×
×
Red Internacional

Separación Iglesias y Estado. Reaccionario: alcalde chavista de Guarenas encabezó marcha contra derecho al aborto y derechos de personas LGBTIQ+

El alcalde del municipio Plaza del estado Miranda, Freddy Rodríguez, impulsó este sábado una marcha organizada por organizaciones religiosas en rechazo a la legalización del aborto y al reconocimiento de los derechos de las personas LGBTIQ+ en Venezuela. Basta de esta cruzada oscurantista y reaccionaria de la mano del Gobierno. Por la separación de las iglesias y el Estado.

Suhey OchoaCiencias Políticas UCV / @SuheyLts

Lunes 18 de julio | 12:12
Fotografía: Monitoreamos

La marcha que recorrió varias calles de Guarenas y culminó en la plaza Bolívar frente a la sede del Concejo Municipal, fue encabezada por el alcalde municipal que se define como “cristiano, chavista y 100% Revolucionario”- declarando al municipio Plaza como “el primer municipio pro-vida y pro-familia” del país. En la misma se observaron pancartas con mensajes en rechazo al derecho aborto y “en defensa del diseño original de Dios”, en referencia a las familias “conformadas por un papá y una mamá”.

Con este tipo de manifestaciones el oscurantismo y la propaganda religiosa para atacar derechos fundamentales se desarrolla de manos del Estado. A las políticas del Gobierno de Maduro de apoyo a las Iglesias en sus diversos credos incluyendo financiamiento, se suman estas manifestaciones promovidas desde las estructuras del Estado en sus diversos niveles, como en este caso el Municipal, donde intentan traficar sus dogmas y principios religiosos como si fuesen "valores humanos" para oponerse al ejercicio de las libertades sexuales y reproductivas de las personas, como el derecho al aborto y los de la comunidad sexodiversa.

Es que desde el gobierno se ha venido profundizando el vínculo entre el Estado y las iglesias, dando mayor libertad para que se impongan sobre las políticas públicas los preceptos de determinadas confesiones religiosas, enemigas de los derechos más elementales. Incluso facilitando el financiamiento de estas religiones con los recursos públicos, ayudando así a darles más peso en la sociedad.

Te puede interesar: Farsa y discurso reaccionario. Un “congreso de mujeres” al que Maduro “le asigna” tareas… y manda a las mujeres a parir y cuidar niños

Actualmente resulta alarmante y bochornoso cómo el país no cuenta con ningún tipo de políticas públicas que promuevan una educación sexual integral y laica en los liceos, se cercenen y se busque bloquear aún más cualquier avance en este sentido. Todo esto de la mano del Estado. Peor aún, en un país donde existen cifras más altas de embarazos adolescentes y embarazos no deseados y donde la cantidad de muertes clandestinas por aborto son parte de la cruda realidad de las mujeres, y de ello el Gobierno y el Estado son responsables.

En Venezuela continuamos siendo criminalizadas por decidir sobre nuestro cuerpo, siendo que la legislación venezolana para el acceso al aborto es de las más restrictivas de la región. Hasta Colombia se ha avanzado en materia de despenalización del aborto, mientras tanto en nuestro país el Código Penal venezolano no ha sufrido cambios en materia de interrupción del embarazo desde 1873, ¡son 140 años de atraso con respecto a los derechos sexuales y reproductivos!

También son atacados los derechos a la comunidad sexodiversa bajo los preceptos religiosos más retrógrados y reaccionarios que se haya visto. Cuando lo que se trata es que todas las personas LGBTIQ+ avancen en sus derechos, vemos estas cruzadas de la edad media.

Además de todo lo reaccionario de las iglesias continúan oponiéndose a la educación sexual integral y laica en las escuelas y liceos, así como al acceso a los anticonceptivos. Son los que se ufanan del artículo 77 de la Constitución que restringe los derechos conyugales únicamente a parejas heterosexuales, haciendo un verdadero alarde de su obscurantismo religioso y sus pretensiones inquisitoriales contra mujeres y comunidad LGBTIQ+.

Por eso decimos que es necesario rechazar con contundencia este y todo intento de ataques contra los derechos sexuales y reproductivos de las personas, al mismo tiempo desarrollar una lucha unitaria donde intervengan decididamente las organizaciones feministas, de DD.HH., comunidad LGBTIQ+.

Todo esto de la mano con la pelea al interior de las organizaciones de la clase trabajadora contra el conservadurismo antiderechos, anudando toda lucha por los derechos democráticos a una lucha por la completa separación de la iglesia del Estado. Para vencer al obscurantismo religioso en todos los terrenos se requiere de instrumentos adecuados como el avance de una fuerte organización de mujeres, comunidades sexodiversas y la juventud.

Hay que imponer en las calles la consigna “Iglesia y Estado asuntos separados”. Es que la conquista del aborto legal, seguro y gratuito y por todos los derechos de la comunidad LGBTIQ+ está indisolublemente hermanada con la lucha por la separación efectiva de la Iglesia y el Estado. Hoy, más que nunca. Basta de tanto oscurantismo, luchemos por una educación sexual integral y laica eliminando la moral religiosa del currículum educativo, ningún aporte estatal a las iglesias.

Te puede interesar: En la “Ruta Verde” hasta lograr la legalización del aborto seguro y gratuito en Venezuela->]




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias