Internacional

¡NUESTRAS VIDAS NO SON SUS GANANCIAS!

Vidas precarias: la desesperante realidad de los jornaleros rumanos en Europa occidental

Desesperados por la falta de mano de obra, los empresarios agroindustriales alemanes y británicos juegan con las necesidades de miles de trabajadores temporarios rumanos de Europa del Este que ponen en peligro sus vidas.

Sábado 18 de abril | 14:50

¿Cuánto vale la vida de miles de trabajadores temporarios rumanos para la agroindustria de Europa occidental?

Un aeropuerto abarrotado. Esta es una escena increíble en estos tiempos de la pandemia de Covid-19 ¿La razón? Se abrió un corredor aéreo entre Rumania y Alemania para permitir que los trabajadores temporarios trabajen en el campo durante el período de cosecha que comienza en los próximos días. Aunque el Gobierno de Rumania impuso una cuarentena muy estricta a finales de marzo y Alemania cerró sus fronteras, los imperativos económicos permiten derogar las precauciones de salud. Y los que más arriesgan son, de hecho, estos trabajadores que enfrentan la necesidad económica, no tienen más remedio que asumir estos riesgos.

Atrás quedaron los días en que los periódicos llenaban sus páginas durante el verano hablando de "delincuencia rumana". Ahora los principales grupos de la agroindustria de Europa occidental están arrebatando trabajadores rumanos, búlgaros, polacos, moldavos, ucranianos e incluso rusos.

Sí, el campo de Europa occidental se ve fuertemente afectado por las medidas de contención y cierre de fronteras adoptadas por los distintos gobiernos. Los trabajadores migrantes (o “golondrina”) de Europa del Este y África del Norte, que generalmente trabajan en cultivos, no pueden viajar a los distintos países de Europa occidental.

De hecho, Alemania requiere 300,000 trabajadores estacionales cada año para llevar a cabo sus cosechas; Francia 200,000; Gran Bretaña 90,000; en Italia se necesitarían 370,000 trabajadores. La mayor parte de este trabajo es realizado por trabajadores temporarios migrantes. Es por eso que el gobierno alemán negoció directamente con el gobierno rumano para permitir que miles de trabajadores rurales de ese país vayan a Alemania para la temporada de cosecha. Desde el 2 de abril, se han realizado 13 vuelos entre los dos países que llevan a 18.740 trabajadores al campo alemán. En los últimos dos días ha habido cinco vuelos más. Y Gran Bretaña rápidamente emuló al gobierno alemán. Así que el jueves pasado un primer vuelo trajo a 150 trabajadores rumanos.

La situación ha causado una interrupción desorganizada de las medidas de salud y seguridad, poniendo en peligro la vida de miles de trabajadores. Las imágenes circularon en las redes sociales que muestran el aeropuerto de Cluj en Rumania, donde entre 1.500 y 2.000 personas se congregaron para tomar un vuelo a Alemania. En un artículo en The Guardian, Costi Rogozanu y Daniela Gabor describen la escena de la siguiente manera: Siguió una oleada épica de miles de trabajadores para embarcarse en vuelos de bajo costo especialmente alquilados para el enorme puente aéreo. Muchos habían recibido sus contratos de solicitudes, otros fueron contratados por intermediarios autorizados, pero todos se encontraron en los mismos autobuses nocturnos para llegar al aeropuerto. Las imágenes que siguieron fueron impactantes: un país en estricta cuarentena vio a miles de personas salir de autobuses llenos de gente para ir a un pequeño aeropuerto regional para abordar aviones. Dado que muchos trabajadores eran de Suceava, el punto de acceso rumano de Covid-19, sólo podemos esperar que este no haya sido uno de los eventos de supercontaminación más importantes en Europa.

Incluso si algunos pequeños productores también contratan mano de obra migrante para trabajar en sus campos, son principalmente los grandes grupos de agronegocios los que necesitan desesperadamente a estos trabajadores. Y su sed de ganancias los lleva a ponerlos en peligro. De hecho, por lo general, los trabajadores temporeros del este de Europa y África del Norte sufren condiciones de trabajo horribles (en algunos países, incluso denunciamos ciertas prácticas cercanas a la esclavitud), muy largas jornadas laborales, salarios miserables y se encuentran en viviendas inadecuadas. En estas condiciones, ¿podemos esperar que estos jefes se preocupen por las condiciones sanitarias de los trabajadores temporarios?

Las condiciones de trabajo son tan terribles que en Gran Bretaña que una campaña de reclutamiento lanzada a fines de marzo fue un gran fracaso: más de 36,000 personas respondieron la llamada, pero solo el 16% participó en la entrevista de trabajo en línea, a 900 personas se les ofreció un trabajo en los últimos diez días, solo 112 lo aceptaron. Estas cifras muestran cuán inaceptables son las condiciones de trabajo. Los trabajadores temporarios migrantes sólo las aceptan porque en sus propios países las condiciones de trabajo y los salarios se degradan aún más. Estos jefes también se benefician de la miseria de miles de personas en el continente.

En el mismo sentido, Alemania está tratando de aprovechar la precariedad de parte de la población para compensar a parte de la fuerza laboral faltante. La ministra de Agricultura, Julia Kloecker, dijo que esperaba contratar a 20,000 trabajadores en los próximos dos meses entre desempleados, estudiantes y solicitantes de asilo. En Francia, los agricultores comienzan a pedir seguir el ejemplo alemán y británico y buscar trabajadores agrícolas temporales en Rumania y otros países de la región.

Esta pandemia revela cada vez más claramente los mecanismos nocivos del capitalismo, sus desigualdades, la explotación más cruda. También revela el carácter imperialista y reaccionario de la Unión Europea que, entre sus objetivos, buscaba integrar a los países de la periferia europea en el Este para explotar mejor su fuerza de trabajo, al precio más bajo posible y menores costos sociales. Esta pandemia también nos ayuda a ver claramente el "juego" de los políticos xenófobos (si son de extrema derecha como los del "centro extremo") cuyo comercio político está hecho de prejuicios racistas contra los trabajadores extranjeros, esto que sirve al mismo tiempo para mantener a estos trabajadores en una posición subordinada. Existe una alianza obvia entre estos políticos y estas políticas xenófobas y nacionalistas,

Los trabajadores migrantes son "esenciales" no sólo ahora sino todo el tiempo. Deberían poder disfrutar de condiciones de trabajo dignas, protección social, salarios que correspondan a la importancia de sus tareas. Es inaceptable que los patrones y gobiernos occidentales se aprovechen de la pobreza de los trabajadores en el este del continente, empujándolos a arriesgar sus vidas.






Temas relacionados

#coronavirus   /   Coronavirus   /   Europa del Este   /   Migrantes   /   Europa   /   Alemania   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO