×
×
Red Internacional

Tragedia. Sigue el drama en Aragua por las lluvias: tres fallecidos y muchas viviendas afectadas

Un nuevo aluvión dejó tres fallecidos en Aragua tras las torrenciales lluvias que continúan azotando en buena parte del país. La tragedia de este lunes 17 de octubre ocurrió en El Castaño, en Maracay, cuando el deslave de la quebrada El Palmarito dejó daños considerables y fallecidos. Como siempre el gobierno llega sobre la catástrofe en lugar de implementar medidas de urgencia para evitarlas cuando se sabe que las torrenciales lluvias no cesan.

Martes 18 de octubre | 13:08
Foto: Cortesía (Juan Carlos Hernández) / El Carabobeño

Lo que ocurrió en El Castaño también era de esperarse. El presidente de la Cruz Roja del estado Aragua, Juan Mario Gualano, declaró que “Hay muchos daños materiales, no tantos como Las Tejerías, pero es una zona alta que está a las faldas de una montaña. Los suelos están saturados de tanta agua y cuando llegan las lluvias las posibilidades de que haya deslizamientos se incrementa”.

Por su parte, y de acuerdo a la información suministrada por el alcalde de la localidad Rafael Morales, las zonas más afectadas son el sector El Palmarito, Ojo de Agua, la urbanización y la avenida principal de El Castaño. El alcalde destacó que el acceso a la zona del desastre es compleja y actualmente la única manera de llegar es a pie o en helicóptero, que se ha utilizado para el rescate sobre todo de adultos mayores que quedaron incomunicados y atrapados dentro de sus viviendas.

A nivel oficial se informó de tres fallecidos con declaraciones de Maduro: "Me están informando que los daños en El Castaño, en Maracay, son fuertes. Me informan, preliminarmente, que hay tres fallecidos ya. Fue un alud de barro también, que vino de la montaña". Pero el gobierno siempre “actuando” ya sobre la tragedia en lugar de implementar todo un plan nacional para evitarla cuando desde el Inameh se viene anunciando llegada de nuevas depresiones tropicales, dejando a los pobladores de las zonas más vulnerables a su suerte.

Así lo escribíamos en un artículo el pasado 13 de octubre. “Mientras tanto, en el corto plazo tres ondas tropicales se aproximan a Venezuela. De acuerdo al Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh) las ondas tropicales 43, 44 y 45 vienen rumbo a Venezuela, aunque no precisaron cuándo estas ondas podrían llegar o acercarse al país, solo que ya este martes, la 43 estaba cerca del territorio nacional con un desplazamiento de 23 kilómetros por horas.” E indicábamos que “Todo esto implica más intensas lluvias con tormentas eléctricas, fuertes vientos, que pueden azotar el territorio nacional. En otras palabras, se podrían presentarse situaciones con saldos trágicos, sino se toman no solo los protocolos para minimizar los daños, como no se tomaron en Tejerías, sino las medidas preventivas de emergencia pues los problemas son más de fondo y de larga data.”

Te puede interesar: Las lluvias son naturales, la tragedia no. Las Tejerías, una tragedia anunciada

Y se esperan en el país más intensas lluvias. La llegada de la onda tropical 45, que se ubica al norte del Esequibo, y una vaguada en los niveles altos de la troposfera incrementarán las lluvias este martes 18 de octubre, informaron portavoces del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh). En su pronóstico para las próximas 24 horas, el Inameh destaca que serán más fuertes en horas de la tarde y noche en gran parte del territorio nacional.

“Serán más intensas y frecuentes en Zulia, los Andes, Centro occidente, Llanos occidentales y centrales, Centro Norte Costero, Bolívar, Amazonas, Delta Amacuro, Amazonas y el Esequibo. Con acumulados de entre 5 a 30 litros de agua por metro cuadrado y máximos de hasta 40 litros en Mérida”, informaron. Pero también precipitaciones en Zulia, Táchira, Mérida, Barinas, Portuguesa, Apure, Guárico, Bolívar, Amazonas, Delta Amacuro, Miranda, Carabobo, este de Falcón y el Esequibo.

Pero ante toda esta situación, la desidia estatal continúa corriendo ignorando el peligro inminente, mientras las lluvias se intensificaban y las quebradas o ríos ya se desbordaban. Seguimos insistiendo, ¿culpa de la naturaleza? No, es la total desidia de un Estado y las consecuencias del decadente capitalismo venezolano, donde la organización del territorio y de los asentamientos urbanos condena a las mayorías trabajadoras y populares a condiciones precarias, en zonas de riesgo, colocándolas ante las inclemencias de las tragedias como las que se están viviendo recientemente. Son necesarias medidas de urgencias como las que explicamos en un reciente artículo que puede leerse aquí.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias