de tener sentido, tiene a ocultar otro hecho clave: la ausencia de algo elemental como un seguro médico para una joven trabajadora que, precisamente por el trabajo realizado, está expuesta a riesgos de ese tipo. Esta joven le trabaja a una empresa que ofrece el servicio de delivery, es decir, la empresa se lucra y obtiene ganancias a partir del trabajo y riesgos de esta trabajadora, sin embargo, no le garantiza siquiera un seguro médico ante situaciones como estas.

Es una expresión de la realidad laboral de gran parte de la juventud venezolana, que acompaña la catástrofe económica y social a la cual ha condenado a la clase trabajadora la brutal crisis del capitalismo venezolano en manos del gobierno de Maduro. En medio de una destrucción inédita del salario y una pérdida como nunca de las conquistas laborales, a la juventud se le presentan como opción trabajos en los que no tiene acceso formalmente a ningún derecho económico, social o de organización que debiera corresponderle.

De hecho, en algunos casos, como es justamente el de los delivery, ni siquiera se les reconoce la relación laboral como tal, no se les reconoce la labor dependencia, sino que se los trata como si fuera una relación mercantil entre dos entidades (el trabajador y la empresa). Lo que se llama, en términos de la legalidad venezolana, simulación o fraude laboral.

Actualización: luego de publicada esta nota se supo que la familia Chejín anunció que se hará responsable de los gastos médicos de la joven trabajadora.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias