×
×
Red Internacional

Estados Unidos.Las esenciales de limpieza que le ganaron a Netflix, Apple y Pfizer

La amenaza de huelga 20.000 trabajadoras y trabajadores de limpieza de California fue suficiente para que las grandes empresas para las que trabajan acepten un nuevo contrato que contempla varios de sus reclamos.

Juan Andrés Gallardo@juanagallardo1

Lunes 20 de septiembre | Edición del día

Las y los trabajadores de limpieza de California acaban de lograr un importante triunfo. Cada día realizan la limpieza de oficinas, edificios y almacenes de grandes empresas tecnológicas, farmacéuticas, bancarias, financieras, entre otras.

Mientras que todas estas industrias tuvieron ganancias extraordinarias durante la pandemia, las trabajadoras esenciales eran obligadas a cumplir sus tareas en forma insegura, con sueldos mínimos y sin un contrato de trabajo.

El contrato colectivo que tenían venció en 2016 y desde entonces se extendió una y otra vez sin actualizaciones. La última de esas extensiones finalizó en agosto.

Así fue que las y los 20.000 trabajadores afiliados al sindicato SEIU-United Service Workers West (SEIU-USWW), de California amenazaron con comenzar una huelga durante septiembre si no llegaban a un acuerdo.

Finalmente, las trabajadoras de limpieza ganaron un nuevo contrato que garantiza varios de los beneficios por los que han luchado los últimos años. Entre ellos una pensión de retiro, seguro médico familiar, protecciones de salud y seguridad por el covid-19 y salarios por encima del mínimo.

En su mayoría mujeres e inmigrantes, las trabajadoras de limpieza ganaron esta batalla contra las corporaciones más poderosas de Estados Unidos. Una de las trabajadoras denunciaba que durante el peor momento de la pandemia "nosotros nos cuidábamos pero las compañías no nos cuidaban a nosotros, y nos hacían trabajar por el mínimo de 14 dólares la hora", a pesar de que por su trabajo de limpieza estaban en constante peligro de contacto con el virus.

Otra de ellas denunció que durante esos meses se veían obligadas a tener que decidir entre pagar las facturas de servicios o la comida de sus hijos, porque no podían dejar de pagar los alquileres para evitar terminar en la calle. Así y todo las empresas no les otorgaron aumentos, ni pagos especiales por las largas jornadas o la exposición al virus, como así tampoco les garantizaron elementos de protección personal.

Toda esa bronca acumulada y la falta de respuesta ante las demandas reclamadas desde hace años explotaron en agosto último cuando venció la última prorroga del contrato previo.

Después de semanas de amenazar con iniciar la huelga las trabajadoras ganaron una plan de pensión, elementos de seguridad y un aumento de 2,5 dólares cada hora, entre otras conquistas.

Las y los trabajadores de limpieza, conocidos como "janitors" en Estados Unidos llevan adelante una larga pelea por sus derechos desde hace décadas. La campaña "justice for janitors" se hizo fuerte desde principios del 2000 e incluso mereció ser retratada en la película Bread and Roses (Pan y Rosas) del cineasta británico Ken Loach.

En ese momento una generación de jóvenes que despertaban a la vida política en torno a la lucha contra los efectos de la globalización neoliberal, organizaban las marchas contra las cumbres de la OMS o ya cuestionaban los efectos del capitalismo sobre el medioambiente, ayudaron en la organización y sindicalización de estas heroicas mujeres, en su mayoría migrantes.

Ellas llegaban a Estados Unidos llenas de privaciones, escapando de la miseria o las guerras, y una vez que cruzaban la frontera debían empezar a pelear de nuevo por sus derechos. Un largo camino de organización y lucha que esta última semana mostró sus frutos en un nuevo triunfo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias