www.laizquierdadiario.com.ve / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
18 de abril de 2024 Twitter Faceboock

Protestas obreras
La empresa Inlaca deja en la calle a más de 300 trabajadores con cierre de la planta

Más de 300 trabajadores y trabajadoras se encuentran a la deriva. La empresa Inlaca paralizó la planta ubicada en Carabobo, hace casi seis meses, alegando no contar con materia prima para la producción de jugos y bebidas lácteas. Los trabajadores exigen su reactivación. La emblemática empresa había sido adquirida en marzo del 2019 por la internacional Mirona Food, con registro en Emiratos Árabes Unidos, de la que poco se sabe.

Link: https://www.laizquierdadiario.com.ve/La-empresa-Inlaca-deja-en-la-calle-a-mas-de-300-trabajadores-con-cierre-de-la-planta

Representantes del Sindicato de Inlaca declaran que desde noviembre de 2020 se empezaron a presentar diferentes irregularidades en la planta. Una de ellas fue que enviaron a 100 trabajadores a su casa con un ingreso inexistente. Pero durante la tercera semana de enero de 2021, la empresa cerró sus puertas sin previo aviso, dejando a 200 trabajadores a la deriva. La empresa se encuentra paralizada en su totalidad desde el pasado mes de septiembre de 2021. En total 300 familias prácticamente en la calle.

Luego de casi seis meses de paralizada la producción por parte de la gerencia, los trabajadores no bajan los brazos, y siguen reclamando que la empresa Inlaca retome sus operaciones, así lo manifestaron desde Unión Radio este 22 de marzo. Con pancartas siguen apostados en las puertas de la Corporación Inlaca exigiendo la reactivación.

Jorge Rojas, uno de los trabajadores declaraba el pasado 8 de marzo: “Se cerró la planta el 6 de septiembre del 2021, ayer se cumplieron cinco meses y ningún órgano ha venido a apoyar esta clase trabajadora. Estamos haciendo maromas para llevar el sustento a nuestras familias”. Remarcando que "Es injusto que un trabajador que laboró por más de 30 años en la industria hoy no tenga para adquirir ni un cartón de huevo".

Inlaca tenía 19 líneas productivas en 2014; en enero de 2018, cuando paralizó funciones, solo permanecían activas 15 y en la actualidad apenas operaban cuatro líneas de producción hasta el cese definitivo, de acuerdo a la denuncia del Sindicato. En la Corporación Inlaca se producían productos lácteos, bebidas achocolatadas y jugos cítricos.

Raimer Paz, vocero principal del Sindicato de Inlaca aseguró que en enero introdujeron ante la Inspectoría del Trabajo la denuncia del cierre de la planta sin previo aviso, además llaman a las autoridades competentes para que investiguen las causas del cierre de la empresa y que les garanticen sus derechos laborales.

Los trabajadores remarcan que van a continuar con acciones de protesta hasta lograr el objetivo, que es la reactivación de la planta que lleva 72 años produciendo bebidas lácteas y jugos. También piden la restitución de los puestos de trabajo de los 100 trabajadores que fueron suspendidos durante noviembre de 2020.

Esta no es la primera vez que se paraliza Inlaca. El 29 de enero de 2018, la empresa también paralizó 15 de las 19 líneas de producción. En aquella oportunidad los trabajadores afectados eran 600 y el cese de operaciones siempre fue el mismo argumento que presentan en la actualidad: falta de materia prima y material para el envasado de los productos.

Hace exactamente casi tres años la compañía internacional de alimentos Mirona Food, anunció la adquisición de Corporación Inlaca, subsidiaria de la neozelandesa Fonterra en Venezuela y dedicada a la producción de lácteos y bebidas frutales para el mercado nacional. Mirona Food se supone que es una empresa comercializadora de diversa categoría de alimentos radicada en Emiratos Árabes Unidos y supuesta presencia en Medio Oriente, Europa, Asia y América Latina, según trascendió en los medios nacionales en el momento de la adquisición de la planta.

En ese entonces la propia Corporación Inlaca en una nota de prensa afirmaba que “Mirona Food es una compañía con experiencia en la comercialización internacional de alimentos que ha emprendido proyectos de crecimiento como el que inicia en Venezuela con la adquisición de Corporación Inlaca”. Inlaca cuenta con dos fábricas en Venezuela, en Valencia (estado Carabobo) y Chivacoa (estado Yaracuy).

Pero lo que ha sucedido luego de la adquisición de Inlaca por parte de Mirona Food en marzo del 2019 pareciera más bien el desmantelamiento de la empresa, pues no se habían cumplido dos años con el control de la planta cuando ya mandaba una centena de trabajadores a sus casas y en enero del presente año el cierre de la planta. Pero nadie da explicación de lo que ha sucedido.

Aunque de acuerdo al medio Armando.info, detrás de Mirona Food estaría Alex Saab quién habría adquirido Inlaca poco antes de ser detenido en Cabo Verde. La empresa fue “registrada apenas meses antes en los Emiratos Árabes Unidos, pero descrita en el boletín como una ‘compañía internacional de alimentos’”, así lo manifestaron también en su red social Twitter. Pero sea cual fuere la realidad, la cuestión es que centenares de familias están en la calle.

En la página web de Mirona Food se puede leer que “Como empresa comercializadora de alimentos, Mirona compra productos alimenticios en todo el mundo y los distribuye a los países de América Latina. Nuestra sólida relación tanto con nuestros proveedores como con nuestros clientes nos permite suministrar los productos alimentarios básicos de forma constante. Nuestros principales grupos de productos son los cereales (arroz, judías, pasta, maíz, harina de maíz, harina, avena, lentejas, etc.), los aceites vegetales, las legumbres, los productos lácteos, los mariscos congelados y las conservas.” Pero no hay un historial de la empresa de su fundación, operaciones, oficinas en los distintos países que dice operar, apareciendo solamente la de Emiratos Árabes Unidos.

Los trabajadores han defendido sus derechos laborales en diferentes instancias, pero siguen sin respuesta. Han acudido al Ministerio del Trabajo, la Defensoría del Pueblo, el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) y hasta el viceministerio del Trabajo, y en ninguna de esas instancias les han dicho algo más que el caso está en revisión, pero sin ninguna más información.

Ante esta situación los trabajadores, después de tantos reclamos legales ante todas las instituciones, y ante alegato empresarial pero que no muestran sus libros de contabilidad ni real situación de la misma, no les resta otro camino que asumir el control de la empresa bajo su propia administración directa, sin ninguna injerencia del gobierno que suele nombrar burócratas donde los trabajadores terminan siendo convidados de piedra, pero exigiendo al Estado financiamiento para poner activa toda la planta.

Para la patronal dejar obreros y obreras en la calle es moneda corriente, para la clase trabajadora es hambre y miseria para sus familias. Solo los trabajadores pueden organizar la producción en función de las necesidades de las comunidades y del pueblo, y garantizando todos los puestos de trabajo, decidiendo democráticamente cada paso a seguir en asambleas y constituyendo un comité de empresa compuesto de delegados por líneas de producción y áreas de trabajo.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ LaIzquierdaDiarioVenezuela
@LaIzqDiario_VE
www.laizquierdadiario.com.ve / Para suscribirte por correo, haz click aquí