×
×
Red Internacional

Colombia.Tras cuatro días de paro y movilización Iván Duque retira la reforma tributaria

Luego de varios días de movilizaciones, enfrentamientos callejeros y violenta represión, el presidente colombiano anunció el retiro del proyecto de reforma. Buscará consensuarlo en el Congreso.

Diego Sacchi@sac_diego

Domingo 2 de mayo | Edición del día

El presidente colombiano, Iván Duque, anunció este domingo que retira del proyecto de reforma tributaria presentado al Congreso el pasado 15 de abril, que detonó una rebelión contra su gobierno los últimos cuatro días en el país.

"La solicito al Congreso de la República el retiro del proyecto radicado por el Ministerio de Hacienda y tramitar de manera urgente un nuevo proyecto fruto de los consensos y así evitar la incertidumbre financiera", dijo Duque en una declaración en la Casa de Nariño, sede del Gobierno.

Miles de colombianos tomaron las calles desde el 28 de abril, contra la Reforma Tributaria y otras demandas más profundas contra el desastre social, económico y sanitario del Gobierno de Iván Duque.

El gobierno respondió con una violenta represión policial que dejó al menos 14 personas asesinadas por el accionar policial, decenas de heridos y detenidos.

El violento accionar policial se viene repitiendo cada día de manifestación. Organizaciones de derechos humanos denuncian asesinatos, abusos y detenciones arbitrarias. Si esto no fuera suficiente, el presidente había ordenado en la noche del sábado que intervengan las Fuerzas Armadas, formadas durante años por la DEA (Administración de Control de Drogas) y otras fuerzas de Estados Unidos para la supuesta "guerra contra el narco", directamente para imponer el orden.

Lejos de calmar las protestas, este domingo comenzaban nuevamente las manifestaciones, mientras los camioneros llevaban adelante un paro que amenazaba con desabastecer al país.

El presidente Duque, sin apoyo en el Congreso, incluso con parte de la bancada de su partido oponiéndose a la reforma, y con la mayoría del arco político colombiano presionando para que desista de su proyecto, finalmente retrocedió producto de las manifestaciones.

El presidente agregó que "La reforma no es un capricho. La reforma es una necesidad. Retirarla o no, no era la discusión" dejando claro buscará que otro camino para que la reforma se aplique. Duque aclaró que ahora buscará negociar con otros partidos en el Congreso una reforma que logre "consenso".

La propuesta original incluía la ampliación de la base tributaria para incluir a los que menos ganan entre los que pagan impuestos y gravar con el IVA del 19 % los servicios públicos de sectores de las clases medias, entre otras medidas que fueron el detonante de las protestas en todo el país.

La reforma fiscal es defendida por analistas económicos que consideran fundamental que Colombia aumente sus ingresos. Para los empresarios y sectores del poder en Colombia la necesidad de una reforma tributaria no está en discusión, los debates se centran en cómo y cuándo aplicarla.

El intento de Duque por descomprimir la situación no alcanzó, tampoco la violenta represión contra los manifestantes, y las protestas que enfrentaron el accionar de las fuerzas represivas forzaron al nuevo anunció presidencial.

Las políticas del actual gobierno llevaron a que millones de colombianos empeoren su situación, algo que la pandemia por el coronavirus agudizó. Según las estadísticas del DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), el índice de pobreza monetaria en Colombia para 2020 aumentó 6,8 puntos porcentuales y se ubicó en 42,5 %, lo que significa que 21,2 millones de colombianos no tienen suficiente ingreso para suplir sus necesidades básicas.

Además casi 3,6 millones colombianos cayeron bajo la linea de pobreza el año pasado, producto de la mayor recesión económica de los últimos 120 años. Más de un millón de personas que ahora están en condición de pobreza provienen de Bogotá, la capital aportó 31,3 % al total, de acuerdo al informe del DANE.

La rebelión que se vive en Colombia es la expresión de demandas económicas y sociales muy profundas y es lo que se ha puesto en movimiento. El país mostrado como un ejemplo por la derecha en la región, y pieza clave en la injerencia de Estados Unidos en Latinoamérica, vive intensas jornadas de protestas que retoman las que se vivieron en 2019.

No se trata solamente de una reforma tributaria, está puesto en cuestión el modelo neoliberal, que durante años se sostuvo en el terror de la supuesta "guerra contra el narco" y que hoy se despliega con violencia contra millones que salen a las calles.

Los paros y las movilizaciones, donde miles de jóvenes enfrentaban a los escuadrones anti disturbios de la policía, mostraron que se puso en movimiento una fuerza capaz de transformar la realidad que viven millones. No basta con que el presidente retire su proyecto de reforma a cambio de uno nuevo consensuado con la oposición parlamentaria.

Estas jornadas podrían constituir un primer paso de un plan de lucha que vaya por el camino de una huelga general, para lograr que se vaya Duque y poner en pie una asamblea constituyente libre y soberana que debata la resolución de los problemas que afectan a millones, como el desempleo, la precarización laboral y cuestione los pactos con Estados Unidos.

Para esto es necesario avanzar en la autoorganización creando organismos para la lucha y exigir que las direcciones de las organizaciones de trabajadores y estudiantes salgan del camino de la negociación y diálogo, que buscan descomprimiendo la situación la rebelión que comenzó en Colombia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias