Internacional

ESTADOS UNIDOS

Terremoto en Washington: Trump despide al derechista Bannon

El principal estratega de Donald Trump, quien ayudara al magnate a ganar las elecciones presidenciales, deja su puesto en la Casa Blanca por fuertes choques con miembros del círculo cercano del presidente.

Viernes 18 de agosto de 2017 | 16:14

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió el viernes al derechista Stephen Bannon como su estratega jefe.

"El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, y Steve Bannon acordaron mutuamente que hoy sería el último día de Steve", declaró la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado. También agregó que “Estamos muy agradecidos por sus servicios y le deseamos lo mejor”.

A primera hora de este viernes, el presidente Donald Trump anunció a dos de sus principales colaboradores que había decidido remover a Bannon de su cargo. Sin embargo, fuentes cercanas al ex estratega del Ejecutivo transmitieron a la prensa que Bannon había presentado su renuncia el 7 de agosto pero el anuncio oficial habría sido pospuesto por la violencia racista registrada en Charlottesville, Virginia.

Más sobre los acontecimientos en Charlottesville

Lo que parece ya la norma en la presidencia de Donald Trump, quien ha removido a varios de sus colaboradores cercanos desde iniciada su administración, puede esta vez ocasionarle una crisis mayor. En particular con su base social y con los medios ultra conservadores que apoyaron su campaña.

Y aunque fuentes allegadas a Bannon aseguran que la renuncia se habría dado antes de los acontecimientos en el sureño estado de Virginia, muchos de los críticos de la administración – tanto demócratas como republicanos-, insistieron en los últimos días en que el Presidente despidiera a los llamados nacionalistas de la nueva derecha (alt-right) que trabajan en el ala oeste de la Casa Blanca.

Este jueves, el Presidente hizo declaraciones a la prensa desde la Trump Tower donde se negó a garantizar la permanencia de Bannon en su puesto pero lo defendió como un amigo “no racista”. “Veremos qué pasa con el Señor Bannon” dijo Trump.

Esta semana, Bannon se mofó en una controversial entrevista de la política del presidente sobre Corea del Norte y lanzó duras palabras a miembros cercanos de la administración advirtiendo que se “están mojando los pantalones” por las consecuencias de un cambio radical en la política comercial de los Estados Unidos. También afirmó que Estados Unidos está con una guerra económica con China y que esa debe ser la prioridad del país, no Corea del Norte.

Al parecer, diversos funcionarios de la Casa Blanca consideraron las declaraciones de Bannon una provocación a Trump, imposibles de pasar por alto.
Según el New York Times, la salida de Bannon es un secreto a voces en Washington desde hace varios meses. El mismo diario asevera que el Jefe de Gabinete John Kelly –conocido entre el establishment por su capacidad de reorganizar equipos en situaciones caóticas-, estaba hastiado por la guerra de baja intensidad entre Bannon y el Consejero de seguridad HR McMaster, motorizada por diferencias sustanciales en temas clave se seguridad interna y política exterior.

De todas las deserciones en el círculo cercano a Donald Trump, esta es sin duda una de las más controversiales por el rol jugado por Bannon en la campaña electoral y porque de algún modo encarnó la agenda de la base social que llevó al magnate a la Presidencia. Un síntoma más de la profunda crisis que se sucede en la Casa Blanca.

Además, la salida de Bannon se da en medio de una ola de repudio tanto interna como externa hacia Trump por sus declaraciones sobre los supremacistas y neonazis tras los ataques en Charlottesville el sábado pasado.

Te puede interesar: Trump justifica a los neonazis y ataca a “la izquierda” por la violencia en Virginia






Temas relacionados

Donald Trump   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO