×
×
Red Internacional

Europa. ¿Quién se enriquece con la guerra? Las empresas armamentísticas aumentan sus beneficios un 35%

El valor bursátil de las principales empresas armamentísticas aumentó un 35% con la guerra de Ucrania, el genocidio de Israel y el rearme militarista que están llevando a cabo las potencias imperialistas.

Lunes 25 de marzo | Edición del día

Con el inicio de la guerra en Ucrania, los países de la OTAN (principalmente la Unión Europa y Estados Unidos) empezaron a enviar armamento al ejército ucraniano para asegurar una escalada bélica que le permitiera mantener el conflicto con Rusia sin tener que desplegar ni un solo soldado propio, en lo que se conoce como guerra por procuración. En este tiempo los grandes fabricantes de armas han aumentado sus ganancias. En los últimos dos años, según una consultora que ha analizado a las 14 principales empresas armamentísticas, su valor bursátil ha aumentado un 35%.

La industria armamentística está aprovechando tanto el genocidio contra la población palestina en la Franja de Gaza como la guerra de Ucrania para hacer negocio, extendiendo grandes acuerdos a nivel internacional al mismo tiempo que, a escala nacional, aprovecha el apoyo de gobiernos como el del Estado español, formado por el PSOE y Sumar. De hecho, el presidente español Pedro Sánchez no desaprovecha ocasión para recordar su firme convicción de apoyar militarmente a la Ucrania de Zelensky, mientras no cesa la venta de armas al Estado genocida de Israel.

En 2022, la industria ya acumuló 12.000 millones de euros en facturación y tiene ahora más perspectivas de crecimiento gracias a que en Europa se intensifican las tendencias al conflicto. Con la creciente tensión internacional, los gobiernos europeos comienzan a alentar la militarización de las sociedades mientras alimentan el negocio de las armas.

Honeywell International, RTX Corporation, Safran SA, BAE Systems, Thales, Rheinmetall, Dassault Aviation, Leonardo, Kongsberg, Lockheed Martin, Northrop Grumman Corporation, General Dynamics, L3Harris Technologies y Huntington Ingalls Industries son las 14 mayores empresas que se benefician de los conflictos bélicos existentes en todo el mundo armando a los distintos bandos y los mayores beneficiados de los conflictos existentes.

Empresas militares españolas, como Indra, cuentan con convenios y contratos millonarios autorizados por el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas con empresas militares del ejército israelí, como Elbit Systems, una de las principales empresas armamentísticas de las Fuerzas Armadas israelíes. Desde hace años, la tecnología española contribuye a mantener los sistemas de defensa israelíes, las telecomunicaciones, a desarrollar satélites, drones... y un largo etcétera de equipamiento e instrumentos usados por el imperialismo israelí para colonizar el territorio palestino.

También los distintos grandes medios de comunicación, la ministra de Defensa española, Margarita Robles, y el Estado de Defensa Mayor del Ejército español están tratando de preparar a la población con sus continuas noticias y comunicados públicos de que estamos a las puertas de una escalada bélica.

Por todos estos motivos, ante la escalada militarista y el rearme imperialista, se hace necesario un movimiento internacional contra la guerra, por la retirada inmediata de las tropas rusas de Ucrania y contra el intervencionismo militar de la OTAN en Europa del este y el rearme imperialista. Pero también por la ruptura de todos los acuerdos políticos y militares con Israel y el fin del genocidio hacia el pueblo palestino. Es decir, una gran campaña internacional en defensa del pueblo palestino y su derecho de autodeterminación que pase por oponerse a las tendencias cada vez más militaristas de las potencias imperialistas.

Te puede interesar: Tres propuestas urgentes para luchar por un internacionalismo socialista: contra el genocidio en Palestina, el militarismo y el saqueo imperialista


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias