×
×
Red Internacional

El veterano antropólogo, investigador, profesor universitario y activista por la causa indígena y ambiental, difundió un breve mensaje planteando que si fueren verdaderas las acusaciones del gobernador del Zulia, que lo llamen a juicio, como corresponde, caso contrario, que le ofrezcan disculpan públicas. “Exijo justicia”, dice.

Jueves 19 de agosto | 14:59
Lusbi Portillo en entrevista para La Izquierda Diario en 2016, junto a Lucía Martínez (viuda del cacique yukpa Sabino Romero) y Carmen Fernández, en el marco de las actividades impulsadas en Caracas por los comités de acción contra el Arco Minero del Orinoco.

Como informamos día atrás, en una cadena regional de televisión y radio, el gobernador del estado Zulia acusó al profesor Lusbi Portillo de estar “pagado por la CIA” para oponerse a la explotación del carbón en la Sierra de Perijá, y en función de eso azuzar la resistencia de las comunidades indígenas y cuestionar las políticas gubernamentales en la zona. Fue secundado en estas afirmaciones por Meira Guerrera, funcionaria gubernamental subalterna en la región.

Una afrenta, por demás riesgosa para la vida de Lusbi Portillo, dadas las prácticas mafiosas y de sicariato que imperan en la región, no sin complicidad e imbricación con los organismos policiales, como de hecho fue el asesinato de Sabino Romero. El propio gobernador tiene fama, como secreto a voces en el estado, de echar mano de prácticas violentas contra quienes considere sus enemigos.

Para responder a esto, de inmediato profesores de La Universidad del Zulia (LUZ), junto a activistas ecologistas y solidarios con la lucha de los pueblos indígenas de la Sierra, elaboraron una declaración y petitorio de firma en respaldo a quien durante décadas ha sido ejemplo de constancia al lado de los pueblos yukpa, barí y wayúu en su lucha contra la expoliación y violencia que han padecido a manos de los hacendados, ganaderos y empresas mineras. Texto que puede leerse y firmarse aquí.

Te puede interesar: Llamado a firmar contra la infame acusación hacia el defensor de los pueblos indígenas y del medio ambiente Lusbi Portillo

“Lusbi Portillo agente de inteligencia norteamericana, pagado en dólares”, es el encabezado del mensaje del también coordinador de la organización Sociedad Homo et Natura, haciendo alusión a las acusaciones vertidas en su contra. “Otra vez con esto de acusarme de: a) ser una agente de inteligencia norteamericana, b) de oponerme a la exploración de minas de carbón para cuando lleguen inversionistas norteamericanos lo puedan hacer, c) oponerme al desarrollo del Zulia, d) cuestionar permanentemente al trabajo del MINPPI [Ministerio de Pueblos Indígenas] desarrollado en las comunidades indígenas del Zulia y e) recibir pagos en dólares por dichos trabajos”.

Así resume las acusaciones que se le hicieran públicamente desde el gobierno regional, como una manera vil de deslegitimar su oposición a la explotación del carbón en estos territorios. Una lucha que lleva, de hecho, décadas: desde el año ’86 del siglo pasado se está explotando el carbón en estos territorios, que no solo constituyen el hábitat de comunidades indígenas, sino que los proyectos planteados incluyen también zonas por donde circulan ríos de los que depende en buena medida la distribución de agua hacia la capital del estado, Maracaibo, como el río Socuy.

“El Señor Gobernador del Zulia Eco. Omar Prieto y la señora Meira Guerrero personera del Minppi se citaron en la Gobernación para formular contra mí tales aseveraciones en cadena regional de radio y televisión. Estos señores representantes de Estado Gobierno Partido deberían presentar estas pruebas en el Ministerio Público y someterme a un juicio de acuerdo a la Constitución y las leyes vigentes de la República Bolivariana de Venezuela. Pues, soy un enemigo y traidor de la Patria de Bolívar”.

“Si no lo hacen –continúa el mensaje–, entonces exijo que en cadena nacional me pidan disculpas. De lo contrario, me obligan a asistir a instancias jurídicas nacional e internacional a exigir justicia, pues estas acusaciones atentan contra mi vida y de los otros compañeros de la organización ecologista y de defensa de derechos humanos Sociedad Homo et Natura”.

La voraz destrucción ambiental y de condiciones de vida que causa la explotación del carbón a cielo abierto es ampliamente conocida y documentada. En el caso específico del Zulia, donde se concentra el 80% del carbón existente en el país, y por lo cual es presa de las ansias de diversas corporaciones transnacionales, la lucha lleva muchos años, confluyendo en esta tanto los pueblos indígenas afectados directamente, como investigadores, ambientalistas y activistas. Esta lucha y las consecuencias de la explotación del carbón en Perijá están testimoniadas, además, en cualquier cantidad de documentales y materiales disponibles en la web.

Los pueblos indígenas de la Sierra de Perijá tienen una dura historia de despojo y resistencia, no la lejana de cuando la conquista española, sino reciente, contra sectores de las propias clases dominantes venezolanas: desde mediados del siglo XX, a fuerza de violencia y bajo el amparo de los gobiernos de turno, los terratenientes se apropiaron de sus tierras, de los mejores terrenos, desplazándolos hacia las zonas más altas y de más difícil acceso. Esa lucha debió incorporar luego otros enemigos, las empresas mineras del carbón, tanto la propia empresa estatal CarboZulia, como transnacionales de los más diversos orígenes geográficos: estadounidenses, inglesas, holandesas, chinas, indias, chilenas, etc.

Todas estas luchas se han resumido en lemas como “No al carbón” y “Autodemarcación indígena sin minas ni ganaderos”. La disparatada acusación al profesor Lusbi Portillo de que su oposición a los proyectos mineros persigue el objetivo de resguardar esos territorios para “cuando vengan los capitales estadounidenses” en un eventual nuevo régimen político impuesto por Estados Unidos, no solo es una infamia, porque ya esta lucha ha enfrentado proyectos que incluyen empresas estadounidenses, sino además un descaro total, puesto que los grandes capitales gringos siempre han estado aquí (en el petróleo, gas, etc.) tolerados y amparados precisamente por el chavismo y sus gobiernos, es decir, por el bando político del que forma parte Omar Prieto.

Parte de las exigencias que desde inicios de este siglo se le hicieron al Gobierno Nacional, logrando en algunos casos que se pospusieran tales proyectos
Parte de las exigencias que desde inicios de este siglo se le hicieron al Gobierno Nacional, logrando en algunos casos que se pospusieran tales proyectos

El profesor Lusbi culmina su mensaje de la siguiente manera: “¡Yo estoy contento con mi vida y lo que he hecho en 73 años con tanta gente bella y digna! ¡No quiero perderla! ¡Soy absolutamente feliz! ¡Hoy exijo Justicia!”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias