Juventud

PRONUNCIAMIENTO

Nos solidarizamos con los estudiantes de las residencias Livia Gouverneur: #NoAlDesalojoEstudiantil

Desde la agrupación juvenil anticapitalista Barricada! se pronuncian en solidaridad con las y los estudiantes de las Residencias Estudiantiles Livia Gouverneur, amenazados de desalojo por la Alcaldía de Caracas y la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI). Reproducimos el pronunciamiento.

Jueves 23 de julio | 11:16

Las y los jóvenes estudiantes que hacemos parte de Barricada – Juventud Revolucionaria Anticapitalista, nos oponemos rotundamente al desalojo abrupto de la residencia estudiantil Livia Gouverneur, y la manera agresiva e intimidante en que están tratando a quienes allí hacen vida. Al final del día del lunes 20 de julio, las autoridades del IMJC (Instituto Municipal para la Juventud de Caracas), la Alcaldía de Caracas y la juventud del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), comunicaron de manera arbitraria sobre una orden de desalojo de las residencias estudiantiles Livia Gouverneur, ubicada en Plaza Venezuela, echando a la calle a más de 90 estudiantes en este momento. Esta residencia alberga a más de 400 estudiantes, la mayoría de los cuales, por la situación ligada a la pandemia tuvieron que regresar a sus estados de origen con sus familiares, pero dejando sus pertenencias en la residencia.

Te puede interesar: Desalojo en las Residencias Estudiantiles Livia Gouverneur: “quien no coopere irá preso acusado de bioterrorismo”

La justificación a este atropello a los estudiantes es la utilización de las instalaciones para alojar a los pacientes del Covid-19, pero el gobierno nacional estaría dejando en la calle a más de 90 estudiantes que en este momento se encuentran en las instalaciones y sin la posibilidad de volver en el corto tiempo a más de 400. Solo le dieron 3 días para desalojar, en plena crisis estas y estos estudiantes tienen que mover todos sus enseres, muchos fuera de Caracas donde habitan sus familiares, otros simplemente no tienen dónde ir y tendrían no solo que dejar sus pertenencias, su hogar y sus ¡estudios!, también en muchos casos sus trabajos, pues trabajan aquí en Caracas, y el no tener donde vivir tendrían que irse de la ciudad.

Con este decisión, directamente la complican los estudios -una de las razones de ser elementales de las residencias-, pues con el colapso de muchos servicios, incluida la electricidad y el internet, en el interior del país se padece mucho más que en la capital, lo cual implica que, en caso de irse de Caracas, el continuar los estudios a distancia se les puede complicar más. Por otro lado, indirectamente pueden estar empujando a muchos de ellos al desempleo, por lo que señalamos antes.

A esta arbitraria decisión se suma la amenaza de las autoridades de acusar de “bioterrorista” a cualquier estudiante que no “coopere” con el desalojo, valga decir que el mismo gobierno nacional incumple una de las medidas lanzadas a la entrada de la cuarentena, la prohibición de desalojo. Otra de las acusaciones que se les esgrime a los estudiantes es la de ser “de derecha”, como argumento justificativo para el desalojo sin apelación y además “preventivo” por si acaso alguien del chavismo osa defenderlos.

Sobre el argumento de espacios para personas con Covid-19, nos preguntamos: ¿es qué acaso no hay en toda la ciudad espacios mucho más idóneos y en mejores condiciones para eso, y donde además no implique afectar de semejante manera a un sector vulnerable como estos compañeros y compañeras? Por supuesto que sí hay más espacios, tanto públicos como privados. Grandes edificios vacíos, grandes hoteles que no están en uso y muchas otras instalaciones más, existen. Además, ya de hecho las instalaciones de las residencias son precarias, en infraestructura y en servicios, los propios estudiantes llevan años señalando la desinversión y el desvío de recursos, además hay irregularidad en servicios como el agua y la electricidad.

Por todo eso, no parece ser un argumento muy fuerte y definitivo el esgrimido por las autoridades gubernamentales.

Al respecto del otro “fundamento”, se han sumado argumentos a favor de los estudiantes diciendo que son “fieles a la revolución”, “chavistas” y “leales a Maduro”. Incluso muchos de los propios estudiantes esgrimen eso. De nuestra parte, al mismo tiempo que les brindamos toda la solidaridad contra esta injusticia, y llamamos a otros sectores a rodearlos de apoyo por su causa, no podemos dejar de hacerles al mismo tiempo un fraterno llamado a una reflexión a aquellos compañeros y compañeras que sostienen este argumento.

Imágen crédito colectivo @ksalatribu

¿Quiere decir que si unos estudiantes no se consideran chavistas, estaría bien que los desalojen y los traten como están tratando hoy a los de la Livia Gouverneur? ¿El derecho a una residencia estudiantil no es un derecho como estudiantes, sino que es de acuerdo a la afinidad con el gobierno de turno? Como jóvenes y estudiantes, consideramos que es inadmisible caer en el chantaje del gobierno con esta clase de argumentos. Con todo respeto y camaradería de jóvenes luchadores, les planteamos a aquellos compañeros y compañeras que sostienen esta lógica, que al tomar eso como eje, se le termina dando argumentos al poder estatal arbitrario, en el sentido que se estaría reafirmado que los derechos no son por ser estudiantes que tienen una necesidad, sino que el Estado puede supeditarlo solo a aquellos que le juren lealtad a un proyecto o gobierno específico.

La realidad es que se está privando del derecho al estudio a decenas de jóvenes que con mucho esfuerzo se mantienen en la residencia, se viola las resoluciones que prohíben el desalojo en medio de la pandemia y se avala la utilización de los cuerpos de seguridad del Estado para amenazar de “bioterroristas” a los estudiantes, un precedente nefasto si todo esto llegase a concretarse.

Te puede interesar: Maduro y FANB llaman “bioterroristas” y “declaran guerra” a venezolanos que retornan por trochas

Ante esta situación, desde Barricada!, como juventud revolucionaria anticapitalista, nos oponemos al vil desalojo que le quieren hacer a los residentes del edificio Livia Gouverneur, nos solidarizamos con los estudiantes de la clase obrera que, en un país donde campea una catastrófica en crisis por más de 5 años, es cada vez más difícil terminar los estudios académicos, algunos jóvenes vienen desde el interior del país dejando familiares y amigos atrás, otros haciendo malabares para estudiar y mantenerse en plena crisis. En la Venezuela donde muchos jóvenes han optado por abandonar los estudios para subemplearse en trabajos basura que le roban su futuro o emigrar al extranjero por mejores condiciones de explotación laboral, el gobierno nacional enfila un nuevo ataque a los pobres, a los jóvenes y a la educación pública.

Denunciamos a su vez la falsa pose de quienes hablan de “poder estudiantil” y “poder popular”, mientras no le dan el más mínimo derecho a deliberar y decidir a las bases, en este caso a los estudiantes. Nos parece peor aún la desatinada frase de una dirigente de la juventud del partido de gobierno, de señalar que “si somos camaradas, debemos entender que las decisiones no se discuten”, cuando ¡es todo lo contrario!: cuando realmente se está entre camaradas, es decir, entre quienes están hermanados en una misma causa o lucha, todas las decisiones se discuten y se avanza con base a la democracia desde las bases.

¡Solidaridad con las y los estudiantes de la residencia Livia Gouverneur!
#NoAlDesalojoEstudiantil






Temas relacionados

Pandemia   /   Universidades públicas   /   Desalojos   /   Juventud    /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO