×
×
Red Internacional

ESTADOS UNIDOS.Uber contra los precarizados: gana en California una propuesta para no reconocerlos como trabajadores

California aprobó durante la jornada electoral del martes la Proposición 22. Esta medida impulsada por empresas como Uber y Lyft cuestiona que los trabajadores de plataformas sean considerados sus empleados, sino contratistas independientes. El objetivo es mantener la precarización y no pagar por derechos como un seguro médico y un salario digno.

Miércoles 4 de noviembre de 2020 | Edición del día
Votación en California: la precarización a trabajadores y el derecho a voto para encarcelados - YouTube

Este martes, los californianos votaron para aprobar la Proposición 22, lo que permite que las empresas de la llamada economía de plataformas como Lyft y Uber continúen clasificando a sus empleados como contratistas. Fue la campaña de medida electoral más cara en la historia del Estado, con un costo de más de $ 225 millones. Lyft, Uber, DoorDash y otros gigantes de la economía de plataformas contribuyeron con el 90 por ciento de esta suma exorbitante (205 millones de dólares) para aprobar la medida. La aprobación de la Proposición 22 no solo es un gran golpe para los trabajadores que han luchado durante mucho tiempo para obtener derechos como el seguro médico y un salario mínimo, sino que también corre el riesgo de sentar un precedente para la clase trabajadora en otras industrias.

Te puede interesar: California también vota por el estatus de los trabajadores de aplicaciones

El estatus de los trabajadores de plataformas ha sido durante mucho tiempo un campo de batalla muy disputado, y las aplicaciones para compartir viajes no son los únicos. Desde sus inicios, Uber en particular ha burlado las leyes locales, operando sin permiso e incluso construyendo tecnología para frustrar los intentos de regulación de las autoridades. En 2018, la Corte Suprema de California falló a favor de requisitos estrictos para clasificar a un trabajador como contratista, en lugar de como empleado. Según el fallo, Uber y Lyft ya no tendrían motivos para afirmar que sus trabajadores eran meros contratistas.

El fallo de la Corte Suprema inspiró AB5, un proyecto de ley aprobado en la Asamblea de California en septiembre de 2019 que requiere que las empresas de economía de plataformas designen a sus trabajadores como empleados, lo que los hace elegibles para beneficios laborales. La nueva ley entró en vigencia el 1 de enero de este año, pero las empresas una vez más incumplieron la ley y no reclasificaron a sus empleados. En cambio, amenazaron con retirarse de California y comenzaron a canalizar millones de dólares hacia la Proposición 22.

Al final, a pesar de la fuerte oposición en ciudades como San Francisco, donde tiene su sede Uber, alrededor del 58 por ciento de los californianos votaron a favor de la Proposición 22. Las compañías han hecho algunas concesiones exiguas como implementar más medidas de seguridad y contribuir con vales para el seguro médico. Pero los trabajadores de plataformas seguirán siendo precarios: no recibirán beneficios de desempleo, seguro médico o salario mínimo. Los conductores de Uber ganan un promedio de menos de 11 dólares la hora y abundan las historias de trabajadores que duermen en los estacionamientos, se despiertan antes del amanecer para conseguir a los pasajeros, se endeudan enormemente y trabajan en múltiples trabajos solo para llegar a fin de mes. Estas condiciones laborales solo han empeorado durante la pandemia de coronavirus.

En marcado contraste con sus trabajadores, estas empresas valen miles de millones de dólares (las acciones de Uber y Lyft se dispararon tras la noticia de la aprobación de la Proposición 22) y sus directores ejecutivos ganan millones al año. Esto les permitió comprar efectivamente el voto de la Proposición 22, ejerciendo de manera antidemocrática su inmensa riqueza para obtener el mejor resultado para sus ganancias, sin importar cuán perjudicial sea para sus trabajadores y la clase trabajadora.

Si bien la medida protege a las empresas de plataformas de las leyes laborales en California, es probable que los resultados de la batalla de la Prop 22 repercutan en todo el país. Se espera que Uber y Lyft apliquen una legislación similar en otros estados, consolidando su pernicioso modelo de negocio en todo el país y asegurando que los trabajadores se mantengan en condiciones laborales precarias. La aprobación de la Proposición 22 también puede presagiar la introducción de modelos comerciales similares a otras industrias.

Como lo demostró la lucha que dan los trabajadores de aplicaciones no solo en Estados Unidos sino alrededor del mundo es necesario acabar con esta “uberización” de la economía. La precarización del trabajo de plataformas, a menudo llamado eufemísticamente "economía colaborativa", es una farsa . El objetivo de las empresas es eludir las protecciones laborales y explotar a los empleados, exprimiendo cada centavo posible para aumentar sus ganancias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias