Internacional

Estados Unidos

Protestas en Ohio por brutal asesinato policial de una adolescente afroamericana

La Policía de Columbus, Ohio, asesinó de cuatro tiros a una adolescente afroamericana de 16 años el martes por la tarde, en el mismo momento en que Derek Chauvin era declarado culpable del asesinato de George Floyd.

Juan Andrés Gallardo

@juanagallardo1

Miércoles 21 de abril | 09:26

Foro: Adam Caims

Casi al mismo tiempo en que el mundo se enteró de que el policía Derek Chauvin había sido condenado por asesinar a George Floyd en Minneapolis, tuvo lugar un nuevo asesinato policial racista en Estados Unidos. Ma’khia Bryant tenía solo 16 años y fue brutalmente asesinada de cuatro tiros por la Policía de Columbus, Ohio.

Te puede interesar: Estados Unidos: Derek Chauvin fue declarado culpable por el asesinato de George Floyd

La propia Bryant había llamado a la Policía para pedir ayuda porque alguien en su casa la estaba acosando. Ella se estaba defendiendo con un cuchillo cuando apareció la Policía cerca de las 4:30 pm.
Según informó uno de los testigos presenciales, los policías usaron el cuchillo como excusa para dispararle a Bryant cuatro veces en el pecho. Los testigos declaran que el oficial blanco que asesinó a Bryant ni siquiera le dijo que dejara el cuchillo antes de disparar.

Bryant fue llevada al Hospital Mount Carmel East, donde murió.

Un grupo de manifestantes se reunió en la calle inmediatamente después, coreando "¡Si no hay justicia, no hay paz!". “Ella era una buena niña. Ella era cariñosa ”, dijo Hazel Bryant, la tía de Ma’khia, a los periodistas. "No merecía morir como un perro en la calle".

Como hemos visto una y otra vez, particularmente con el reciente asesinato de Adam Toledo en Chicago, la Policía no necesita un cuchillo ni ninguna razón para asesinar a niños de comunidades negras y latinas. La Policía asesina con total impunidad, porque su propia actuación como institución se basa en oprimir y amedrentar violentamente a las comunidades de clase trabajadora, en particular a las de afroamericanos y latinos.

Te puede interesar: Adam Toledo: bronca en EE. UU. por el asesinato de un niño de 13 años a manos de la Policía

Este brutal asesinato tuvo lugar el mismo día del fallo histórico que declaró culpable de todos los cargos que se le imputaban al policía Dereck Chauvin por el asesinato por asfixia del afroamericano George Floyd en 2020, que desató fuertes protestas de
Black Lives Matter, superando incluso las fronteras de Estados Unidos y provocando manifestaciones contra la violencia policial y el racismo en decenas de ciudades alrededor del mundo.

Sin embargo, el veredicto de culpabilidad en el juicio de Chauvin ya se está utilizando en un intento de dar legitimidad al un sistema de "justicia" racista, al igual que toda la institucionalidad en Estados Unidos. Si estas instituciones no siguieran siendo racistas y existiera algún rastro de justicia Ma’khia Bryant, George Floyd, Adam Toledo y todas las víctimas de la violencia policial todavía estarían vivos.

El presidente Joe Biden salió rápidamente a saludar el fallo contra Chauvin, aunque tuvo que dar cuenta de la realidad al decir que aún no es suficiente y que el racismo continúa. Un sinceramiento de las bases racistas sobre las que se funda el país.

Con un tono más cínico la vocera demócrata del Congreso, Nancy Pelosi, se rodeó de la bancada negra del Parlamento y llegó a decir: "Gracias George Floyd por sacrificar tu vida por la justicia". El solo hecho de no registrar la brutalidad de sus palabras es suficiente para entender que el racismo es endémico y fue sostenido históricamente tanto por demócratas como por republicanos.

Si se llegó a un fallo de este tipo en el caso de George Floyd, no fue ni por Biden, ni por Pelosi, ni por la presidenta Kamala Harris, sino por el enorme movimiento en las calles que se levantó desde el año pasado y amenazó con cuestionar no solo al racismo policial, sino a las bases estatales que lo soportan.

El movimiento histórico para exigir justicia para George Floyd que estalló el verano pasado es un recordatorio de que movilizarse en las calles contra la violencia policial es la clave para que los policías asesinos sean encarcelados y, algún día, abolir la Policía por completo, como empezaron a reclamar muchos de los movimientos que surgieron el año pasado.






Temas relacionados

Ohio   /   #BlackLivesMatter   /   Black Lives Matter   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO