×
×
Red Internacional

Opinión. Putin, Lenin y la autodeterminación ucraniana

Vladimir Putin dijo que Ucrania fue creada por Lenin; "puede llamarse legítimamente la Ucrania de Vladimir Lenin", afirmó. Una mirada a la política de Lenin sobre la autodeterminación de las naciones muestra cómo podría resolverse el conflicto actual.

Viernes 25 de febrero | Edición del día

El lunes por la noche, el presidente ruso Vladimir Putin pronunció un discurso ramplón para justificar la última escalada del conflicto en Ucrania. Su argumento fue básicamente que la nación ucraniana no existe. Ucrania "no es sólo un país vecino para nosotros", dijo Putin. "Es una parte inalienable de nuestra propia historia, cultura y espacio espiritual".

Como suele hacer la burguesía, Putin presenta a las naciones —que surgieron en la era capitalista, es decir, hace unos pocos siglos como máximo— como si existieran desde "tiempos inmemoriales". Su reivindicación de Ucrania no se basa en la voluntad democrática de los habitantes del territorio, sino que habla de mitos antiguos. La respuesta occidental al discurso de Putin, tal y como la formuló en un artículo el New York Times, es igualmente ahistórica, proyectando un Estado-nación ucraniano hasta el siglo IX.

Entonces, ¿cómo explica Putin el hecho de que decenas de millones de personas se consideren una nación que, en su opinión, no es más que un componente de Rusia?

Según Putin: "La Ucrania moderna fue creada en su totalidad por Rusia o, para ser más precisos, por la Rusia bolchevique y comunista. Este proceso comenzó prácticamente después de la revolución de 1917, y Lenin y sus socios lo hicieron de una manera extremadamente dura para Rusia: separando, cortando lo que es históricamente tierra rusa".

Pero la realidad es que con la Revolución de Octubre de 1917, los consejos de trabajadores y soldados de Rusia crearon un nuevo gobierno. Este gobierno, dirigido por Lenin, se comprometió con el principio de autodeterminación de los pueblos oprimidos. Este derecho se consagró posteriormente en la constitución de la Unión Soviética, concediendo a cada república socialista el derecho incondicional a la autodeterminación.

Para Putin, este principio democrático fue "peor que un error", oponiéndose a los "principios fundamentales de la estatalidad". Esa es precisamente la diferencia aquí: Putin está tratando de construir un poderoso aparato estatal ruso para garantizar el gobierno de una pequeña minoría parasitaria de capitalistas. Lenin, por el contrario, aspiraba al comunismo, lo que significa que el Estado debe desaparecer.

Autodeterminación y socialismo

Para Lenin, el derecho de autodeterminación no consistía en crear una plétora de estados-nación. Todo lo contrario: argumentaba que el proletariado necesitaba oponerse a todas las formas de opresión nacional, para que los proletarios de todos los países pudieran unirse en una unión voluntaria, sobre la base de la igualdad. Esta era la misma posición que había mantenido Marx: decía que los trabajadores ingleses debían luchar por la independencia de Irlanda, para que los trabajadores ingleses e irlandeses pudieran formar una alianza contra la burguesía.

El imperio zarista había sido una “cárcel de los pueblos” (como era popularmente llamado), en la que los llamados gran-rusos (aproximadamente la mitad de la población) estaban al mando y todos los demás pueblos eran brutalmente oprimidos. El nuevo gobierno soviético declaró que todos los pueblos oprimidos podían decidir su propio destino. Los bolcheviques concedieron la independencia, por ejemplo, a Finlandia, al igual que defendieron el derecho a la autodeterminación de Ucrania.

Pero esto no significaba que quisieran que Finlandia o Ucrania fueran gobernadas por gobiernos capitalistas. Al mismo tiempo, los bolcheviques apoyaron a los trabajadores de Finlandia y Ucrania que luchaban por el socialismo. En Finlandia, el gobierno rojo fue finalmente derrotado; en Ucrania, en cambio, los consejos obreros tomaron el poder y formaron una unión con la Rusia socialista.

La política de Lenin se basaba en la comprensión de que la clase obrera debía emprender la lucha contra todo tipo de opresión. Los campesinos ucranianos, que habían sido oprimidos durante mucho tiempo por los burócratas de habla rusa del zar, anhelaban naturalmente la independencia. Los nacionalistas burgueses intentaron presentarse como los representantes naturales de este anhelo. Pero los bolcheviques en Ucrania también asumieron la demanda de autodeterminación: llamaron a la "autodeterminación de Ucrania en interés de los obreros y campesinos". Esto reveló que la "autodeterminación" ofrecida por las fuerzas burguesas no significaba más que el dominio de los grandes terratenientes, los capitalistas y las potencias imperialistas.

Obviamente, Putin es un fanático mucho más grande de Stalin, quien revivió el chovinismo de la Gran Rusia en la Unión Soviética. Putin sólo se lamenta de que Stalin "no revisó formalmente los principios de Lenin que sustentaban la Unión Soviética" (énfasis añadido). Este derecho permaneció consagrado en la constitución, aunque fue suprimido en la práctica con el terror más sangriento. Según la visión de la historia de Putin, el problema era que al final de la Unión Soviética, los "nacionalistas radicales" podían reclamar un derecho a la independencia que todavía estaba en los libros. Putin, quien es también un "nacionalista radical", niega ese derecho democrático básico.

Desde la independencia, según Putin, el pueblo de Ucrania ha sufrido bajo una serie de gobiernos corruptos. Los oligarcas saquean el país en interés de las potencias imperialistas occidentales. El régimen niega las libertades básicas y se basa en los nazis. Esta es una descripción precisa del régimen ucraniano, pero el cinismo extremo de Putin le impide sonrojarse, ya que esta crítica se aplica también a su propio régimen.

La tarea de los socialistas hoy

¿Qué significa esto para los socialistas de hoy? Siempre debemos apoyar el derecho de los pueblos oprimidos a la autodeterminación. Pero siguiendo la política de Lenin, esto sólo tiene sentido como parte de un programa de la clase obrera para acabar con el capitalismo —ya que sólo la revolución, a fin de cuentas, acabará con todas las formas de opresión y explotación.

En manos de los explotadores, la demanda de "autodeterminación" puede ser utilizada de todo tipo de formas cínicas. Por ejemplo, durante la Primera Guerra Mundial, mientras las potencias imperialistas luchaban por repartirse el mundo, cada bando afirmaba que su único objetivo era conseguir la "libertad". El imperialismo británico defendía supuestamente la independencia de Bélgica. El imperialismo alemán, por su parte, sólo quería "liberar" a los pueblos sometidos al dominio zarista.

A principios de 1918, el imperio alemán impuso un brutal tratado de paz al joven gobierno soviético. Este incluía la ocupación alemana de Ucrania, que sería gobernada por un gobierno títere. Naturalmente, esto se justificó como una expresión de "autodeterminación", y los alemanes encontraron nacionalistas burgueses dispuestos a gobernar el país como vasallos. Los bolcheviques rechazaron esta lógica y, en su lugar, exigieron una verdadera autodeterminación sobre la base de la expulsión de todas las tropas extranjeras.

Esto nos muestra cómo podemos orientarnos en el complejo escenario geopolítico de hoy. Estados Unidos lleva mucho tiempo presionando para ampliar la OTAN hasta las fronteras de Rusia, alegando que sólo se trata de respetar los deseos del pueblo ucraniano. Desgraciadamente, algunos socialistas esgrimen el mismo argumento y acaban alineándose con la OTAN. Como sostiene una declaración del Secretariado Unificado de la Cuarta Internacional: "Corresponde al pueblo ucraniano —y no al chantaje y a las negociaciones entre las grandes potencias— decidir sobre su adhesión o no a la OTAN"

Sin embargo, la OTAN no es más que un instrumento de chantaje de las grandes potencias.

Una invasión rusa de Ucrania viola claramente los principios democráticos básicos. Pero también lo es atrapar al pueblo de Ucrania en alianzas militares imperialistas. La autodeterminación debe aplicarse no sólo a los ucranianos que desean independizarse de Rusia, sino también a los que no quieren someterse al régimen igualmente corrupto de Kiev.

Durante los últimos 30 años, los trabajadores y los pobres de Ucrania han sido explotados por las élites locales corruptas que saquean el país en interés de sus aliados extranjeros: sus alianzas han cambiado de un lado a otro de Rusia a Occidente. Entrar en la OTAN no hará nada para acabar con la pobreza del país y su régimen antidemocrático.

La única manera de conseguir una verdadera autodeterminación es rechazar toda intervención extranjera. Esto no sólo se aplica a las medidas militares, sino que significa nacionalizar toda la propiedad imperialista en Ucrania y ponerla bajo el control de los trabajadores, con el fin de romper las cadenas de la dependencia. Sólo la clase obrera, al constituirse en una fuerza política independiente, puede aplicar ese programa.

En su discurso, Putin intentó hacer algo de humor. Dijo que Lenin había concedido la independencia a Ucrania: "Y hoy la ’progenie agradecida’ ha derribado monumentos a Lenin en Ucrania. Lo llaman descomunización". Y continuó: "Pero, ¿por qué detenerse a mitad de camino? Estamos dispuestos a mostrar lo que significaría una verdadera descomunización para Ucrania". Eso significaría un retorno a la Rusia prerrevolucionaria: El gran chovinismo ruso basado en el puro poderío militar.

Pero para la gente, tanto en Ucrania como en Rusia, la política de Lenin ofrece una salida. No significa la "autodeterminación" al servicio de los oligarcas y los imperialistas. El programa real de Lenin, que fue rechazado por Stalin, es que la clase obrera tome el poder en todos los países y que todos los proletarios formen una unión voluntaria. Una Ucrania obrera, independiente y socialista sería un primer paso para acabar con el chovinismo y la guerra para siempre.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias