×
×
Red Internacional

Burocracia traidora.La conducción del sindicato del entretenimiento de EE.UU. busca frenar la huelga con un mal acuerdo

La dirección del IATSE firmó un acuerdo provisorio malísimo, traicionando la huelga votada por los trabajadores. Pero aún no ha terminado.

Domingo 17 de octubre | Edición del día

Ezra Brain es actor y profesor de la Universidad de Nueva York, editor de Left Voice, sitio de la Red Internacional La Izquierda Diario en Estados Unidos.

La huelga que estaba programada para comenzar el lunes. Pero la pelea no ha terminado. Trabajadores y trabajadoras deben rechazar el acuerdo y prepararse para la huelga hasta que se cumplan todas sus demandas.

Horas antes de que comenzara una huelga potencialmente histórica de la industria del entretenimiento, la conducción de la Asociación Internacional de Empleados de Escenarios Teatrales (IATSE) llegó a un acuerdo con la Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP).

La dirección sindical esencialmente cedió a los patrones, ya que el acuerdo tentativo no aborda las demandas más importantes que impulsaron la autorización de la huelga. La huelga, que habría sido la primera en los más de 100 años de historia de IATSE, contó con un consenso cercano al 98 por ciento de votos.

Los trabajadores llevaron sus demandas, la más importante de las cuales es la reducción de la jornada laboral, directamente al público, con campañas virales entre los trabajadores del arte -incluidos los miembros famosos del Sindicato de Actores de Cine (SAG) y el Sindicato de Guionistas (WGA)- apoyando la eliminación de las jornadas laborales de 14 a 16 horas para los trabajadores del entretenimiento.

Ahora, la dirección sindical está intentando vender a los trabajadores con un acuerdo tentativo que está lejos de cumplir con sus demandas, especialmente en lo que respecta a la reducción de la jornada laboral. Los trabajadores deben mantenerse fuertes, iniciar una campaña de "voto no" y usar el poder del impulso de la autorización de huelga para luchar por más.

Una huelga de 60.000 trabajadores de IATSE paralizaría la industria del entretenimiento, justo cuando el negocio comenzaba a recuperarse después del apogeo de la pandemia. Con el 98 por ciento de la unidad de negociación votando a favor de la huelga y el público de su lado, las demandas de los trabajadores parecían estar al alcance.

Si los trabajadores de IATSE conquistan sus demandas, podrían reescribir toda la forma en que funciona la producción en el entretenimiento, rechazando especialmente la hiperexplotación de los trabajadores que actualmente lleva a cabo la industria.

De declararse en huelga, las decenas de miles de trabajadores de IATSE serían la última incorporación a #Striketober, algo así como el "octubre de huelgas" como fue bautizado este mes debido a las huelgas coincidentes de 1.400 trabajadores de cuatro plantas de Kellogg’s, 10.000 del Sindicato de Trabajadores Automotrices (WAU) de John Deere, 700 trabajadoras de la Asociación de Enfermeras de Massachusetts, 420 del Sindicato de Trabajadores de Alimentos y Comercio de Heaven Hill Whisky, 5.000 del Sindicato de empleados públicos (SEIU), además de una autorización de huelga exitosa votada por 40.000 trabajadores de varios sindicatos de Kaiser Permanente, entre otros. Si se unen a #Striketober, IATSE sería el sector más grande en huelga.

Treinta y seis horas antes de que los trabajadores dejaran sus puestos de trabajo, los líderes de IATSE anunciaron que habían llegado a un acuerdo tentativo. La burocracia sindical está celebrando este acuerdo como una victoria, diciendo que cumple con todas las demandas presentadas por los trabajadores. Sin embargo, se queda corto en todos los frentes. No hay reducción en las horas de trabajo, el aumento salarial de 3 por ciento está por debajo de la actual tasa de inflación, de 5,4 por ciento, y no hay ningún movimiento en la cuestión de los derechos de los trabajadores por reemisión de contenidos.

¡Los trabajadores ni siquiera han podido ver el acuerdo completo todavía! Solo se les ha proporcionado aspectos destacados. Llamar este acuerdo un "punto de referencia" o llamar a "romper los puros", como dijo una fuente anónima al sitio Indie Wire, es un insulto a los miles de trabajadores de IATSE que votaron para autorizar una huelga y que tienen derecho a leer el acuerdo completo, discutir y decidir sobre los próximos pasos. No corresponde a los líderes sindicales llamarlo "hito" ni nada por el estilo, sino que lo deben evaluar los trabajadores de base.

Pero, incluso allí hay obstáculos por delante. Según Sarah Hughes de Labor Notes, no todos los afiliados podrán votar directamente sobre el contrato. Más bien, según el informe de Hughes, solo se permitirá votar a un colegio electoral de 13 de los locales signatarios del Acuerdo. Esto efectivamente excluye a la mayoría de ellos, incluidos otros 23 locales que votaron a favor de la huelga. Es un derecho de todos los miembros de un sindicato poder leer, discutir y votar sobre su propuesta de contrato. La dirección del IATSE claramente espera que estos procedimientos antidemocráticos sean suficientes para aprobar un contrato que es completamente inaceptable.

Los miembros de IATSE ya están recurriendo a las redes sociales para mostrar su oposición. Cientos de comentarios en la publicación de IATSE en Instagram anunciando el acuerdo dicen simplemente "no". En Twitter, los trabajadores de IATSE anunciaron abiertamente su intención de votar no al contrato.

Como trabajador de las artes, he visto de primera mano los abusos que sufren los trabajadores de las artes en general y los trabajadores de IATSE en particular. Sus días están marcados con largas jornadas, salarios bajos y pocos beneficios (si los hay). La vida de un trabajador de las artes también se está volviendo cada vez más precaria a medida que los puestos de personal a tiempo completo dan paso a más trabajos en directo, lo que conduce, nuevamente, a más horas, salarios más bajos y ausencia de beneficios. Esta es la vida contra la que luchan los trabajadores de IATSE. Y luchan no solo por ellos mismos, sino por cada trabajador de las artes que está sujeto a las horrendas condiciones que se han normalizado en nuestro campo. Es repugnante, es muy explotador y tiene que parar.

Los trabajadores de IATSE están de acuerdo, como muestran los comentarios de trabajadores enfurecidos sobre el tweet de IATSE que anuncia el tibio acuerdo. Es una verdadera traición de los dirigentes de IATSE a los trabajadores, que saben que sus demandas son razonables, populares y necesarias. El acuerdo tentativo claramente no es suficiente. Los patrones se negaron a cumplir con las demandas de los trabajadores.

Trabajadores de base de todo el país han estado diciendo "no" a los acuerdos provisionales que son inaceptables. Los mineros de carbón de Alabama lo hicieron en la primera semana de su huelga, así como los carpinteros en Seattle y los trabajadores de Volvo en Virginia. No le corresponde a la dirección del sindicato decidir sobre los acuerdos. Las bases deben tener acceso al contrato completo y poder decidir por sí mismos.

Como trabajador del arte, como miembro del Gremio de Dramaturgos, como trabajador de conciertos, envío mi solidaridad a las bases de IATSE. Merecen algo mejor que sus condiciones y merecen algo mejor que su liderazgo. Deben aferrarse a sus demandas, sentirse alentados por la increíble solidaridad que han visto en las últimas semanas y luchar por lo que se merecen.

Miles de otros trabajadores, dentro y fuera de las artes, ven que esta es una lucha contra la híper explotación. Esta pelea va más allá del IATSE. Los sindicatos, los activistas y la izquierda tienen planteado rodear de solidaridad a los trabajadores, acompañando sus piquetes.

Es importante que los trabajadores de IATSE vean la traición de su dirección, que se los está vendiendo, y se nieguen a aceptar este acuerdo. Sus demandas no fueron satisfechas. Por lo tanto, los trabajadores deberían rechazarlo e ir a la huelga.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias