Internacional

MEXICO

López Obrador contra los migrantes: 21.000 miembros de la Guardia Nacional en las fronteras

Hasta el momento, han sido desplegados 21.000 miembros de la Guardia Nacional en las fronteras norte y sur de México. El acuerdo de López Obrador con Trump para frenar la migración.

Martes 23 de julio | 08:39

El panorama para miles de migrantes que diariamente emprenden el viaje desde su país hacia Estados Unidos huyendo de la precarización y la violencia, se endurece. No sólo por las cada vez más brutales medidas antiinmigrantes implementadas por el gobierno de Donald Trump en territorio estadounidense, sino por el rol que ha sido asignado por la Casa Blanca al gobierno de México en esta crisis sin precedentes.

Por más que reniegue de su papel como tercer país seguro, la administración de López Obrador (AMLO) ha cumplido con el acuerdo antiinmigrante con Estados Unidos y, en medio de cifras históricas de detenciones, anunció esta mañana haber disminuido un 36.2% el flujo migratorio, así como nuevas medidas que apuntan a la profundización de la injerencia estadounidense en las políticas migratorias y de seguridad mexicanas.

Estos resultados, que fueran bien recibidos por el gobierno de Estados Unidos, han significado la implementación de una serie de medidas como redadas antiinmigrantes que, antes que las que desató Trump, irrumpieron en Chiapas; la orden a compañías de transporte terrestre de imponer medidas de identificación a sus usuarios, así como la militarización de las fronteras norte y sur por medio del despliegue de 21 mil elementos de la Guardia Nacional.

En el norte del país han sido desplegados 15 mil elementos de la Guardia Nacional, en el sur cerca de 6 mil

Esta cifra representa el 30% del total de efectivos que conforman hasta este momento la Guardia Nacional. Las tareas asignadas a esta corporación, inicialmente acotadas a la seguridad pública -función de por sí irregular para las Fuerzas Armadas-, han sido desde sus inicios modificadas de acuerdo con las necesidades de la política en turno. Así, tanto en operativos contra el robo de combustible como ahora en actividades de contención migratoria, con una ley que les facultó para detener migrantes en coordinación con el infame Instituto Nacional de Migración.

Imágenes como la de una madre y una hija migrantes perseguidas por elementos equipados de la Guardia Nacional, muestran un rostro brutal de la realidad detrás del discurso de respeto a los derechos humanos que enarbola la actual administración. Al discurso de "brazos abiertos" siguió uno de fronteras patrulladas por las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional.

Basado en cinturones de contención formados por agentes del INM y retenes policíacos y militares -según reporta El Economista- el nuevo esquema de control migratorio de AMLO es, en los hechos, un blindaje que funge como primer muro fronterizo entre Estados Unidos y el sur del continente.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO