Sociedad

SANIDAD PÚBLICA

La lucha por la sanidad pública toma las calles en 40 ciudades del Estado español

Este sábado hay convocadas manifestaciones en más de cuarenta ciudades en defensa de la sanidad pública. Se exige la derogación de la normativa que permite la entrada de capital privado en el sistema público, la reversión total de los procesos de privatización y acabar con el modelo neoliberal de gestión público-privada.

Jose Lavín

Madrid

Viernes 19 de junio | 12:10

La Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS) ha convocado movilizaciones en las principales ciudades del país. Se lucha por blindar la sanidad pública y sus trabajadores de los intereses privados. Las principales demandas son la derogación de la ley 15/97, que permite la entrada de empresas privadas en el Sistema Nacional de Salud (SNS) y la habilitación de formas de gestión privada del servicio público, así como la derogación del artículo 90 de la Ley General de Sanidad, que permite los conciertos con empresas. La Coordinadora afirma al respecto de la normativa que "se ha comprobado cómo no sirve para ayudar a la sanidad pública sino para enriquecerse con ella".

Estas dos normativas, incompatibles con el blindaje de la sanidad pública, han impulsado la entrada en nuestro sistema de salud de los intereses privados durante los últimos 20 años, parasitando, entorpeciendo y sustrayendo recursos del sistema público. Frente a los intentos de hacer de la salud pública un negocio para la patronal, los y las profesionales de la salud y el personal no sanitario de la Coordinadora Antiprivatización achacan a estas leyes, aprobadas tanto por el PP y como por el PSOE, buena parte de los problemas por los que atraviesa la sanidad pública.

También las manifestaciones exigirán una sanidad e industria farmacéutica pública, que la sanidad vuelva a ser universal (integrando a todo el mundo independientemente de la situación administrativa), y reclamarán cuidados dignos para las personas mayores, esto último en relación a que el capital privado también tiene acceso privilegiado a los complejos sociosanitarios como las residencias. Junto a ellos irán los más de 500 colectivos de El Plan de Choque Social en varias ciudades donde se ha acordado manifestaciones unitarias.

“Desde 1986 hemos visto un descenso de camas públicas y profesionales y cada vez han aumentado más los conciertos. En 2018 uno de cada siete euros se dedica a conciertos privados, más de 10.000 millones de euros. Mientras tenemos servicios de diagnóstico cerrados por las tardes y plantas de hospitales enteras cerradas se está concertando actividad con la privada”, explica Antonio Gómez Liébana, portavoz de CAS. No sólo en cuestiones de financiación, sino de derechos laborales, condiciones de trabajo y calidad del servicio también se produce un considerable deterioro debido a unos modelos de gestión de lo público (NGP) que se extraen del ámbito empresarial.

La manifestación en Madrid comenzará en Atocha a las 20:00 y terminará frente al Hospital Niño Jesús. No es causal que termine aquí pues es este hospital uno de los casos más destacados de procesos de privatización comenzados durante la propia pandemia. El hospital ya lleva varios días protagonizando actos de protesta en las inmediaciones tras el anuncio de Ayuso de ampliar el centro a través del modelo público-privado, el PCI.

El PCI consiste en un convenio con una empresa privada, por medio de este los propietarios de los hospitales son empresas privadas a las que la Administración paga un canon económico anual durante un mínimo de 30 años. El PCI llega a encarecer los costes de la construcción multiplicándolos por siete: "En el hospital de Vallecas, también PCI, se ha comprobado cómo, aun habiendo encarecido el coste de la edificación, a los cinco años la empresa ya había recuperado lo invertido, así que a partir de ahí todo han sido y son ganancias para ella", agrega.

En Zaragoza la manifestación también se desplazará a un hospital PCI que se ha comenzado a construir aun habiendo camas vacías en los otros centros sanitarios. El CAS afirma que en cada localidad existen diferentes estrategias para llevar a cabo de forma encubierta el desmantelamiento de la sanidad pública, por ejemplo, en Cádiz: "Allí han robado 15 especialidades médicas que estaban siendo atendidas por hospitales públicos dándoselas a una empresa llamada Pascual S.A. Es decir, prefieren pagar a entidades privadas para que hagan un trabajo que se podría llevar a cabo perfectamente si con ese mismo dinero se refuerza el SNS".

Desde la CRT vamos a participar con cortejos en varias ciudades, planteando la defensa de la sanidad pública y revertir las privatizaciones, junto con algunas medidas de emergencia ante la crisis que vivimos y para prevenir un nuevo colapso sanitario. Desde la nacionalización sin indemnización de los grandes negocios de la sanidad privada, que durante años se han aprovechado de los contratos o la financiación pública, la nacionalización de la industria farmacéutica y los grandes laboratorios, así como la contratación masiva de personal para los hospitales, tanto de sanitarios como personal de limpieza y administrativo, sin condiciones de precariedad.

Este tipo de medidas son más urgentes que nunca, cuando en países como China o Alemania ya se está viendo lo que puede ser un rebrote del virus.






Temas relacionados

Sanidad privada   /   Sanidad Pública   /   Trabajadores sanidad   /   Sanidad   /   Sociedad   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO