×
×
Red Internacional

Este lunes por la noche fueron liberados los controladores aéreos Guillermo González y Derbis Rodríguez. Sin embargo, el abogado junto a familiares tuvo que dar una última lucha ya que, pese a que los dos trabajadores contaban con una boleta de excarcelación que había otorgado un juez, los custodios del Ministerio de Servicios Penitenciarios pretendían trasladarlos de nuevo a la cárcel del Rodeo II.

Martes 14 de junio | 12:44
En la imagen Guillermo González junto a familiares. Fotografía cortesía familiares.

Así como en los casos de Rodney Álvarez y Eudis Girot, esta libertad de los jóvenes trabajadores se logra gracias a la lucha sostenida de familiares, amigos, organizaciones sindicales, movimientos sociales, organizaciones de izquierda y activistas que no descansaron en la lucha por su inmediata libertad dada la injusta encarcelación solo por denunciar hechos de corrupción.

Recordemos que nunca hubo pruebas que los incriminaran, incluso la jueza y el fiscal de la causa ya habían reconocido a puertas cerradas que no tenían fundamentos para pasarlo a juicio, pero que lo hacían porque era “la orden de arriba”.

Pese a todas estas arbitrariedades, aún fue larga fue la jornada durante el último juicio de este lunes, pues su liberación no estuvo exenta de irregularidades. El abogado Joel García denunció a primeras horas de la noche: “A esta hora con boletas de excarcelación en mano, los custodios impiden la salida de Derbyd Rodríguez y Guillermo González (Controladores aéreos), no vamos a dejar que se los lleven de nuevo al penal”.

Agregó el abogado que “Luego de fuertes discusiones pudimos sacar del Palacio de Justicia a Derbys Rodríguez y a Guillermo González, controladores Aéreos a quienes teniendo boletas de libertad los custodios del servicio penitenciario pretendían llevarlo de nuevo al Rodeo II. Abuso de poder”.

La violación al derecho a la libertad personal de Guillermo fue la primera de una larga cadena de violaciones a sus derechos: fue aprehendido sin orden judicial, fue incomunicado en la DIGCIM por 4 días; le impidieron ser asistido por su abogado privado en la audiencia de presentación; no pudo acceder a su expediente sino cuatro meses después de la detención; comenzó a recibir visitas de sus padres, en la DIGCIM, solo 4 meses después de su detención. Desde entonces en la cárcel con todos sus derechos violentados.

La madre de Guillermo González había declarado en una reciente entrevista con medios que: “A Guillermo en febrero de 2020 le ofrecieron que dejara entrar y salir ciertos aviones y no los reportara, y que por cada avión que él no reportara le iban a pagar 40.000 dólares”. Señaló que su hijo reveló la irregularidad a sus superiores. Tres meses después lo llevaron a la sede del Dgcim para una supuesta entrevista y desde entonces se encontraba detenido.

Una de las cosas más descabelladas de esta criminalización es que, después de dos años privado de libertad, resulta que no hay ningún denunciante formal. El coronel Wilfredo Gil, señalado en el expediente como el denunciante de Guillermo, dijo en la audiencia del juicio contra Guillermo, celebrada el 12 de abril de este año, que él nunca denunció a Guillermo, sino que se limitó a acompañarlo por órdenes del general Mata Sosa a la sede del DGCIM.

Desde La Izquierda Diario, medio militante impulsado por la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) se forma parte de las diversas iniciativas de lucha por la libertad de las y los trabajadores presos. Por eso recibimos con alegría la libertad de los jóvenes controladores aéreos, y continuamos nuestra lucha para que no haya ningún trabajador preso por luchar. #LiberenALxsTrabajadorxsPresxs.

Te puede interesar: #GuillermoEsInocente. Responden a la absurda acusación del Fiscal General contra el joven trabajador Guillermo González




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias