Internacional

ESTADOS UNIDOS - DESEMPLEO

La desocupación sigue creciendo en Estados Unidos, supera las 38 millones de personas

Como todos los jueves, el departamento de Trabajo de Estados Unidos publicó el número de personas que solicitaron el subsidio por desempleo en la última semana; a las 36 millones de personas se suman casi 2,43 millones, con esto la desocupación alcanzó 38,6 millones de trabajadores.

Gloria Grinberg

@GloriaGrinberg

Jueves 21 de mayo | 19:35

Más de 2 millones de personas pidieron la semana pasada el subsidio del programa temporal del gobierno federal, según indicó el Departamento de Trabajo, que extendió el beneficio a trabajadores independientes y contratistas como los conductores de Uber y otros trabajadores de plataformas.

La Reserva Federal (Fed) ha realizado inyecciones masivas de liquidez en los mercados financieros, compras masivas de deuda y ha bajado los tipos de interés prácticamente al 0 %. El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha instado al Congreso a que tome medidas fiscales adicionales para hacer frente a una "crisis sin precedentes".

Si bien la cantidad de solicitudes disminuye semana a semana esta última estuvo levemente por encima de la expectativa de los analistas. En la semana que concluyó el 9 de mayo había poco más de 25 millones de personas que ya recibían ese subsidio, comparado con 22,5 millones en la semana anterior, de acuerdo con las cifras publicadas por el gobierno.

El índice de desempleo en Estados Unidos pasó del 4,6 % de la fuerza laboral en marzo al 14,7 % en abril, con un impacto mayor entre los trabajadores latinos, con una tasa del 18,9 % de desempleo, y los afroamericanos con una del 15 %. Los analistas calculan que, sumando todos los programas de prestaciones por desempleo, las personas desocupadas llegan a casi el 18 % de la fuerza laboral. Este cálculo supera ampliamente el índice de desempleo del 10 % de octubre del año 2009 cuando el país salía de la Gran Recesión (2007-2009), y se acerca a la Gran Depresión en la década de 1930.

Los números de la desocupación suben estrepitosamente si sumamos a los millones de trabajadores informales que quedan fuera del subsidio y planes del gobierno, sin acceso a estos beneficios, por lo que sus casos no son contabilizados.

Estados Unidos está reanudando las actividades a distinto ritmo según la región. Sin embargo, el gobierno de Trump no está tomando medidas de emergencia. Cuarenta y seis estados han reabierto negocios no esenciales o planean hacerlo. A su vez, el presidente se negó a usar una máscara facial mientras recorría una fábrica de máscaras, entre otros eventos públicos en los que participa y también se niega a usar una protección adecuada.

En lugar de llevar a cabo una prevención científica, se está intensificando un estado policial y la vigilancia racista. En Nueva York, 35 personas negras, cuatro latinas y una blanca fueron arrestadas por “no cumplir” con el distanciamiento social, y Donni Wright fue brutalmente golpeado.

En Estados Unidos no existen las licencias pagas para trabajadores en edad de riesgo, tampoco cuentan con atención médica gratuita para todos, equipos de protección adecuados ni testeos suficientes. Sin embargo, su presupuesto militar es de $738 mil millones de dólares, y gasta cerca de $ 1 billón al año en guerras y deportaciones.

El gobierno sigue afirmando que una atención médica universal sería demasiado costosa y los métodos de prevención efectivos, que incluyen pruebas masivas, es imposible. A pesar de estas declaraciones, el gobierno de Estados Unidos sigue pagando una enorme maquinaria militar, prefieren priorizar las armas nucleares, la supremacía aérea y naval y el dominio sobre China, a la protección de la población.

La contracara a esta terrible situación y del acelerado avance de la pandemia, así como la consecuencias económicas, son las luchas que desde hace varias semanas vienen llevando a cabo trabajadores de la salud y de distintas empresas con paros y movilizaciones exigiendo medidas elementales de seguridad y contra los despidos y suspensiones.

A las y los trabajadores de la salud, los de Amazon, Mc Donald’s, Burger King, Dominos, Instacart, Walmart, Whole Foods, entre otros, se suman también los trabajadores en distintas universidades como la de Nueva York. El recorte en las universidades es devastador, en muchos casos llegando al 40 por ciento del personal. Estos recortes, que podrían dejar a cientos o incluso miles de adjuntos y personal sin seguro de salud en medio de una pandemia, están siendo propuestos por la administración nacional, que prevén lo que afirman será un déficit presupuestario sin precedentes. Sin embargo, aún no hay ninguna indicación del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo o el alcalde Bill de Blasio de que el presupuesto de CUNY realmente se verá disminuido.

Desde que estalló la pandemia, los trabajadores se han unido en muchos estados y ciudades del país del norte para rechazar despidos y suspensiones, y para exigir equipos de protección personal, beneficios de atención médica, licencia pagada y pago de riesgos.






Temas relacionados

seguro de desempleo   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Donald Trump   /   Desempleo   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO